Episcopado cuestiona conceptos de derechos sexuales infantiles

Debido a la redacción de la ley, afirma que se debe poner en duda si los niños tienen la madurez para tomar este tipo de decisiones.
La legislación da a los menores acceso gratuito a los anticonceptivos.
La legislación da a los menores acceso gratuito a los anticonceptivos. (Javier García)

México

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) cuestionó conceptos de “derechos sexuales y reproductivos” que se utilizan en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, porque considera que éstos les pueden dar acceso a los métodos anticonceptivos de manera gratuita y suficiente o el derecho a contar con servicios médicos y jurídicos que les permitan construir la identidad sexo-genérica que deseen.

Por eso, la CEM solicitó a los legisladores tomar en cuenta las opiniones de los padres en este tema y que sepan tomar en consideración las observaciones de los ciudadanos a los que representan, para ofrecer una ley que reconozca, promueva y defienda adecuadamente a los menores de edad de México y sus auténticos derechos

El concepto Derechos sexuales y reproductivos, señala, no se encuentra en la Constitución ni en los tratados internacionales que vinculan al Estado mexicano, y que “al carecer de una definición sobre su contenido y alcance, puede dar lugar a interpretaciones arbitrarias”.

La legislación civil prevé que un menor no puede realizar actos jurídicos por sí solo, por eso es altamente riesgoso que en este proyecto de ley se pretenda que niños, niñas y adolescentes puedan tomar decisiones sin la orientación de sus padres o tutores en algo tan delicado como es la sexualidad, con implicaciones físicas, psicológicas, espirituales, económicas y sociales en el presente y en el futuro.

La Conferencia del Episcopado Mexicano recordó que la ley de los jóvenes de la Ciudad de México, aprobada en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, que el jefe de Gobierno devolvió al órgano legislativo con observaciones, menciona algunos de los denominados Derechos sexuales y reproductivos.

También cuestionan si “¿es esto lo que se entiende por ‘derechos sexuales y reproductivos’ en el proyecto de Ley General?, y de ser así, ¿cuentan los niños, niñas y adolescentes con la madurez necesaria para procesar la información y tomar la decisión adecuada, que tendrá consecuencias para el resto de su vida?, o si se tiene contemplado ¿qué impacto que estos servicios tendrían en el presupuesto y asignación de recursos del gasto público, sostenido con los impuestos de los contribuyentes?”

En un comunicado la Conferencia del Episcopado señaló: “Algunos de sus contenidos han provocado gran inquietud entre amplios sectores de la sociedad: numerosos padres de familia, expertos en derecho y en temas de niñez y adolescencia, así como varias asociaciones civiles; inquietudes que compartimos como ciudadanos y pastores.

“Notamos también que no se da una clara diferenciación sobre el ejercicio de estos derechos en relación con la edad. No es lo mismo el grado de madurez de un niño de 11 años que el de un adolescente de 17.

Finalmente se pidió a los legisladores considerar las observaciones de los ciudadanos a los que representan y  promover adecuadamente a los menores.

• • •

 Cardenales critican al sínodo

La apertura de la Iglesia hacia los divorciados que se vuelven a casar, a la homosexualidad y a las convivencias, manifestada durante el sínodo de obispos que se celebra en el Vaticano, suscitó duras críticas de sectores conservadores de la Iglesia que se oponen a tales reformas.

Dos importantes cardenales, el alemán Gerhard Mueller, prefecto para la Doctrina de la Fe, y el estadunidense Raymond Burke, de la prefectura para la Asignatura Apostólica, han manifestado a la prensa abiertamente su oposición a tales aperturas.

Igualmente han criticado el método de trabajo del sínodo, que reúne a casi 300 obispos y cardenales de todo el mundo, que según ellos fue cambiado con el objetivo de “manipular la información” sobre los debates internos, ya que se divulga la intervención, pero no el nombre del autor.

Igualmente consideran que el documento que resume los debates a puerta cerrada —titulado Relatio postdisceptationem, divulgado el lunes— no refleja las diferentes posiciones.

AFP/Ciudad del Vaticano

• • •