Exponen la Lucha de las mujeres en México

A través de diversos foto-murales la exposición La lucha de las mujeres en México, presenta una síntesis del quehacer de las mujeres desde la época prehispánica.
En la exposición se plantea que las mujeres en el siglo XIX las mujeres participaron activamente en la construcción de nuestro país.
En la exposición se plantea que las mujeres en el siglo XIX las mujeres participaron activamente en la construcción de nuestro país. (Leticia Sánchez)

Ciudad de México

Es necesario revisar la historia en México como perspectiva de género para hacer visibles a las mujeres como protagonistas, como sujetos y no como objetos de la historia, propuso Patricia Galeana, directora del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INERHM).

Al inaugurar la exposición La lucha de las mujeres en México, en la sede del Senado en Xicoténcatl 9, en el Centro Histórico, la doctora en Historia, se manifestó porque la historia de las mujeres deje de ser una historia olvidada, que se valore su contribución a la construcción del país.

"Necesitamos generar una nueva cultura, una mentalidad que supere todo tipo de discriminación y prevenga la violencia", afirmó.

Al indicar que la muestra que forma parte del programa de actividades del INEHRM, la historiadora dijo que la lucha de las mujeres en México, por el reconocimiento de sus derechos, ha sido larga y difícil pero aún no concluye. Ha sido una revolución silenciosa y pacífica.

Desde tiempos remotos lucharon primero por sus derechos laborales, después por su derecho a la educación, por sus derechos reproductivos, derechos humanos y por su dignidad.

Patricia Galeana, quien logró crear el Museo de la Mujer, en la capital del país, dijo que hace falta un museo pero en cada entidad federativa, ya que de esa manera la historia de las mujeres dejará de ser una historia olvidada.

Destacó que para ello, se necesita generar una nueva cultura, una mentalidad que supere la violencia y la discriminación, que se respete a las personas, independientemente de su sexo, origen racial, edad, discapacidad, ideología y preferencia sexual.

"Hay que recordar que la violencia familiar es origen de la mayor parte de los males que aquejan a la sociedad, ya que es un factor criminógeno determinante. De igual forma, hay que tener presente que un pueblo llega tan lejos como su educación se lo permite. Y que la mejor maneta de medir el grado de civilización de un pueblo es la situación de sus mujeres", afirmó.

Lamentó que los patrones culturales discriminatorios de las mujeres subsisten, se sigue limitando la participación política de las mujeres, pese a que en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales para los partidos políticos consideraran en sus estatutos que las candidaturas a diputados y senadores no excedieran del 70 por ciento de un mismo género.

A través de los años siguientes ha sido tema de discusión, en mayo del 2014, el Senado y la Cámara de Diputados aprobaron leyes generales de Instituciones y Procedimientos Electorales, y de Partidos Políticos, abrogando el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales para reglamentar la paridad de género en las candidaturas y diputaciones y senadurías, que se aplicará en las próximas elecciones de 2015.

"Sin embargo, no se cumple con el precepto constitucional que dispone que a trabajo igual, corresponde salario igual. Tanto en los trabajos menos remunerados como en los niveles gerenciales, los salarios son inferiores parea la mujeres, un promedio de 46 por ciento", dijo.

La muestra histórica

A través de diversos foto-murales la exposición La lucha de las mujeres en México, presenta una síntesis del quehacer de las mujeres desde la época prehispánica.

En la exposición se plantea que las mujeres en el siglo XIX las mujeres participaron activamente en la construcción de nuestro país, no obstante, en muy pocas ocasiones han tenido reconocimiento.

En las cédulas informativas se plantea que en la guerra de Independencia, miles de mujeres apoyaron de las maneras más diversas, dependiendo de su condición social y económica, destaca la participación de Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario, Mariana Rodríguez del Toro de Lazarín y Gertrudis Bocanegra.

Asimismo, en este recorrido que continúa en el siglo XX, destaca que las mujeres organizaron clubes políticos contra la dictadura, como los famosos clubes antirreleccionistas de apoyo a Francisco I. Madero y resalta el papel de Dolores Jiménez Muro y Juana Belén y, en las filas constitucionalistas, a Hermila Galindo.

Expone también que en los años 20, algunos estados otorgaron la ciudadanía a las mujeres como Yucatán, donde fueron elegidas Rosa Torres como presidenta municipal de Mérida y Elvia Carrillo Puerto, Beatriz Peniche y Raquel Dzib, como diputadas del Congreso estatal.

La exposición termina señalando que México fue de los últimos seis países de América Latina en reconocer los derechos políticos de las mujeres y que fue hasta 1953, después de que la ONU recomendó su reconocimiento durante la Convención sobre los derechos políticos de la mujer, en diciembre de 1952.

El 6 de octubre de 1953, la representación nacional aprobó por unanimidad la reforma del artículo 34 constitucional, que se publicó en el Diario Oficial el 17 del mismo mes y año. Con ello finalmente se confirió la ciudadanía de las mujeres.