Exhiben 28 grabados de Iván Gardea en el DF

La muestra consta de cuatro series en las que se reflejan temas como la soledad, la violencia, la melancolía y la desolación.

Ciudad de México

Fue inaugurada la exposición Sol Negro, de Iván Gardea (Chihuahua, 1970), en el Museo de la Ciudad de México, en el que se exhiben 28 grabados en los que el artista retrata emociones como la soledad, la melancolía, la desolación y la violencia.

En sus piezas retoma la antigua técnica del grabado en linóleo, para expresar las emociones profundas del ser humano.

El creador expresó que la serie central de la obra exhibida "es una reflexión sobre la soledad".

"Normalmente mi obra siempre ha tenido un sesgo dramático y trágico", explicó el autor en entrevista para MILENIO. Agregó que la soledad "es un tema que quizá ha pasado un poco de moda en la literatura o totalmente en la filosofía, aunque es un tema que el existencialismo trató mucho".

Por su parte, el chihuahuense explicó que el nombre de la muestra lo tomó del texto introductorio que redactó Espinasa, que finaliza con la frase "El sol negro de la melancolía".

"Me encantó, pues creo en realidad tiene que ver con mi obra en general, ya que hay una carga sombría en mi trabajo", argumentó Gardea.

El grabador comentó que la soledad no es una cuestión personal, sino un tema inherente al ser humano como el amor y la muerte: "Son temas perennes. No tienen que ver con una situación personal subjetiva mía que retrato, sino simplemente un asunto al que me gusta recurrir y el que me gusta explorar a través de mi trabajo".

Gardea dijo que no trata la violencia de manera explícita sino como un "fenómeno que está ligado también a la soledad misma, a la del individuo frente a la violencia". Añadió que no la trata de manera explícita, "pues me parece que se hace mucho: los artistas conceptuales lo hacen mucho como denuncia o como un acto de crítica". Por ello ha querido darle un carácter más sesgado a su obra e incluso esta serie la considera como un homenaje al filósofo francés René Girard, cuya obra trata sobre la violencia.

El artista consideró que "el artista moderno tenía una concepción progresista del arte. En ese sentido yo sí soy un posmoderno, pues tengo una relación con el pasado muy libre de citar; las citas siempre son muy sutiles, pues no me gusta hacerlas de manera muy obvia. Detesto el literalismo", mencionó.

El director del recinto, José María Espinasa, dijo que encuentra un arduo trabajo en los grabados del artista, ya que "se notan las huellas de la incisión, lo que le da una atmósfera de arte anterior al mismo concepto que se sitúa en el artesanado".

La muestra Sol Negro estará abierta hasta el próximo 23 de noviembre en el Museo de la Ciudad de México, Pino Suárez 30, colonia Centro.