Tampiqueño pasa de ser arquitecto a escultor

Jorge Rivera Bernal quitó tiempo a su profesión la arquitectura para iniciar su pasión en el arte, la escultura con la que ahora tiene más de 70 piezas de bronce y acuarelas.
Jorge Rivera Bernal, escultor de Tampico.
Jorge Rivera Bernal, escultor de Tampico. (José Tapia)

Tampico

Llegar a los 50 puede ser una etapa crítica, cuando la vida comienza a cambiar, en algunos casos como el de Jorge Rivera Bernal, a favor del arte.

Arquitecto de profesión esperó a que la carga de trabajo se diluyera, escurriera con la madurez y optó por darle forma a algo que solía moldar a medias: la escultura.

"Cuando cumplí los 50 me quise hacer más formal en esto", dice.

Ahí en la Plaza de Toros en Refugio sus figuras de toros lo asimilarían como un artista que enfoca su expresión a la tauromaquia, pero eso sólo es una parte, explica.

"La figura humana siempre me ha cautivado, lo del el toro viene de mi padre que desde chiquito me enseñaba la importancia de la fiesta, aprendí a respetarla con sus enseñanzas, pero el animal, la figura del animal la respeto y siempre es importante en lo que estoy haciendo".

Catedrático de la Facultad de Arquitectura de de la Universidad Autónoma de Tamaulipas ha expuesto su trabajo en la Casa de la Cultura y el espacio Cultural Metropolitano en tres ocasiones cada una, representó a Tamaulipas en la feria del arte en Aguascalientes y luego en san Luis Potosí y fue parte de la Muestra Nacional de Arte y Artesanía en el World Trade Center de la Ciudad de México.

"Actualmente estoy buscando poner una exposición en la macro de Monterrey, lo solicite y están considerando en este semestre del 2015 para exponer" dijo Rivera Bernal.

"Mi profesión en la arquitecturas y de eso vivo, esto nace como un hobby, como una diversión, empiezo jugando y luego se convierte como una obsesión".

"Inicié desde pequeño, pero nunca le di forma. Hace unos años empiezo a leer y empiezo a intentar y desarrollar volumen en forma más seria, primero en plastilina, cera, y luego bronce, después de estar experimentando en varias fundiciones hasta lograr la que deseaba".

Ahí en la muestra está el inicio del proceso, las pinturas de acuarelas que culmina en la formación de las figuras de bronce, que en su caso particular tarda hasta tres meses porque son hechas, aún, en ratitos.

Actualmente cuenta en su haber con una galería de 40 acuarelas y 32 figuras de bronce.