• Regístrate
Estás leyendo: Estrena Netflix ‘Camarón, flamenco y revolución’
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 16:08 Hoy

Estrena Netflix ‘Camarón, flamenco y revolución’

El documental honra la vida y la música del gran revolucionario del flamenco José Monge Cruz, universalmente conocido como Camarón de la Isla.
Publicidad
Publicidad

La plataforma Netflix lanzó este 18 de julio el documental Camarón, flamenco y revolución, que honra la vida y la música del gran revolucionario del flamenco José Monge Cruz (1950-1992) universalmente conocido como “Camarón de la Isla”.

El filme fue dirigido por Alexis Morante (ganador de un Grammy por su trabajo en video sobre el roquero Enrique Bunbury), y producido por Curro Sánchez, hijo de Paco de Lucía, quien con anterioridad trabajo en el documental La búsqueda, un tributo personal al gran guitarrista que fue su padre. Completan el equipo de producción Canal Sur de España, Mediaevents y Lolita Films en sociedad con Netflix y Universal.

Al mismo tiempo, Netfliz ofrece ya una serie documental en seis partes acerca del genial músico flamenco e inigualable cantaor gitano titulado Camarón, producido también por Mediaevents y dirigido por José Escudier. Ambos filmes buscan presentar a nuevas audiencias la vida y el arte del legendario artista.

Mira aquí el avance del documental:

Junto con Paco de Lucía y luego con el guitarrista ‘Tomatito’ (José Fernández Torres), así como con otros músicos flamencos de avanzada, el prodigioso José, conocido desde niño como Camarón por su cabello largo y su magra figura, pudo innovar el sonido del flamenco con media docena de discos desde los años setenta, en particular el titulado La leyenda del tiempo, de 1979.

Este revolucionario impulso, expresado en nuevas instrumentaciones y arreglos, junto con formas musicales innovadoras y flexibles que desafiaban el flamenco tradicional, fue rechazada en principio por los puristas de esta expresión musical gitana, quienes juzgaron sus libertades vocales y su estilo musical con influencia del jazz y el rock como un atentado al que consideraban un arte sagrado.

Con todo, Camarón venció esas resistencias a base de arte puro y llegó a consolidarse como el máximo cantante de flamenco de toda la historia: “La pureza es algo que nunca pierdes cuando realmente la llevas dentro”, dice Camarón en una entrevista del documental.

Añade además que siempre fue malentendido y que sólo el tiempo juzgará su genio, como finalmente sucedió a pesar de tantas críticas a las que sólo respondía diciendo: “Yo sólo hago lo mío y voy a mi aire”.

Se estrenó el 18 de julio (Netflix)

Camarón fue una leyenda en vida de su tiempo, formado musicalmente desde la infancia en un enclave gitano del sur de España, la Isla de San Fernando, en Cádiz, y recibiendo luego las influencias de los cambios culturales que empezaban a liberar a España de su oscuro pasado dictatorial declinante con la muerte de Franciso Franco.

La música del artista atrajo a los amantes del flamenco y comenzó a fascinar a todos, “jóvenes, viejos, gitanos y no gitanos", dice el actor Juan Diego, en la poética narración que va llevando la pauta del documental, “y el efecto Camarón fue irrefrenable”, remata.

Camarón batalló con su adicción a la heroína hasta su muerte a los 41 años, en julio de 1992. Se habló incluso de que padecía Sida, pero el documental muestra que falleció por cáncer de pulmón. Más de 100 mil personas asistieron a su funeral, mientras la apreciación de su música continuó extendiéndose en nuevas generaciones.

En una entrevista del documental, el director Morente comparó a Camarón con Elvis Presley, Jimmy Hendrix, Bob Marley y Jim Morrison.
Ahora en Netflix, los amantes del flamenco y los admiradores imbatibles de Camarón tendrán otra aproximación al genio, mientras que nuevas generaciones comprobarán el duende gitano y artístico del  más flamenco de todos.
*Con información de bilboard.com y Netflix
AG



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.