Misterioso retraso masivo de los relojes en Europa

Una disputa política entre Kosovo y Serbia ha causado problemas en la red de energía eléctrica que atiende a Europa y ha llevado a un sorprendente resultado.
Reloj digital en el estadio de futbol de Hamburgo
Reloj digital en el estadio de futbol de Hamburgo (Reuters)

Ciudad de México

Millones de relojes se han estado atrasando desde mediados de enero en 25 naciones europeas desde España hasta Turquía, señala un reporte en línea de la revista National Geographic.

¿La razón?: La disputa de una red eléctrica entre Serbia y Kosovo que ha provocado un efecto dominó. Así que además del mal tiempo y las bajas temperaturas en la región, este atraso en los relojes puede ser responsable de que los trabajadores de Polonia, Alemania, Portugal o Dinamarca lleguen tarde al trabajo y quemen su comida en el microondas.

TE RECOMENDAMOS: Inversión de mil 100 mdd para conectar BC al Sistema Eléctrico Nacional

Los relojes eléctricos, alimentador por la “frecuencia eléctrica” de la corriente en la red, y no por un cuarzo de cristal, han literalmente perdido tiempo gradualmente en este 2018.

Aparatos como los relojes conectados a la corriente eléctrica y los hornos de microondas pueden mostrar un retraso de cerca de seis minutos en la mayor parte del Viejo Continente, según informó la Red Europea del Sistema de Operadores de Electricidad (ENTSO-E, por sus siglas en inglés), que representa a los operadores de transmisoras de electricidad.

Mientras tanto las Islas Británicas, Noruega y Suecia, más la mayoría de los países de Europa del Este no se han visto afectados por este fenómeno debido a su menor número de conexiones con la red eléctrica continental.

¿Qué es una frecuencia?

El problema fue causado por una variación del valor promedio de 50 Hz en el sistema de frecuencia eléctrica desde mediados de enero de 2018 (el estándar en América es de 60 Hz). En Europa, cuando la corriente eléctrica baja más de 47.6 Hz o sube por encima de los 52.4 Hz, todos los aparatos eléctricos se desconectan automáticamente por razones de seguridad.

Pero si la corriente se mantiene dentro de ese rango, los aparatos que miden el tiempo con base en la corriente eléctrica varían retrasándose cuando la frecuencia es menor a 50 Hz o adelantándose cuando es mayor a este promedio. La frecuencia promedio de la corriente eléctrica a partir de mediados de enero ha sido de 49.996 Hz, lo que generaría una “pérdida de tiempo” de hasta seis minutos en todos los aparatos.

La variación en al corriente ya ha sido corregida, informaron los operadores eléctricos de Serbia y Kosovo. Y si bien los relojes que han perdido esos seis minutos pueden corregirse manualmente, para que todos los aparatos puedan volver automáticamente a la normalidad, la cantidad de energía perdida en las últimas semanas debe ser compensada en la red eléctrica.

TE RECOMENDAMOS: Falla en subestación eléctrica frenó producción en Audi

Es decir, como la red perdió 113 gigawatts-hora (GWh) de energía desde mediados de enero, la misma cantidad de energía debe ser recanalizada a la red en un proceso que puede tomar varias semanas.

“El reingreso de la energía perdida se hará de manera que la frecuencia se incremente ligeramente. La mayor frecuencia ayudará a que los relojes atrasados retomen automáticamente la hora normal”, advirtió el vocero de ENTSO-E, Claire Camus. Aun así, los operadores europeos deben trabajar para saber exactamente quién será el responsable de inyectar la energía.

La organización con base en Bruselas advirtió también que una baja continua de la frecuencia nunca antes había ocurrido en la red europea.


          Europa ha "perdido tiempo" (Google)

Las razones son políticas

La causa inicial de la discrepancia tiene sus raíces en un conflicto político entre las autoridades de la red eléctrica de Serbia y las de Kosovo. La red compartida por Serbia y su ex región y ahora país, Kosovo, está conectada a la red sincronizada de alto voltaje de Europa. No obstante, el operador del sistema de transmisión de Kosovo no ha sido capaz de comprar el suministro necesario de energía para balancear toda la red.

De acuerdo con el Manual Europeo de Operaciones Continentales, esta carencia debió manejarla la contraparte de Serbia, pero “por razones políticas, no lo hizo”, aseguró Camus. Los operadores de Belgrado, la capital Serbia, culparon del problema a Kosovo, alegando que durante enero y febrero la región “tuvo un retiro no autorizado de energía eléctrica no-contratada, por parte del área de la red sincronizada de Europa”, según reportó el diario inglés The Guardian.

Ahora que la variación de frecuencia se ha solucionado, el próximo paso es “negociar un acuerdo político entre de la Comisión Europea y otras autoridades, de manera que la situación nunca se vuelva a repetir”. Camus aseguró que este acuerdo está ya siendo discutido y en proceso.

Las fuerzas serbias fueron expulsadas de Kosovo en 1999, luego de que los ataques aéreos de la OTAN, liderados por Estados Unidos, ayudaron poner fin a las violentas medidas en contra de la etnia separatista albanesa. Kosovo se separó de Serbia en 2008 y actualmente es un país reconocido por 112 de los 193 integrantes de las Naciones unidas.

TE RECOMENDAMOS: Tormenta sacude Europa occidental

La disputa política entre los dos países, causante última del atraso en los relojes europeos, tiene entonces que ver con razones regulatorias para la operación de la red, sugirió también un reporte de Reuters.

Serbia no reconoce a Kosovo como una nación independiente. Ambos países firmaron un acuerdo para la operación de la red eléctrica en 2015, pero los conflictivos reclamos sobre a quién pertenece la infraestructura, ha hecho muy difícil su implementación.

*Con información de National Geographic

AG