El arte sujeto al mercado se desvirtúa: Benjamín

Para el creador plástico, que se encuentra celebrando medio siglo de producción, el artista debe ser autónomo en su creatividad.
Su carrera ha sido difícil, “pero a la vez es muy satisfactoria”.
Su carrera ha sido difícil, “pero a la vez es muy satisfactoria”. (Leticia Sánchez Medel)

México

Mientras en el Museo José Luis Cuevas se monta la exposición retrospectiva de Benjamín, a inaugurarse este 6 de agosto; en el Palacio de Bellas Artes se prepara el homenaje nacional que se le rendirá a dicho artista por sus 50 años de trayectoria. La fiesta tendrá lugar el próximo 7 de septiembre.

"Esta exposición, Geometría, gráfica, escultura y pintura forma parte de un homenaje que me ofrecerá el Instituto Nacional de Bellas Artes por mis 50 años de producción. En ese marco, se presentarán un video y un libro sobre dibujo y diseño con el título de Diseño geométrico", adelanta el artista.

Al lado de sus cuadrados, círculos, triángulos, esculturas y de sus múltiples combinaciones, Benjamín dice que más de 100 piezas integran esta muestra, que da cuenta de su trabajo ininterrumpido

Octavio Paz, Nobel de Literatura 1990, se tomó el tiempo para analizar su obra: "El joven escultor Benjamín ha intentado otras transposiciones, otra metáfora plástica: traducir un topoema de Octavio Paz, en una escultura movible. Tránsito de la escritura-dibujo a la escritura-objeto de tres dimensiones. El topoema 'Cifra' se transforma en una escultura compuesta de ocho cubos en dos combinaciones de color. El lector recobra la iniciativa, combina los cubos según su imaginación o su gesto, y así se convierte en actor del juego poético y plástico". Este es un texto que el propio poeta escribió en tercera persona.

Artista sin concesiones

Benjamín, quien es oriundo de Acámbaro, Guanajuato, que lo mismo domina la escultura y la pintura que la gráfica, acepta que le gustaría ser un artista no solo reconocido, sino exitoso económicamente.

Sin embargo, hasta ahora la suerte económica no lo ha acompañado, debido a que él no sigue los parámetros comerciales: "Mi obra no está sujeta a nada ni a ningún tipo de tendencia comercial ni mercantil, y eso implica correr riesgos y limitaciones".

Sin concesiones

El creador —quien también disfruta del susurro de la poesía y cuenta en su haber con más de 40 exposiciones individuales y colectivas— afirma que nunca ha hecho concesiones: "Sostengo que el artista siempre debe ser autónomo en su creatividad porque en el momento que se sujeta al mercado, en ese momento se desvirtúa y tiende a otros intereses, con lo que, para mí, esa obra no tiene valor".

Desde que descubrió que la geometría está presente en todo porque el ser humano está constituido de formas geométricas, Benjamín decidió experimentar con ellas utilizando todas las técnicas: aguafuerte, punta seca, aguatinta, serigrafía y escultura.

En estos 50 años, ¿qué tan fácil ha sido vivir del arte?

Nada fácil. Ha sido una carrera complicada, no únicamente en el aspecto creativo, sobre todo, porque soy una persona exigente con
mi propia obra. No me quedo con el primer proyecto, sino que siempre estoy buscando las nuevas posibilidades de desarrollo en mi propia obra.

"Es una carrera difícil, pero a la vez es muy satisfactoria. Creo que si volviera a nacer, sería artista nuevamente".

¿Cuáles han sido sus satisfacciones y los obstáculos para desarrollarse como artista?

Muchas: las satisfacciones personal, espiritual y estética, para mí, son lo más importante como artista. Los obstáculos son más bien de tipo económico para realizar las obras que uno quiere, porque yo sueño más cosas de lo que realmente puedo realizar.

La muestra Geometría, gráfica, escultura y pintura estará abierta en el Museo José Luis Cuevas, Academia 13, Centro Histórico, del 6 de agosto al 20 de septiembre.