Historia e innovación de Balenciaga, en el MAM

La exposición, con 16 vestidos, sombreros, mascadas, bocetos de diseños, fotografías, imágenes de revistas y obras del recinto.
Sus prendas siempre fueron a la vanguardia.
Sus prendas siempre fueron a la vanguardia. (Viridiana Contreras)

México

Balenciaga era el único couturier en el sentido más cierto de la palabra... El resto son simples diseñadores de moda", así se expresó Coco Chanel sobre el trabajo del diseñador Cristóbal Balenciaga (Getaria, 1895-Alicante, 1972). Martina Eizaguirre, madre del modisto, trabajaba como costurera para importantes familias, hecho que permite el primer acercamiento del joven Cristóbal al mundo de la moda.

"Cristóbal Balenciaga pudo ver en las calles de San Sebastián, en España, desfiles de alta costura, ya que era el sitio donde veraneaba la aristocracia y fue donde le nació el gusto para dedicarse a la sastrería primero y a la alta costura después", asegura María del Carmen Canales, encargada del registro y control de las colecciones del Museo de Arte Moderno, recinto que alberga la exposición Cristóbal Balenciaga.

La muestra aborda diversas líneas de su trabajo: 16 vestidos —ocho de la colección del Museo Cristóbal Balenciaga y ocho de colecciones privadas de México y España—, sombreros, mascadas, 52 bocetos de diseños con sus muestras de tela para clientas especiales; 31 fotografías de Manuel Outumuro, el fotógrafo más importante de moda actualmente en España y el encargado de fotografiar los vestidos que forman parte de la colección del Museo Cristóbal Balenciaga, así como imágenes de revistas y obras emblemáticas del MAM, las cuales ofrecen una perspectiva de la época en el ámbito cultural y de la moda en México.

La perfección fue parte de su éxito, buscó formas innovadoras que hasta ese momento la mujer no había vestido: "Hay muchos cortes que él inventó y que se siguen portando en el siglo XXI". Era respetado y admirado por sus colegas como Coco Chanel, Christian Dior y alumnos suyos como Givenchy, explica Canales.

Los diseños de Balenciaga también llegaron a México: Dolores del Río, María Félix y Silvia Pinal vistieron sus diseños en el ámbito profesional y personal.

Pero su trabajo no solo lo caracterizaba los vestidos: accesorios como las mascadas, guantes y sombreros eran una parte importante en el vestir femenino y en sus colecciones. "Un accesorio importante para él eran los guantes, por eso las mangas en sus modelos nunca eran largas, llegaban a una altura de tres cuartos para que las mujeres los pudieran lucir. Mientras tanto, accesorios como los sombreros eran la cereza del pastel para adornar el atuendo".

La influencia en el diseño de sus piezas estuvo inspirada por las artes plásticas. Zuluaga, artista vasco y conocido de Balenciaga, retrataba gente del pueblo de la zona del norte de España y de esta forma "Balenciaga se inspiraba en todos esos trajes para realizar sus creaciones; Zuluaga también pintaba a los toreros, y en las creaciones del modisto también se podían encontrar boleros o piezas bordadas con piedras preciosas. Ahí se nota la influencia de la tauromaquia y el arte en su obra".

Las más de 60 piezas expuestas son acompañadas por obras de artistas mexicanos, lo cual ofrece una visión de lo que pasaba en el ámbito artístico en México. La muestra es acompañada por 12 cuadros en las que son pintadas distinguidas mujeres mexicanas y "hace un diálogo con las creaciones de Balenciaga, lo cual ofrece una concepción de la elegancia que se tenía en México y funciona como comparativo con lo que diseñaba el couturier español", concluye Canales.

Su dominio de la técnica, la innovación y la creatividad hicieron que sus vestidos siempre fueran a la vanguardia, por eso ahora son catalogados con toda justicia como obras de arte. La exposición Cristóbal Balenciaga estará en el Museo de Arte Moderno hasta el 4 de septiembre, posteriormente, la muestra será exhibida en Guadalajara.