Enrique Krauze: ni dictadura, ni anarquía, soluciones para México

Durante la presentación del libro “La presidencia imperial”, el historiador dijo que la solución a los problemas de violencia e inseguridad que vive México está en la recuperación de un país de leyes.
Enrique krauze, escritor, historiador, editor.
Enrique krauze, escritor, historiador, editor. (Gonzalo Ortuño)

Guadalajara

El historiador Enrique Krauze aseguró que la solución a los problemas de violencia e inseguridad que vive México está en la recuperación de un país de leyes, una democracia que termine por ser federal, republicana y representativa.

“México no puede salir de esta terrible situación de violencia e inseguridad instaurando una dictadura; eso es impensable, nadie lo toleraría: ni un dictador personal ni una dictadura perfecta colectiva.

“La salida de la dictadura introdujo lo que he llamado una paz forzosa: sí, pacificó al país, a sangre y fuego, pero lo pacificó, monopolizando el poder central  con gran brutalidad.”

Durante una conferencia de prensa por el lanzamiento del libro La presidencia imperial (Tusquets, 2014), la primera de la seria Biblioteca Histórica Enrique Krauze, el escritor señaló que una salida a los problemas está en la recuperación del programa de los liberales constituyentes, de los demócratas, de los republicanos mexicanos.

“Ellos tenían el proyecto de un país de leyes, un país de instituciones, donde hubiera división de poderes, donde hubiera jueces independientes y los policías no dependieran del poder, sino de una entidad autónoma y persiguieran el delito de manera independiente y profesional. Ese es el México que debemos ir construyendo en el siglo XXI, porque no tenemos otra alternativa: ni la dictadura, ni la anarquía.”

Al referirse a las manifestaciones que se han desarrollado las últimas semanas, Krauze se refirió a la importancia de la gente joven -generosa y cuya indignación está completamente justificada-, entienda que la indignación, por más emocionante y justificada que sea, no es suficiente.

“Hay que construir algo a partir de esa indignación. Ojalá y la gente joven entienda que no basta el movimiento de protesta, es importante tener un programa sólido, político, y un liderazgo claro. Este movimiento que vivimos en México lo vemos justificado, pero no veo ni articulación, ni programa, ni un liderazgo claro. Corre el riesgo de esfumarse.”

Asimismo, el director de la revista Vuelta criticó la actuación del gobierno mexicano frente a un hecho como la desaparición de los normalistas en Iguala, en particular porque su comunicación careció de “casi de todos los elementos que requería un caso tan dramático”.

“Para empezar tendría que haber sido inmediata, pronta, con la presencia ya no digamos del procurador, del presidente de la república en Iguala, inmediatamente. Hasta el presidente Bush se presentó en Nueva York el 11 de septiembre de aquel 2001, porque tenía que transmitir un dolor, ya no digamos enjuagar una lágrima. Pero si el gobierno permanece encastillado, frío, remoto, ese es un gobierno que no conecta con la gente y eso es causa de un agravio adicional”, aseveró Enrique Krauze.

Con la nueva edición de La presidencia imperial, acompañada de un prólogo inédito, se arrancó la publicación de las Biografías del poder, dentro de la colección Biblioteca Histórica Enrique Krauze.