“Es muy cruel dejar que las ideas se pierdan”

Es un joven misántropo que estudia a Velázquez para interpretar su propia imaginación y crear su lenguaje.

México

LA SEDUCCIÓN

Cuando empecé a pintar estaba fascinado con Velázquez y luego estudié a otros artistas, a Goya, a Rembrandt, eran los que me gustaban porque cuando no te dedicas en específico al arte, cuando no estudiaste la carrera como artista, te lleva lo primero que te llama, lo que te gusta, no lo que tú crees que puede ser arte, y eso a mí me fascinó porque me preguntaba cómo logran esa magia, porque para mí es como un truco de magia, cómo me hace creer que en este plano, en este lienzo, hay algo tridimensional. 

MANIFESTAR LO INVISIBLE

Además de Velázquez, he buscado formas de expresar mi propio mundo, a veces hay cosas que imagino y siento que deberían existir, que no es justo que las deje ahí, que las mate, criaturas, formas, que digo “esto no lo he visto pero está aquí, quiero que exista”, entonces sí no lo pinto, siento que se muere. Cuando puedes hacer algo es muy cruel dejar que las ideas se pierdan.

PINTAR LO ESENCIAL

Quiero representar el mundo real, pero la esencia de las cosas, no lo que damos a entender. Soy una persona que no sale mucho, y cuando salgo noto muchas cosas, puedo darme cuenta inmediatamente de quién es hipócrita conmigo, por qué sonríe así, por qué se para así, por qué da dos pasos atrás cuando me acerco. Cosas así me llaman la atención, soy muy sensible, de hecho me cuesta mucho trabajo salir a la calle, creo que eso tiene que ver con la oscuridad que hay en mis pinturas, no soy alguien que conozca el exterior.

URGENCIA DE PINTAR

Pensar en la pintura me mantiene sin dormir, siempre estoy pensando que tengo que seguir, cuándo haré esa obra, cuándo haré esa obra importante que sé que ahí está pero que va a morir mañana. Tengo poco tiempo, todos tenemos poco tiempo porque puedes morir hoy mismo y se acabó esto, es todo lo que hice y lo que está en los cuadernos que tengo allá pues tal vez ahí quede. Me preocupa que tengo prisa para hacer todo lo que estoy pensando y todo lo que quiero terminar.

CUERPO

Empecé con figura animal y fue lo que más hice desde que era niño, no dibujaba personas; dibujé personas hasta hace como seis años, no me llamaba la atención, decía yo: “Habiendo tantos modelos de anatomía ¿por qué nos quedamos con el más aburrido?”. El de nosotros es el que vemos todo el tiempo, y terminé haciendo figura humana porque le agarré el gusto, entendí que la mano humana casi es un cuerpo completo, la cabeza expresa mucho, un solo ojo expresa demasiado, y me di cuenta del poder de eso.

EL SOL DE JOSÉ LUIS 

Tiene algo de Velázquez y algo de lo que ahora trabajo mucho que es la deformación anatómica, que me tiene fascinado. Era perfecto para resumir al Sol porque es un círculo y de ahí no me salí. Hay un círculo que se crece constantemente y de ahí viene la composición principal, pero son dos, hay una composición radial en donde está el Sol y que escapa hacia fuera; al mismo tiempo hay otro tipo de composición en la que trato de equilibrar los pesos y agrego elementos. El brazo está arriba porque Marte está de este lado, es equilibrado como un reloj. Es algo que se está moviendo y representé al mismo Universo, primero al Sistema Solar y cortar, el lienzo está cortado, porque puede continuar porque el Universo es infinito.