México fue muy generoso con Borges: Kodama

La viuda del escritor argentino dijo que su esposo comenzó a interesarse en México gracias a la amistad que hizo con el escritor y diplomático mexicano Alfonso Reyes.

Biarritz

En el marco del 23 Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz, María Kodama expresó que México fue un país “muy bueno y muy generoso” con Jorge Luis Borges, quien se interesó por el país azteca por su amistad con el escritor y diplomático Alfonso Reyes.

“México ha sido siempre muy bueno, muy generoso con él, él lo decía. Así que fue amor correspondido”, sostuvo la viuda y presidenta de la fundación del gran escritor argentino, quien funge por primera vez como jurado de un certamen cinematográfico.

En entrevista, Kodama, quien no descarta viajar este año a la próxima Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, en la que Argentina será el país invitado de honor, aseveró que tanto Borges como ella tienen un grato recuerdo de México.

Refirió que Borges comenzó a interesarse por México gracias a la amistad que hizo con Reyes en Buenos Aires, cuando el diplomático mexicano se desempeñaba como embajador.

“A través de la amistad que hizo con Reyes le quedó ese gran amor por México y por la literatura de México, que conoció a través de las conversaciones que mantuvieron”, precisó Kodama.

“Mi relación con México es también a través de la cadena, a través del amor de Borges con México. Estuve muchas veces con Borges en México, lo pasamos muy lindo, muy bien, de modo que tengo muy lindos recuerdos de ese país”, mencionó Kodama, a la vez que explicó que tiene una agenda cargada y necesita realizar la rehabilitación de una de sus piernas, problema que le impide caminar con normalidad.

Sobre su participación como jurado de la sección oficial del Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz, que mañana dará a conocer a los ganadores de esta edición, afirmó que es una linda experiencia para ella.

“Fue una experiencia muy linda, porque a mí me gusta mucho el cine y aquí he podido ver películas que en Buenos Aires no las vemos”, comentó.

“Tanto para mí como para Borges, el cine es una pasión. Hasta el final, él siguió viendo películas, porque le interesaba mucho el cine”, concluyó Kodama.