“Estamos perdiendo el país”, afirma Enrique Berruga Filloy

El orgullo nacional también se va difuminando, dice el diplomático.
Su libro tiene un tono de ironía sobre los grandes problemas de México.
Su libro tiene un tono de ironía sobre los grandes problemas de México. (Omar Franco)

México

La más reciente novela del diplomático Enrique Berruga Filloy, la quinta en su bibliografía, es una caricatura: El american dream. La primera sátira mexicana de la era Trump (Planeta, 2017). Al mismo tiempo es una irónica reflexión sobre algunos de los problemas que aquejan a la sociedad mexicana a partir de la idea de la pérdida: la amorosa y la de un país.

“Similar al amor, que no siempre notamos cuando lo vamos a perder, y cuando ya sucedió nos arrepentimos y nos preguntamos qué hicimos mal. Pasa lo mismo cuando nos damos cuenta de que estamos perdiendo el país y no hacemos algo. No sé si haya conciencia colectiva de que al país lo estamos perdiendo.

“Cada día hay más zonas donde se dice que no hay presencia del Estado y no sé si haya suficiente conciencia de que por la vía que vamos estamos perdiendo al país”, explica el escritor a propósito de la novela, una historia que gira en torno a la pérdida amorosa, pero en especial acerca de la posibilidad de que México se convierta en la estrella 51 en la bandera de Estados Unidos.

Y todo ello a partir de asuntos que a los estadunidenses les resultan importantes y que los mexicanos no hemos podido combatir, como la corrupción y la impunidad, así como la identidad extraviada: “Mi impresión es que el orgullo nacional se ha perdido mucho en los últimos 20 años.

“Recuerdo mucho que no nada más los diplomáticos, sino cualquier ciudadano defendía a México en cualquier momento en que salía del país. La novela es una alerta para tomar conciencia sobre lo que debemos hacer al respecto: ¿vamos a dejar que la inercia nos lleve? No estoy claro de cuál es la normalidad del país, si lo es que mueran tantos como ocurre a diario, o que se encuentre un corrupto tras otro entre los políticos. Y lo normal sería que hubiera funcionarios honestos, pero eso ya no sé dónde está”.

El american dream es un libro escrito en un tono irónico, satírico, construido a partir de dos grandes pérdidas, de las más fuertes que se pueden tener como ser humano, a decir de Berruga Filloy: la amorosa y la del país.

“La primera la conocemos muchos, pero la segunda nunca la hemos experimentado. La literatura permite este tipo de licencias para especular sobre escenarios impensables, y uno de ellos sería la posibilidad de que Estados Unidos anexara a México”.

¿Qué tan lejos estamos de esa posibilidad? Berruga responde: “Eso es lo que no sabemos. Por eso mencionaba que es una alerta a partir de la ficción literaria, que sirve para construir escenarios que no nos darán la realidad, ni los académicos o analistas”.