• Regístrate
Estás leyendo: Esperanza Azteca tiene ya 82 orquestas con 17 mil niños
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 22:37 Hoy

Esperanza Azteca tiene ya 82 orquestas con 17 mil niños

“Es un proyecto diseñado para que, una vez que se inicie, se garantice su continuidad”, dice el director de Fundación Azteca.

Publicidad
Publicidad

Emiliano Balerini

La campaña Limpiemos México, que se realizó hace unos días en el país, fue una buena excusa para que MILENIO hablara con Esteban Moctezuma, director de Fundación Azteca, organizador de este proyecto, sobre algunas de las propuestas artísticas que han impulsado, como las orquestas Esperanza Azteca.

En su oficina, Moctezuma cuenta que Limpiemos México es una campaña que inició hace siete años: "El propósito en 2015 es impulsar la idea de que tirar basura es inaceptable. Hemos incitado alianzas con empresas, gobiernos y ciudadanos, para recoger basura. Sin embargo ahora queremos mandar otro mensaje. Que haya una especie de sanción social cuando alguien tire basura".

Usted habla de condena social a quienes tiran basura en la calle. ¿Por qué no la condena jurídica, como pasa en otros países?

Nosotros no somos legisladores. El año pasado se inscribieron 8.5 millones de voluntarios. Cuando un político ve que esa cantidad de personas se reúne en una causa se da cuenta de que hay fuerza social e interés. El político actúa por dos razones: conciencia o conveniencia. Los políticos que tienen conciencia nos han acompañado desde un principio. Los políticos que actúan por conveniencia se empiezan a dar cuenta de que la basura es un tema que afecta electoralmente.

¿Cuál ha sido el secreto de las orquestas Esperanza Azteca?

Con las orquestas ha pasado algo parecido que con la campaña Limpiemos México. Es un proyecto diseñado para que una vez que se inicie se garantice su continuidad, porque suele ser frustrante para muchos niños iniciar un proyecto cultural que se ve truncado por falta de recursos u otros factores.

Así, el éxito de este programa es que el esfuerzo de organizar las orquestas no solo recae en músicos, sino en un equipo completo. Es un proyecto social.

En su momento busqué a Fernando Lozano, quien fue el impulsor de este tipo de proyectos hace 30 años, y al preguntarle qué debía hacer para garantizar el éxito del mismo, me dijo que no había que depender solo del gobierno, sino de diferentes fuentes de financiamiento.

Desde el punto de vista pedagógico, Esperanza Azteca tiene un programa en el que los niños aprenden a tocar muy rápido. Estudian cuatro horas diarias de lunes a viernes. En dos meses ya están tocando alguna pieza. Otro secreto es el colectivo. Las orquestas tienen 200 integrantes. En las infantiles el rango de edad es de siete a 17 años y en las juveniles de 17 en adelante. Los jóvenes se encuentran con un grupo de amigos grande con el cual se divierten.

En su mayoría son niños de escasos recursos, que no tienen mucho que hacer en las tardes. Damos clases por instrumento. Eso nos representa tener a 15 maestros y un director por orquesta.

¿Están preparando alguna nueva orquesta?

Continuamente. Producimos una nueva orquesta cada mes y medio. Actualmente tenemos 82 agrupaciones con alrededor de 17 mil niños. El próximo debut es el 26 de noviembre en Chiapas. Acaba de debutar la Orquesta de Tlalpan. Casi cada 15 días se presenta una nueva orquesta.

¿Cuál es el perfil de las personas que se envían a formar las orquestas?

Es gente con experiencia en trabajo social. Lo más importante son los niños. Son personas que saben que además de que este es un proyecto musical, buscan formar mejores humanos. Son personas que trabajan en el campo, en organizaciones que saben cuáles son las necesidades de lugar en el que se crea la orquesta.

¿Las orquestas Esperanza Azteca también pueden servir como fuente laboral?

El hecho de que crezca exponencialmente el interés por la música va a hacer que el mercado se desarrolle de mejor manera. En la actualidad, por ejemplo, ya se acabaron los fagots, por la cantidad de instrumentos que se están comprando. Por otra parte, nosotros estamos mandando alumnos de las orquestas a estudiar laudería. Hace una semana, presentamos en la Orquesta Estatal de Puebla, el primer violín hecho por uno de los integrantes de Esperanza Azteca, que está estudiando en Querétaro. Se abrirán fuentes laborales en este terreno, también para maestros.

¿Hacen algún tipo de encuentro nacional de orquestas?

No. Hay un tema muy serio: el financiero. Tenemos dinero para cubrir la formación de los alumnos, el sueldo de los maestros, comprar instrumentos, rentar la sede donde ensayan las orquestas. Pero, movilizar 82 agrupaciones requiere de un presupuesto muy grande. Lo que sí hemos pensado es realizar encuentros regionales para que se conozcan las orquestas del norte, centro y sur.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.