Abren exposición de Sergio Hernández en La Habana

El artista oaxaqueño "conjuga una tradición única de las culturas del México antiguo", dijo Rafael Tovar y de Teresa en la inauguración.
El pintor (extrema izq.) y el director del Conaculta en la apertura.
El pintor (extrema izq.) y el director del Conaculta en la apertura. (Conaculta)

México

Como una muestra que alude al color rojo como símbolo cosmogónico prehispánico de la eterna lucha del hombre y que se convierte en un puente entre las culturas de Cuba y México fue definida la muestra Los ardientes, del artista mexicano Sergio Hernández, inaugurada el jueves en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba.

Integrada por 22 piezas de óleos y grabados que, en palabras del artista, están inspirados en la obra Crucifixión de Matthias Grünewald, la exposición se exhibirá hasta el 6 de septiembre como parte de la cooperación cultural entre Cuba y México.

En la ceremonia el artista estuvo acompañado por Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Conaculta; Julián González Toledo, ministro de Cultura de Cuba, y Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Juan José Bremer, embajador de Cuba en México, destacó la calidad de la obra de Hernández como símbolo de una búsqueda artística y cultural que hermana a las naciones de América Latina y el Caribe.

Tovar y de Teresa dijo que en la obra de Hernández se conjuga una tradición única de las culturas del México antiguo, a la que se suma una visión muy cosmopolita y universal. Celebró que las obras de esta muestra tuvieran como inspiración el políptico monumental de Grünewald.

La obra de Sergio Hernández pertenece a esa línea de arte mexicano milenario que continúa hasta hoy y se integra al arte universal. Creo que no podía haber un mejor espacio para alojar su obra que este Museo de Bellas Artes de Cuba, país con el que nos une una tradición histórica y a través del hilo conductor de la cultura reconocemos nuestra amistad e identificación como naciones, afirmó el titular de Conaculta.