Cuando pinto no sé qué es lo que voy a hacer: Raúl Navarro

La muestra Pintar Pintar del artista mexicano estará abierta del 4 de febrero al 4 de marzo en la Fundación Sebastian es una recopilación de entre 30 y 40 óleos de su obra más reciente.
El pintor mexicano Raúl Navarro.
El pintor mexicano Raúl Navarro. (Raúl Campos)

Ciudad de México

"Nunca hablo de lo que hago, y cuando me preguntan digo que no sé; más bien invito a la gente a que vea mi trabajo porque en el arte no se puede hablar sobre algo a menos de que lo estés viendo o participando de alguna forma, si no el lenguaje no tiene sentido”, explica el pintor Raúl Navarro respecto a Pintar Pintar, su próxima exposición. 

La muestra, que estará abierta al público del 4 de febrero al 4 de marzo en la Fundación Sebastian (Patriotismo 304, col. San Pedro de los Pinos) es una recopilación de entre 30 y 40 óleos perteneciente a la obra más reciente del pintor, mismo que explicó a MILENIO que su intención con las obras no es la de explicar, enseñar o de expresar alguna idea o concepto, sino simplemente “pintar, pintar”. 

“Yo me di a conocer con mis acuarelas y paisajes, pero comencé a hacer cosas abstractas porque me angustiaba mucho el juicio: que se me quedó bien o mal, que si se parece o no, etcétera. Pero Robin Bond, un inglés que se dedicaba a dar clases, me dijo que tenía que tener más diálogo con la obra, y hasta por ello hasta empecé a trabajar con la mano izquierda. Pero aunque sea abstracto, sí tiene que tener el rigor de la plástica que yo manejo, pero de ahí en fuera trabajo con mucha tranquilidad”, explica Navarro. 

Asimismo, el pintor asegura que no tienen ningún interés en hablar “de la revolución” y no quiere cansarse de explicar sobre lo que un concepto quiere decir dentro de su obra, lo cual considera se hace ahora gracias a que el arte conceptual requiere de todo un tratamiento intelectual para su entendimiento, “y eso no me importa porque los que estamos en la pintura ni siquiera entendemos, ni queremos saber qué es lo que quieren hacer”. 

“Cuando pinto no sé qué es lo que voy a hacer, a menos de que sea un autorretrato o algo similar, y cuando me preguntan qué quiero decir con lo que pinto les digo ellos me diga; el ser humano siempre ha tenido la tendencia de ver perritos en las nubes y vírgenes de Guadalupe en las manchas, quiere que las cosas se parezcan a algo conocido, y está bien porque eso a lo mejor puede decirte algo, pero eso es algo del espectador”, añade. 

Por ello, las firmas y figuras que aparecen dentro de su obra son resultado del azar que Navarro permite, “si aparecen ahí cuando estoy pintando pues ahí los dejo, y quizás a lo mejor les arreglo un ojo o algo, lo que realmente importa es que ellos, el color y el espacio son un fin y no medio”.

 

Disfrutar el arte

Para el colaborador de El Mural del Milenio las artes son para disfrutarse y para participar con ellas, y al cuestionarle la forma en cómo un espectador podría hacer eso, afirmó que simplemente con verlas ya está participando con ellas. “Y creo que cuando uno tiene más participación es cuando no es pintura descriptiva, porque cuando haces un paisaje, la gente se la va a pasar diciendo: ‘¡mira los volcanes!, ¡qué bonitos están!’. Y con la pintura se da una lectura y una escucha porque el ser humano escucha sus visualizaciones, y un por ejemplo de ello es cuando hay silencio en un paisaje o en un abstracto y te lo imaginas.

 “Para mí la belleza de una obra no está en su mensaje, y eso es lo que ahora quieren dar a entender, para eso está la literatura y aún así la belleza de este no está en las ideas, sino en la forma como está escrito algo. Para mí la belleza en cualquier arte está en cómo está hecho, no en qué es lo que quiere decir, porque un mensaje puede ser fácil de entender”, concluye.