Los equilibristas

La presencia del teatro mexicano en festivales internacionales ha hecho que el interés por nuestra escena y dramaturgia crezca como no había ocurrido nunca.
"Los equilibristas", de David Gaitán.
"Los equilibristas", de David Gaitán. (Especial)

México

Vaca 35 Teatro en Grupo, que comanda Damián Cervantes, comenzó con una carrera meteórica a partir —sobre todo— del montaje de Lo único que necesita una gran actriz, es una gran obra y las ganas de triunfar, con giras en la República Mexicana y participación en festivales de España y Cuba (Premio Villanueva 2013 que da la Asociación de Periodistas Teatrales de la isla). Este año, por ejemplo, tendrá una coproducción con la Fira Tárrega e Iberescena, y actualmente en cartelera se presenta en la capital chilanga Los equilibristas, obra hecha a partir de un texto de la hormiga atómica imparable que es David Gaitán (otro consentido ya de los programadores españoles). Y es importante destacar que estos y otros creadores mexicanos se están abriendo camino de manera importante y con solidez por los escenarios mundiales. La presencia del teatro mexicano en festivales internacionales ha hecho que el interés por nuestra escena y dramaturgia crezca como no había ocurrido nunca.

Con Los equilibristas nos encontramos con un hermoso juguete escénico. Se anuncia como “falso documental de la Revolución Mexicana”, pero en realidad no corresponde ni juega con las técnicas del género. En todo caso está más cerca, a nivel estructural, de Crónica de una muerte anunciada, de García Márquez aunque con diferencias claras de procedimiento. Si la novela del Gabo es una reconstrucción de los hechos de la muerte de Santiago Nasar desde distintas voces, yendo y viniendo en el tiempo, en la obra de Gaitán la reconstrucción de una matazón en un pequeño pueblo es contada simultáneamente por una multiplicidad de voces que se traducen en una progresividad en la línea del tiempo con algún pequeño salto casi imperceptible.

La coralidad de Los equilibristas y la escasa participación de los 14 personajes en escena parecieran imponer un tratamiento superficial a cada uno de estos. Sin embargo, con las breves pinceladas con las que Gaitán da cuerpo a cada uno, Cervantes y el conjunto actoral logran espléndidamente pintarlos: a los personajes y a ese mundo revolucionario en un pequeño y trágico suceso. Producto de la ficción pero posible, Los equilibristas corresponde a un suceso imperceptible: breve escaramuza, borrada de las historias oficiales que apelan a lo macro del conflicto armado. Un trabajo muy bello, sencillo en sus procedimientos, casi minimalista, que sorprende en una generación de creadores que podríamos pensar desapegados a la tradición del teatro histórico. No se la pierda.

Teatro La Capilla, Madrid 12, Coyoacán. Sábados, 19:00 horas. Breve temporada.