Serbia conmemora la Gran Guerra con una muestra

Los documentos del archivo de ese país cuentan en Belgrado el dramatismo de los días que precedieron a la conflagración mundial.
Edición de época de "Novosti".
Edición de época de "Novosti". (Snezana Stanojevic/EFE)

Belgrado

Una exposición de importantes documentos sobre la llamada crisis de julio de 1914 fue inaugurada ayer en Belgrado para conmemorar un siglo del inicio de la Primera Guerra Mundial, que comenzó con la declaración de guerra de Viena a Serbia y el ataque a su capital el 28 de julio de ese año.

La apertura oficial en la sede del Parlamento serbio tuvo lugar exactamente a las 12:30 hora local , la hora en la que el entonces gobierno serbio de Nikola Pasic recibió de Viena el telegrama en el que le declaraba la guerra.

El escueto mensaje, de solo tres frases, expresó el descontento del Imperio Austro-Húngaro por el rechazo serbio de un ultimátum del día 23, que de hecho responsabilizaba a Serbia del asesinato en Sarajevo del heredero al trono austro-húngaro, Francisco Fernando, a manos de un joven serbobosnio, un mes antes.

"A partir de este momento, Austria-Hungría se considera en guerra con Serbia", concluye la nota, cuyo original se expone en la muestra inaugurada hoy.

Pasic recibió el telegrama en Nis, ciudad del sur, donde se había refugiado su Gobierno ante la inminencia del conflicto y por estar Belgrado en la misma frontera con el Imperio. Los documentos del Archivo de Serbia cuentan del dramatismo de los días y las horas que precedieron lo que se convertirá en uno de los mayores conflictos de la humanidad.

Entre los otros treinta documentos expuestos, destaca además el ultimátum austro-húngaro y la respuesta de Belgrado.

También se ven ediciones extraordinarias de la prensa serbia, del 26 de julio, con titulares como "Ante la guerra europea", "Se movilizan los aliados balcánicos", o "Ante la catástrofe".

La presidenta del Parlamento serbio, Maja Gojkovic, manifestó en la apertura de la muestra que "los resultados trágicos de la Gran Guerra indicaron el camino hacia una comunidad que hoy existe en el Viejo Continente, que garantiza la paz y cooperación".

"Serbia está hoy orientada hacia el futuro y desea ser miembro de pleno derecho de esa familia europea", señaló Gojkovic en referencia a la Unión Europea a la que Serbia quiere entrar antes de 2020.