Los evangélicos, a favor de anticonceptivos y gays

Miembros de esa religión presentaron una guía de derechos reproductivos en la que destacan que el sexo no debe ser tratado como “pecado y culpa”.
Realizan el documento con apoyo del Fondo de Población de la ONU.
Realizan el documento con apoyo del Fondo de Población de la ONU. (Especial)

México

Las iglesias evangélicas presentaron ayer una guía sobre derechos sexuales y reproductivos, en la que se destaca que se requiere entender la sexualidad desde una perspectiva “liberadora” y eliminar los modelos de “sexualidad opresores”, por lo que el sexo no debe ser tratado ya como “pecado y culpa”.

El documento llamado Las iglesias y los derechos sexuales y reproductivos destaca que las personas pueden decidir cuántos hijos tener y por ello deben acceder a métodos anticonceptivos. También resalta que la comunidad gay debe tener los mismos derechos sexuales y familiares que las parejas formadas por un hombre y una mujer.

Los evangélicos pretenden que las denominaciones cristianas de América Latina asuman esta guía, disponible gratis en internet. El texto tiene 209 páginas y fue elaborado por el Consejo Latinoamericano de Iglesias (Clai) con apoyo del Fondo de Población de la Organización de las Naciones Unidas (Unfpa).

El texto —con enfoque en tres ejes: derechos humanos, sensibilidad cultural y género— fue presentado ayer por Martin Knoblauch, presidente del Clai en México. En las primeras páginas enuncian los derechos reproductivos y sexuales, incluyendo el derecho a decidir tener hijos y cuándo tenerlos, garantizando el acceso de las personas a los métodos de anticoncepción.

También destacan el derecho a la libertad y seguridad de la persona, asegurando que ninguna mujer puede ser objeto de prácticas como la mutilación genital, que aún ocurre en África, el embarazo o el aborto forzados, o la esterilización sin consentimiento

La mujer, resalta el documento, debe tener derecho a la igualdad y a la supresión de toda discriminación también en los ámbitos sexuales y reproductivos.

Credo

Acompañada de citas bíblicas para reflexionar, la guía presenta el credo de los derechos sexuales y reproductivos en el que se menciona:

“Creemos que todas las personas tienen derecho a una educación sexual integral, no sexista, que les permita ejercer sus derechos sexuales y reproductivos de manera positiva y responsable.

“Creemos que todas las personas tienen derecho a la libre asociación sexual, a optar por contraer matrimonio o no; a optar por el divorcio o no, y de establecer otro tipo de asociación sexual responsable.

“Creemos que todas las personas tienen derecho a tomar decisiones reproductivas responsables, a formar y planear una familia, a decidir tener hijos e hijas y cuándo tenerlos; a tener acceso a los métodos de regulación de la fecundidad”.

El censo de 2010 del Inegi revela que 8.3 por ciento de la población en México es evangélica; sin embargo, de acuerdo con dicha Iglesia ahora son 11%, ya que actualmente abren dos templos al mes.

Prejuicios

El documento afirma que la realidad de América Latina no se vive a nivel eclesial y dominan los prejuicios y prácticas que no responden a las necesidades actuales.

Las iglesias, mencionan, ven todavía la sexualidad como un tabú, lo que explica la ausencia de programas de educación sexual. El texto también considera que la lectura literal de la Biblia, con su carga de ofuscaciones, refuerza la ignorancia y el rechazo a los temas sexuales.

“Los prejuicios que tienen las iglesias están ligados a lecturas teológicas anacrónicas de la realidad, y muchas veces responden a intereses de poder y dominación. No toma en cuenta los problemas de salud que viven las mujeres, especialmente con la educación y los servicios relacionados con el aborto y la salud sexual y reproductiva”, afirma el texto.

Las iglesias, agrega, “han salido del contexto de su realidad, de su entorno social y cultural con relación al derecho de la mujer de decidir sobre su cuerpo y su salud sexual y reproductiva; se han enfocado en el contexto y la realidad sociocultural bíblica, de otros tiempos”.

En el texto reclaman que los líderes religiosos, con su “visión conservadora”, impiden que los demás creyentes actúen en defensa de estos derechos, no permiten hablar sobre el tema y buscan en la Biblia lo que no está, además de despreciar los aportes de la ciencia.

Homosexuales

En el texto incluyeron cánticos para concientizar y apoyar a la comunidad gay, como: “Todos los seres humanos somos iguales, pero algunos son homosexuales: por eso deben iniciar largas batallas legales para que se les permita hacer las cosas que hacen los seres humanos iguales, pero heterosexuales, como incorporar a sus parejas a la obra social a la que pertenecen o adoptar hijos (...) Ningún ser humano vale más que otro, pero si es transexual difícilmente consiga un trabajo digno”.

Los cánticos también destacan que en los temas más polémicos relacionados con la diversidad sexual existen limitaciones prejuicios e ignorancia. “Hay opiniones como si fueran dichas por Dios, rígidas y difíciles de cambiar”.

Como ejemplo de esto se menciona: “La Iglesia no es un lugar seguro para personas homosexuales y transexuales… muchas veces en los templos se toma el cuerpo de la mujer como un objeto de control”.

El documento menciona que las iglesias en México, evangélicas protestantes y católicas, están consideradas como las más conservadoras de América Latina. En términos generales, los temas referentes a la sexualidad “no están considerados en sus agendas de estudio ni en otros procesos de discusión”.

Claves

La propuesta

- Los evangélicos sugieren que esta guía se debe trabajar con un grupo de fieles en los templos para realizar ejercicios de concientización entre los feligreses.

- El estudio para elaborar la guía se realizó en 11 países latinoamericanos y cada uno desarrolló un tema. A México tocó el de “ciencia y salud reproductiva, un binomio basado en el derecho”.

- Se precisó que hay  “temor” de tratar estos temas por parte de diversas comunidades, entre ellas algunos sectores del credo católico, por considerar que pueden incitar al “libertinaje”.