• Regístrate
Estás leyendo: Escribir es un acto de conocimiento: Alberto Ruy Sánchez
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 03:47 Hoy

Escribir es un acto de conocimiento: Alberto Ruy Sánchez

“Es el diario poético de una exploración del encuentro de los cuerpos”; durante tres años se dio a la tarea de anotar la experiencia de despertar con la mujer amada.

Publicidad
Publicidad

Jesús Alejo Santiago

“Soy ese tipo de escritor”, cuenta Alberto Ruy Sánchez, “que no se decidió por un género y que en todo lo que haga, incluyendo los ensayos, hay algo de poeta, y viceversa”.

Su más reciente libro, Luz del colibrí (Ediciones Era, 2016) es su particular apuesta por confirmarlo: se trata de un collage en el que se funde textos que parecen poemas, los cuales juntos toman la forma de un ensayo: se explora una idea sobre el amor.

“Para mí, escribir siempre ha sido hacer una exploración, un acto de conocimiento a través de los instrumentos de la literatura, que siempre son a la vez poéticos, reflexivos y narrativos: hay extensiones de aquí hacia allá y de allá hacia acá”.

Luz del colibrí, anticipa Ruy Sánchez, es el diario poético de una exploración del encuentro de los cuerpos “entre el umbral de sombras de los sueños recién abandonados y el filo de las luces recién nacidas”; y es que durante tres años se dio a la tarea de anotar la experiencia de despertar con la mujer amada.

“En este libro hay un énfasis en la forma poética, se construye de 48 poemas, pero bien podría considerarse un poema larga, una composición del despertar y esta composición implica que hay un comienzo, un medio y un final: en esta narración de una sucesión se asombros, donde la primera sección corresponde a abrir la puerta y estar en medio, cuando no sabes muy bien si estás en el sueño o no”.

Luego viene la sección conjuros, los descubrimientos del cuerpo y la luminosidad, en un acto poético que apuesta por el poder de la reflexión, del asombro y de la forma de contar historias, y todo parte del desconocimiento del otro y la sed de conocerlo, explica Alberto Ruy Sánchez, donde el mismo acto erótico es un ejercicio de poder.

“Para mí, el acto erótico es una exploración, una pregunta: yo hago el amor para conocer… para gozar, pero también para conocer a la otra persona. Más que nada se trata de conocer al otro, a la persona a la que amas: qué vamos siendo juntos, qué podemos hacer juntos”.

Libertad

Hace unos días, durante una entrevista en un programa de radio, Alberto Ruy Sánchez recibió uno de esos mensajes que terminan por marcar el ejercicio literario: “Le quiero decir a Alberto, el poeta, que los mejores orgasmos que he tenido han sido leyendo textos como los suyos”.

“La poesía me funciona por la libertad que tengo para no pensar que es un género, sino para vivir el mundo de forma poética. Eso es algo que vas haciendo a lo largo del tiempo y tiene que ver con la importancia del asombro, con ir creando una poética… un método de escritura y de trabajo, que para mí es un método de vida, no sólo de producción de un libro”.

Autor de poemarios como Decir es desear o El hombre erotizado y del llamado Quinteto de Mogador, una serie de libros en los que se funde la poesía con el ensayo, Alberto Ruy Sánchez está convencido de que el ejercicio literario consiste en mantener la exploración de manera constante, ir detrás de los misterios de la realidad, porque la escritura no es más que un camino “y lo que avances te enriquece y enriquece la vida tuya y tal vez la vida de algunos otros”.

“Más que identificar los poemas de Luz del colibrí con el mundo árabe, hay una actitud evidente de apertura hacia poéticas del mundo distintas: aquí lo mismo hay de literatura japonesa que de literatura norteamericana, por lo cual más que pensar en LA tradición mexicana o en LA tradición árabe, me escapo de las tradiciones, porque como cualquier lector leo un poco de todas partes y aprendo un poco de todas partes.

“Pero lo que sí es una definición de esta actitud es cuestionar el esquema de qué es un poema, qué es una narración o qué es un ensayo. Tú ves en este libro que hay exploración y momentos en que el tiempo está fuera del tiempo, y el espacio está fuera del espacio. Con mucha frecuencia, los amantes están viviendo al margen de todo ello, más allá de que tarde o temprano la realidad se te aparezca”.

Desde la perspectiva de Alberto Ruy Sánchez, a cualquier persona la música, la danza, el teatro, la poesía… les ofrece una ampliación de la sensibilidad, que hace leer de mejor manera el mundo: “No es para compensarlo, sino para poder entender las sutilezas de la vida”.

El espíritu poético de un escritor vinculado en toda su obra con la concepción del deseo, pero no de aquel que está vinculado con la satisfacción, “porque cuando tuviste una buena experiencia siempre quieres más”.

“La idea de la satisfacción tiene que ver con la comida o con otras cosas, pero no con el deseo. El deseo se renueva todos los días”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.