• Regístrate
Estás leyendo: Entre dos páginas
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 06:22 Hoy

Entre dos páginas

Este poema proviene de Dispersa sed (La Otra/ Escritores de Cajeme), que reúne más de 50 años de trabajo del poeta lusitano en versiones de Piedad Montero y Luis María Marina.

Publicidad
Publicidad

António Ramos Rosa

Aquí las palabras bastan o no bastan.

Entre dos páginas nadie duerme, nadie muere.

Borro con tu piel la piel del muro.

Estoy rodeado de indicios silenciosos.

Leo axilas, piedras, dorsos, manos.

Hay una piedra enterrada en la carne o un árbol.

Apuñalo un puñal que no se borra.

Repito con un labio lo que el otro calla.

Escucho el rumor de heridas que no sangran.

No canto a la luz en la tierra fecundada.

Quería nombrar, quería nombrar la desnudez de tu piel,

los vientos afectuosos, la lluvia en tus hombros,

quería tocar, quería tocarte, quería encontrarme,

quería saciar la sed que inventa tantos nombres,

quería liberar la lengua y ser el mundo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.