Esparcir cenizas no es pecado mortal: Hugo Valdemar

Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis, explicó que no seguir la norma de la Iglesia que prohíbe esparcir las cenizas no es un pecado mortal, pero es atentar contra la fe cristiana.
Entrevista con Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis (Milenio Televisión )

Ciudad de México

El vocero de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar, dijo que esparcir las cenizas del difunto “no es un pecado mortal, pero es una desobediencia a las normas de la Iglesia y no se están comportando como verdaderos católicos".

Ayer, el Vaticano emitió una nueva norma en la que prohibió esparcir las cenizas en la naturaleza, conservarlas en los hogares o convertirlas en piezas de joyería.

TE RECOMENDAMOS: Vaticano prohíbe esparcir las cenizas de los muertos

Valdemar explicó que en el sentido teológico, las cenizas de los difuntos no pueden permanecer en su casa o ser convertidas en algún objeto, debido a que las personas sólo pertenecen a Dios.

“Los difuntos no son nuestros, no somos dueños de las personas, los cristianos pertenecemos a dios, volvemos a dios, entonces no podemos tenerlos como un recuerdo, como una cosa sentimental en casa", dijo en entrevista con Sergio Gómez para MILENIO Televisión.

“Hay lugares específicos para que descansen los restos, como pueden ser las iglesias o en lugares específicamente destinados, y mucho menos esas prácticas paganas de esparcirlos en el mar, en el río, eso contradice la fe cristiana”.

El vocero de la Arquidiócesis rechazó que la nueva normatividad busque vender nichos en la Iglesia, pues no es obligatorio depositar las cenizas en estos lugares.

"Los difuntos deben descansar en un lugar digno y apropiado, ya sea en un templo u otro lugar", afirmó.

TE RECOMENDAMOS: Del espacio a un diamante: 10 destinos de las cenizas de los famosos

Agregó que el dictamen emitido ayer por el Vaticano "es solo para católicos, las personas de cualquier otra religión puede hacer con las cenizas lo que quiera".


FLC