• Regístrate
Estás leyendo: Escuchar el arte
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 09:17 Hoy

Escuchar el arte

Miradas

Publicidad
Publicidad

Miriam Mabel Martínez

¿Cómo ver el arte sonoro? Primera lección: visitar el Laboratorio Arte Alameda. Segunda lección: completar el recorrido en el Ex Teresa Arte Actual. Objetivo: contemplar y escuchar diez propuestas de artistas mexicanos y alemanes que dialogan en la exposición Entre límites, que se exhibe en ambas sedes hasta el 23 de octubre.

Esta colectiva fue curada por Carten Seiffarth para celebrar el año dual México–Alemania. Las diez piezas son resultado de un intercambio cultural de tres años y plantean un recorrido a través de distintas generaciones que muestra la diversidad de estrategias y subraya la relación arte–ciencia.

Esta mirada acústica crea puentes entre oído y vista, como la pieza Tetraktys del alemán Jens Brand: cuatro drones emiten un sonido hipnótico. La de Manuel Rocha, Síntesis de espacios, es una constelación trazada por cables y bocinas, mientras que Desenvolvimientos de Stefan Roigk propone el viaje al espacio de las notas dibujadas en un pentagrama para dar tridimensionalidad al sonido.

Iron Dancing, de Rolf Julius, juega con la posibilidad de dar materialidad al hierro, creando sonidos que moldean este material casi fundiéndolo a través del oído. Pionero del arte sonoro alemán, desde la década de 1970 ha sobresalido también como compositor, y al igual que Rocha ha creado piezas conceptuales en la tradición de John Cage. Sideral es todo un viaje espacial: invita a escuchar las intensidades del campo magnético del meteorito La Concepción, que el Ex Teresa alberga: lo que oímos son tres toneladas que parecieran contener al universo.

Las cinco instalaciones exhibidas en el Laboratorio Arte Alameda nos llevan a explorar los límites entre el ruido y la música de la ciudad, traducen el caos en un sonido que invita a imaginar la urbe. Reflexiones infinitas, de Stefan Rummel, evoca las pirámides mesoamericanas en el atrio de la ex Pinacoteca Virreinal de San Diego; al recorrerla, nos envuelve un sonido electrónico creado a partir de grabaciones que el artista recolectó en México. En este tenor está Resonating Mexico City, de Sam Auinger y Bruce Odland, que lleva el caos callejero a la nave central del museo. Lorena Mal nos invita a descubrir los secretos sonoros de este espacio, mientras que Rogelio Sosa nos hace reflexionar sobre los puntos de encuentro entre imagen y sonido. Abstentia, de Mario de la Vega, subraya la importancia del proceso y nos mueve a experimentar las posibilidades del sonido.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.