Científicos crean un envase biodegradable para lácteos

Tras su utilización, los envases se pueden desechar con los residuos orgánicos o ser convertidos en abono en condiciones de compostaje.
Abelardo Meneses y Armando Ahued firmaron un convenio.
Se desecha con basura orgánica. (Especial)

Valencia

Un proyecto europeo coordinado por el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas) de españa desarrolló para el sector de los lácteos un envase biodegradable resistentes a los tratamientos térmicos.

El instituto señaló en un comunicado que su investigación hizo posible el desarrollo de nuevos biopolímeros a partir de los cuales se pueden fabricar botellas, bolsas y tapones biodegradables resistentes a la esterilización y la pasteurización, a fin de que puedan contener productos lácteos como leche fresca, batidos y yogures.

Tras su utilización, los envases se pueden desechar con los residuos orgánicos o ser convertidos en abono en condiciones de compostaje.

El proyecto, llamado Biobottle, fue desarrollado dentro del séptimo Programa Marco de la Unión Europea, que cuenta con un presupuesto de un millón de euros.

Actualmente los envases para este tipo de productos están fabricados a partir de polietileno, que aunque es fácilmente reciclable, todavía acaba su vida útil mayoritariamente en vertederos por los problemas de olores que provocan los residuos de los productos lácteos.

El objetivo del proyecto era lograr que el envase biodegradable, fabricado con los biopolímeros desarrollados en el proyecto, cumplieran con los requerimientos mecánicos y térmicos requeridos para almacenar derivados de la leche y que superaran los análisis microbiológicos sin afectar a las propiedades del producto.

Mediante un proceso de extrusión reactiva los científicos modificaron los materiales comerciales de forma que el envase biodegradable cumpla todas las expectativas y sea procesable mediante los métodos convencionales para obtener los distintos formatos de recipiente que usa la industria.

El resultado son botellas, tapones y bolsas multicapa capaces de resistir temperaturas de hasta 95 grados Celsius.