Los estanquillos vistos desde el Estanquillo de Monsiváis

La exhibición da cuenta de los antiguos comerciantes y sus negocios, que se quedaron en el imaginario colectivo.
La muestra se inaugura mañana.
La muestra se inaugura mañana. (cortesía Museo del Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis)

México

Los comercios como cererías, talabarterías, misceláneas o pulquerías que están en peligro de extinción ante la vorágine de los centros comerciales y las tiendas de conveniencia, que prácticamente han tomado por asalto a todo el país, son evocados en la exposición Tiendas, comercios y estanquillosen las colecciones de Carlos Monsiváis.

La muestra, que se inaugura mañana en el Museo del Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis, presenta 141 piezas entre maquetas de Teresa Nava  y obras de Claudio Linati, José Clemente Orozco, José Guadalupe Posada, Leopoldo Méndez, Andrés Audiffred, Hugo Brehme, Manuel Álvarez Bravo y Eduardo del Río, Rius.

La exhibición da cuenta de los antiguos comerciantes y sus negocios, fundamentalmente del siglo XIX, que se quedaron en el imaginario colectivo, como el aguador, el vendedor de pollos, el carnicero y el vendedor de tortillas.

“Es un poco mostrar lo que Carlos Monsiváis coleccionó a lo largo de 40 años, y que con esa mirada que siempre intentó abarcar todo todavía nos asombra; prueba de ello son todos estos materiales que ahora mostramos como fotografías de mercados, litografías y caricaturas de vendedores y maquetas de comercios tradicionales”, comentó la investigadora Ana Catalina Valenzuela, curadora de la exposición.

Algunos de los negocios referidos, sostuvo, todavía se localizan en zonas como La Merced, los cuales subsistieron con la desaparición de los grandes estancos que eran los monopolios en la época colonial; con el tiempo se diversificaron debido a que los centros de abasto estaban muy retirados de los pueblecitos.

RECREACIONES DEL PASADO

Parte de la historia del comercio de este país se presenta en esta exposición. Este desarrollo y evolución de las mercancías, así como la forma de exhibirse, capturaron la atención de una mujer en Puebla, Teresa Nava, quien se dio a la tarea de capturar parte de ese momento.

Lo que se aprecia en las maquetas de Teresa Nava, aquí reunidas, son las representaciones de aquellos negocios que existieron en todas las grandes ciudades, tanto de México como de Latinoamérica.

Según la curadora, la exposición nació de una charla con un taxista que le preguntó: “Y ese Museo del Estanquillo, ¿qué? ¿Exhibe la historia de los mercados?  ¿De las tiendas o los estanquillos?”

Eso le dio una muy buena idea para planear una exhibición con parte de la colección de Carlos Monsiváis, y que le llevó al escritor más de 40 años reunir.

“De ninguna manera pretendemos hacer la historia de los mercados en México, sino mostrar lo que está en la Colección de Carlos Monsiváis. La idea es rescatar esta visión del estanquillo dentro del Estanquillo y ofrecer un esbozo del comercio en México, a través de las obra que aquí tenemos”, explicó Valenzuela.

Para presentar este acervo se eligieron temas relacionados con el estanquillo como tianguis, artesanos, mercados, peluquerías, perfumerías o cererías, que se podían representar a través de las maquetas de Teresa Nava.

“La muestra ofrece un recorrido histórico muy amplio; la pieza más antigua es de 1830 y la más reciente es una maqueta de Teresa Nava de 1997”. La especialista comentó que Monsiváis apreció el trabajo de Teresa Nava, su primer acercamiento lo tuvo en el Museo de Culturas Populares.

Al preguntar por ella, alguien le dijo que había fallecido, hasta que la localizó. Entonces le insistió a Nava para que le hiciera algunas maquetas, pero ella ya no las hacía; sin embargo, la convenció y terminó vendiéndole 130 diseños.

LA PIEZA MÁS ANTIGUA

-Para las generaciones más jóvenes, explica la curadora Ana Catalina Valenzuela, un estanquillo es una tienda muy pequeña que nace cuando la corona española deja de controlar el comercio. Los criollos, ante la demanda de la población, crean estas tiendas que proveían de todo, desde chanclas hasta ratoneras.

La pieza más antiguas que se presenta es el Álbum Litográfico de Trajes de Militares y Religiosos de México, que en 1830 publicó Claudio Linati, pero lo editó en el extranjero porque aquí en México tuvo algunos problemas políticos por sus ideas muy liberales. La más reciente es una maqueta de Teresa Nava de 1997.