Exhiben prendas virreinales en el Castillo de Chapultepec

Casacas militares, vestidos de casi 250 de antigüedad y otras prendas del siglo pasado forman parte de la exposición "Hilos de Historia".

Ciudad de México

Vestidos con cerca de 250 años de antigüedad, casacas militares o prendas usadas durante los años sesenta del siglo pasado en México, se exhiben en la exposición Hilos de Historia. Colección de Indumentaria del Museo Nacional de Historia, inaugurada anoche en el Museo Nacional de Historia (MNH), Castillo de Chapultepec.

Por primera ocasión, el MNH muestra una selección de su amplio acervo de indumentaria que comenzó a incrementarse hace 114 años con la donación, por parte de Isabel Pesado de Mier, de cuatro fastuosos vestidos virreinales, lo que de algún modo significó el ingreso de la mujer como sujeto histórico en el espacio de los museos. Hoy la colección rebasa las 10 mil piezas.

En la exposición, 180 atuendos se mantendrán en exhibición hasta julio de este año: vestidos de día y de noche, sombreros, zapatillas, sombrillas y abanicos, así como prendas de hombres y prohombres, como Vicente Guerrero, José María Morelos, Benito Juárez y Francisco I. Madero, que en conjunto cifran hoy una riqueza patrimonial y pudorosa.

La indumentaria es un testimonio que nos habla a través de los hilos, los tejidos, las telas y sus elementos decorativos, que nos permite conocer una parte de la historia de la sociedad mexicana desde la época colonial hasta 1970.

Hilos de Historia. Colección de Indumentaria del Museo Nacional de Historia tiene por objetivo acercar al público a los criterios de los especialistas para la construcción de colecciones que son patrimonio colectivo, y que representan huellas de una ingeniería que ajustaba los cuerpos a los ritos y las costumbres.

De esta manera, los criterios que han movido el trabajo curatorial de la exposición acercan a las maneras de construir y custodiar el patrimonio histórico de los museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de difundir sus historias particulares, pero también de enseñar el vasto mundo de las convenciones y los gustos que unen a las sociedades modernas.

Tales criterios se basan en los saberes cruzados de la historiografía y de las técnicas de conservación y restauración, a cargo de María Hernández, investigadora del Museo Nacional de Historia, y Verónica Kuhliger, restauradora también de este recinto, quienes llevaron a cabo la curaduría de muestra.

La exposición está dividida en tres salas, en las que se abordan los propósitos de la conservación y cómo se forman las colecciones, entre otros. El recorrido ofrece la oportunidad de compenetrarse con distintos aspectos del estudio y preservación de la indumentaria, tales como su antigüedad, autenticidad, materiales y técnicas de factura o la importancia que tienen por haber sido ropa empleada por grandes personajes.

Algunas piezas clave de la muestra son un vestido de baile de 1890 de Frederick Worth, el padre de la alta costura, otro más de Coco Chanel; el lienzo que cubrió los restos de Hernán Cortés en su penúltima inhumación; una pequeña colección de zapatos de la marca Meier, quien diseñaba calzado para la reina Victoria; un traje de odalisca —con fotografía en miniatura de la mujer que lo portó durante el siglo XIX— y ajuares de novia. Además de un singular abanico de madreperla morado, un parasol de encaje de Chantilly del siglo XIX y bolsos estilo art déco.

Durante la apertura de esta exposición estuvieron presentes Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; Teresa Franco, directora general del INAH; César Moheno, secretario técnico del INAH; José Enrique Ortiz Lanz, coordinador nacional de Museos y Exposiciones, y Salvador Rueda, titular del MNH.

La exposición Hilos de Historia. Colección de Indumentaria del Museo Nacional de Historia permanecerá abierta hasta julio de 2015 en el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, ubicado en la Primera Sección del Bosque de Chapultepec.