• Regístrate
Estás leyendo: Espero que el PRI no se quede en 2018: Juan Villoro
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 07:00 Hoy

Espero que el PRI no se quede en 2018: Juan Villoro

Interesado en su tiempo al llegar a los 60 años, el también cronista desea tener una prensa libre hecha por periodistas y no por empresarios, además rechaza que AMLO sea la “gran esperanza”.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Su cumpleaños, habla el cronista, cae el día de las Mercedes cuando ya ha llovido demasiado y ha habido demasiadas fiestas. Ese día es hoy:

¿De qué está hecho un cronista?

Un cronista está hecho de curiosidad y de apetito por la verdad.

¿Y Juan Villoro?

Juan Villoro pretende ser alguien muy interesado en su tiempo.

¿Algo de vanidad?

Está en nosotros. Si alguien no tuviera vanidad no haría algo en busca de que otro lo reconozca.

¿Excesivo orgullo de sí mismo?

Es distorsión de una vanidad que es necesaria como motor humano.

¿Excesivo orgullo en su inteligencia?

Valoro más la parte afectiva que la intelectual.

Regreso, ¿de qué se hace un escritor?

De voluntad de resumir el mundo en palabras, del gusto por el lenguaje.

¿Un escritor es actitud?

Pienso que ponerse en otra piel es la actitud del escritor.

¿Un escritor debe apasionarse del futbol?

Sin pasión ni siquiera un omelette sale bien, pero no creo que un escritor tenga obligación de interesarse en el futbol. Hay grandes escritores que lo detestan.

¿Qué son los 60, don Juan?

Ese momento que sientes que has estado invitado a un banquete a lo largo de tu vida y de pronto te pasan la cuenta.

¿Cómo se viven?

Una de las cosas más estimulantes es que vas aumentando en sorpresas.

¿Se sufre?

Hay muchas cosas que no he hecho y sin embargo me duelen.

¿La rendición de cuentas ante sí mismo?

Cuando cumples 60 y doblas una esquina es tiempo de un examen de conciencia.

¿Qué calificación tiene?

No me repruebo pero tampoco un 10. Me pongo esas calificaciones que permiten mejorar 7.5 a ver si apruebo mejor en la próxima.

¿Haber nacido en septiembre, un 24, sigue diciendo algo?

Mi cumpleaños cae el día de las Mercedes cuando ha llovido demasiado y ha habido demasiadas fiestas. Y cuando regresas a lo privado es como una especie de autoclímax.

Vuelvo, ¿de qué está hecho un periodista?

Esta hecho de honestidad, de búsqueda de la verdad, de curiosidad.

¿Qué prensa quiere?

Libre. Sobre todo una prensa hecha por periodistas y no por empresarios.

¿Qué prensa ha hecho?

He hecho una prensa en compañía de grandes maestros. He sido siempre un alumno.

¿El testigo?

El que no puede ser protagonista de los hechos. El protagonista de mi novela de prestigio.

¿Cómo mide hoy un intelectual su influencia con el poder?

Importante mantenerse al margen. No se puede negar un diálogo con él, pero tiene que ser un diálogo crítico.

¿Al poder lo respeta o le teme?

Hay que respetar el poder. A una dictadura, por supuesto, hay que temerle.

¿A usted se le escucha?

Sí. Una gran satisfacción es pensar que al otro lado de las páginas hay alguien.

¿Se le debe pleitesía?

Para nada. La pleitesía se les debe a los reyes y no tengo rey.

¿Somos nuestros gobernantes?

No. Nosotros merecemos un mejor gobierno.

¿Somos nuestros escritores y poetas?

Los escritores estamos hechos de la voz del pueblo y somos pararrayos.

¿Somos nuestras inteligencias?

Hay inteligencias individuales, sociales. Quien escribe cataliza inteligencias colectivas.

¿Hoy, de qué crítica al poder carecemos?

Hay muchas cosas que no tenemos información. La política mexicana sigue ocurriendo en lo oscurito. Se necesita un tragaluz.

Por cierto, ¿a la política hay que defenderla?

La política es la arena de los conflictos y donde se dirimen las acciones sociales.

¿Hay que rescatarla?

Es necesaria, no hay que sacarle la vuelta.

¿Cómo recuperamos la confianza en la política?

Hay una crisis no solo de la realidad sino de las ilusiones. La esperanza está en bancarrota. Necesitamos generar ilusiones.

¿Qué ciudadanos entonces hay por construir?

Que pueda intervenir en la política. Tenemos que ciudadanizar la política.

¿Usted qué ciudadanos construye?

Trataría, a través de lo que escribo, que haya gente que participe más éticamente en la cosa pública aunque no sea político. Hacer política no es solo para los profesionales.

¿En verdad, los jóvenes son los grandes ausentes en la política de México?

Estoy muy esperanzado en 2018 de los millennials. Han sido ausentes, pero creo que deben participar cada vez más.

¿Qué joven quiere: radical, fundamentalista, mesurado..?

Quiero un joven que pase de la realidad virtual al mundo de los hechos.

Volvamos, ¿hasta ahora el texto mejor acabado?

A lo mejor lo escrito sobre mi padre o el levantamiento zapatista. En gran medida porque los protagonistas son ellos y no yo.

¿El miedo más profundo?

Al dolor y, sobre todo, al dolor de mis seres queridos.

¿El rechazo más guardado?

Quizá los primeros fracasos literarios; esos te acompañan por siempre.

¿La palabra más esperanzadora?

Justamente esperanza un nombre de mujer que tiene la letra a y la letra z.

¿La jamás entendida?

Impunidad, no sé por qué existe.

¿La más absurda?

Injusticia.

¿Su flor?

La flor azul.

¿Margarita?

Un coctel. El nombre de la madre de mis hijos.

¿La de la mar?

Margarita está linda la mar…

¿Cortan lirios, cortan rosas?

¡Sí!

¿Y Margarita Zavala?

Fue lo mejor de Felipe Calderón y creo que lo peor que tiene ya es Felipe Calderón.

¿Marichuy?

Una gran esperanza. Sobre todo vocera de millones de indígenas.

¿Mujer presidenta?

No quiere conquistar el poder, quiere conquistar los oídos de los demás.

¿La ciudad?

El amor incomprendido de todos los días. La amo y todos los días juro abandonarla.

¿“Querer a esta ciudad es como enamorarse de la mujer barbuda del circo”?

La Ciudad de México tiene defectos como la mujer barbuda, sin embargo la queremos, es la más violenta, la más contaminada, pero nos gustan los besos con bigote.

¿Le gustan los besos con bigote?

Efectivamente, uno tiene ciertos vicios irrenunciables.

¿Lo que ha dicho es un humor muy mexicano?

Sí, el humor mexicano está a flor de piel, pero a veces no pasa a la literatura. Somos muy solemnes cuando escribimos.

¿Misógino?

Espero no. Nunca se sabe. Habría que preguntarles a las mujeres que me conocen.

¿Macho?

Menos. Pero pues no me puedo autodefinir.

Por cierto, ¿Julio Valdivieso qué dice ahora del PRI?

Estaría bastante decepcionado con este regreso del antihéroe de la política mexicana que no sirvió para nada.

¿Ese Julio ya mató la esperanza?

No porque tenemos una sociedad muy quebrantada, pero rica de afectos y creatividades extraordinarias.

¿Es la misma esperanza que usted tiene?

Sí, sus iniciales son las mías y de alguna manera es mi álter ego.

¿Se queda el PRI en 2018?

Espero que no. La bancarrota moral en que se encuentra Peña Nieto tendrá una sanción en estas elecciones.

¿Qué país nos deja?

Un país confundido, sin esperanza, un país entregado al capital de la gran empresa.

¿Después de 2018, le aconsejaría quedarse o autoexiliarse?

Le aconsejaría que guardara total discreción y abandonara la política que es lo que hubiera hecho desde hace mucho tiempo.

¿Y a AMLO?

Lo mejor de él ya está en el pasado y se ha vuelto progresivamente caudillista. No creo que sea la gran esperanza para México.

¿Los independientes están derrotados?

Hay demasiados candados para que haya independientes. Ojalá se dé el milagro de que verdaderos independientes sean candidatos.

¿Marcelo Ebrard?

Podría ser una posibilidad aunque ahí estamos hablando del plan b de un profesional.

¿La legitimación del próximo presidente pasa por la cárcel de su antecesor?

No creo que tenga que pasar por la venganza. La justicia no es venganza.

¿Somos la corrupción?

No, la corrupción no es endémica. Si los suizos pudieran ser corruptos, lo serían.

¿Está colapsado el sistema político mexicano?

Está colapsado, pero hay algo más grave: está colapsada la ilusión de cambiarlo.

Cerramos: ¿Cataluña?

Donde nació mi padre. Una nación en sí misma.

¿Primero de octubre?

Un referéndum. Ahí se decidiría una soberanía. Pero creo que a Cataluña no le conviene la independencia.

¿Adiós España?

Espero no, porque sería el fin del Barcelona. Ya no jugaría a la liga española. Y no sé si España depende de la liga o de la constitución. Quizá más de la liga.

¿Cervantes?

El fundador de la metanovela moderna. El más nuevo de todos nosotros.

Por cierto, ¿hay algún ganador del Cervantes que haya escrito del futbol?

Me parece que ningún ganador del Cervantes ha sido muy aficionado al futbol. Pero tal vez don Miguel lo hubiera sido. También hay que decir que si el premio Cervantes hubiera existido en su época lo hubiera ganado Lope de Vega, que era más famoso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.