Equipo multidisciplinario estudia los restos de 1846

Más de 25 investigadores buscan conocer quiénes eran los soldados de la Batalla de Monterrey, por medio de las osamentas.
El equipo de investigación está conformado por antropólogos forenses, bio arqueólogos, militares retirados e historiadores.
El equipo de investigación está conformado por antropólogos forenses, bio arqueólogos, militares retirados e historiadores. (Foto: Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Como si se tratase de un caso de una serie de televisión,  más de 25 investigadores analizan los restos óseos exhumados en la ciudad, buscando conocer quiénes eran los soldados de la Batalla de Monterrey de 1846.

El equipo está conformado por antropólogos forenses, bio arqueólogos, militares retirados e historiadores, quienes investigan los restos repatriados a Estados Unidos el año pasado.

TE RECOMENDAMOS: Anuncia FIC su selección oficial de películas

Cuatro de éstos investigadores presentaron sus expectativas sobre los trabajos a historiadores de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, en una videoconferencia celebrada en el Consulado de Estados Unidos en Monterrey.

Refirieron que el objetivo es conocer la identidad de las 10 osamentas que fueron recuperadas por arqueólogos del INAH Nuevo León desde 1996, en puntos cercanos a las calles Héroes del 47 y Washington, en pleno centro.

Hugh Berryman, director del Proyecto y antropólogo forense de la Middle Tennessee State University (MTSU), indicó que la investigación que realizan se trata de una "posibilidad histórica".

"Una de las metas es individualizar los restos con la esperanza de poder identificar uno o más de estos por su nombre", refirió Berryman.

Por su parte,  Shannon Hodge, bio arqueóloga de la MTSU, destacó que su aportación será identificar características como sexo y enfermedades, partiendo de información que se alberga en las dentaduras.

Berryman agregó que si con la investigación logran dar con un familiar directo, serán ellos a quienes se les entreguen las osamentas. De no ser así, se entierran en un apartado especial que el Ejército de Estados Unidos determina a los caídos en guerra.

Entre 1996 y 2011, arqueólogos del INAH Nuevo León como Araceli Rivera, Moisés Valadez, Enrique Tovar y Víctor Valdovinos han recuperado osamentas de soldados caídos en la invasión norteamericana a Monterrey, ocurrida del 21 al 23 de septiembre de 1846.

Una parte de estos restos está siendo investigada en Estados Unidos, con la finalidad de reconocer la identidad de estas personas que procedían de los estados de Tennessee o Mississippi.

Timothy Zúñiga-Brown, cónsul general de Estados Unidos en Monterrey, celebró el hecho de que investigadores de ambos países puedan realizar un intercambio académico sobre el tema.

¿Y en Nuevo León?

Historiadores locales agradecieron el apoyo del Ejército norteamericano, así como especialistas para la investigación de estos hallazgos, aunque cuestionaron la pasividad de las autoridades de Nuevo León y México en el tema.

"Ustedes son los menos culpables, pero las autoridades mexicanas no supieron negociar porque ésos restos se desenterraron con recursos propios y ahora están allá", cuestionó Héctor Jaime Treviño, director del Archivo General de Nuevo León.

Eduardo Cazares Puentes, autor de un libro sobre el tema, refirió que la investigación es "oro molido" pues nos ayudará a saber cómo y quiénes eran los soldados que vinieron a combatir.

"Aquí falta disposición e invertir en algo que nos va ayudar a reinterpretar la historia", opinó.

Mientras que Pablo Ramos, quien junto a Ahmed Valtier han impulsado investigaciones sobre el tema en la ciudad, cuestionaron que ni las universidades locales, ni los gobiernos se hayan interesado en la Batalla de Monterrey.

"Aquí las autoridades cambian a los tres años y cada vez hay que insistirles en el tema. Debería ser el INAH, Conarte, las agrupaciones de historiadores locales o las Universidades, pero la realidad es que no se hace", apuntó.