• Regístrate
Estás leyendo: Encabeza Procesión de Viernes Santo escultura de 1595
Comparte esta noticia

Encabeza Procesión de Viernes Santo escultura de 1595

La imagen de Jesús Nazareno, obra de Gerónimo Rodríguez, se llevó al templo de San José y de inmediato tuvo mucha devoción, al grado de que sus fieles le construyeron una capilla.

Publicidad
Publicidad

La imagen más antigua en la procesión de viernes santo en la ciudad de Puebla, es la de Jesús Nazareno, que se venera en el templo de San José. La hizo un escultor del que sí sabemos su nombre, Gerónimo Rodríguez, que la terminó en 1595, es decir, finales del siglo XVII; es decir: es antiquísima, revela en entrevista el arqueólogo Eduardo Merlo Juárez, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y uno de los impulsores de reiniciar esta celebración católica hace 27 años, en 1991.

Merlo Juárez ha detallado ya que son seis imágenes sacadas de sus templos para la procesión, aunque una de ellas sólo se queda en la Puerta del perdón, en catedral: el Señor de la Expiración, proveniente del ex convento del Carmen.

Y otras de las imágenes son, una del barrio de Analco, fundado por mixtecos y nahuas, el Jesús de las tres caídas, y una virgen de los Dolores, también del templo del Carmen.

Respecto al Jesús Nazareno del templo de San José, el también asesor cultural de la Upaep agrega:

Cuando el escultor la terminó, estaba dándole los últimos toques cuando llegaron los alguaciles o “familiares” de la Inquisición para llevarlo preso por sospechoso de herejía; Gerónimo Rodríguez era portugués, y a los portugueses se les tomaba como supuestos herejes. Se lo llevaron a México y no se supo más de él, pero la escultura se llevó al templo de San José y de inmediato tuvo mucha devoción, al grado de que sus fieles le construyeron una capilla, una de las más hermosas que tenemos en la ciudad; nadie la visita, nadie la conoce, pero ahí está. Incluso su cúpula es la más hermosa de todas las que tiene Puebla: es amarilla y tiene una gran veleta en la punta.

(Cabe recordar que San José, junto con San Miguel, fue uno de los santos patronos de la ciudad).

Ahí surge, explica Merlo, una de las raíces de la procesión que veremos este viernes santo en la Angelópolis:

“Por la devoción que comenzaron a tenerle al Jesús Nazareno, se creó la cofradía de Nazarenos, en 1597, es decir, dos años después de se hizo la imagen, y sus herederos son los Nazarenos que son el alma de la procesión, los que van presidiendo, los encapuchados”.

Es decir, hace apenas 421 años, en una urbe que en este 2018 cumple 487 de haber sido fundada.

Maravillas y milagros

Otra imagen en la procesión de viernes santo en la Angelópolis es la del Señor de las Maravillas, la cual es la más famosa ahorita en Puebla. Antes era la del Nazareno, comenta en entrevista el arqueólogo Eduardo Merlo Juárez.

Detalla: “La leyenda (otra vez la leyenda) dice que el escultor la regaló a la parroquia de San José, pero como ya tenían al Nazareno, la rifaron y se la ‘sacaron’ las monjas de Santa Mónica, quienes pidieron que la colocarán junto a la reja del coro, para que ellas lo pudieran ver, y ahí estuvo”.

Agrega: “Igualmente una leyenda dice que un hombre cayó en la cárcel y su mujer le llevaba todos los días el almuerzo, porque en las cárceles no daban de comer a los presos, se lo tenían que llevar los familiares. Por eso, la esposa iba todos los días a darle de comer y se dio cuenta de que había un preso a quien nadie le llevaba nada, andaba pidiendo un poquito de aquí y de allá; ella se condolió de él y, disimuladamente le llevaba un poquito y lo demás para el marido”.

Salió libre el marido y ella dijo: “Este pobre hombre se va a morir”; entonces le llevaba todos los días el almuerzo. No faltaron los chismes: el marido lo supo, la acechó, le salió al paso cuando llevaba la canasta con los alimentos y le dijo: “¿Qué llevas ahí?” Ella, preocupada, asustada, le dijo: “Flores de maravilla” (florecillas amarillas que se dan en el campo), a lo que él respondió: “¡Qué flores ni qué nada…!” y le arrebató la servilleta que cubría la canasta, y ésta estaba repleta de flores de maravilla, detalla Merlo Juárez.

Entonces, explica el arqueólogo, se explica el apelativo de una de las imágenes más veneradas, si no es que la más venerada en Puebla: “Ella, al ver ese milagro le contó la verdad al marido y los dos fueron ante la imagen del señor para darle las gracias, porque se había aclarado la situación, y esto dio origen al nombre del Señor de las Maravillas”.

Soledad en las calles

Otra de las imágenes en la procesión de viernes santo es la de la virgen de la Soledad, que se venera en su templo, antiguo convento carmelita: es una imagen sevillana, la única que conocemos en Puebla, y de la cual estamos seguros de que lo es, pues así consta en documentos en la catedral: que se trajo de Sevilla a finales del siglo XVII, y llegó aquí en 1704, revela en entrevista Eduardo Merlo Juárez, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Pero, detalla: “Es solamente la cabeza y las manos, porque todo lo demás se arma con un aparato de fierro, que permite colocarle eso, y no se nota que no tiene cuerpo al vestirla”.

La imagen, explica Merlo Juárez “se trajo a petición de un mulato que ahorró y le entregó el dinero al capitán de la flota que iba a España para que se la comprara”.

Sin embargo, precisa: “El capitán lo hizo, pero como tardaba la flota en regresar, le encargó la imagen a las monjas de un convento y cuando la fue a recoger ya no se la quisieron dar las monjas, porque les había gustado. Él no sabía qué hacer, y la leyenda dice que la superiora cayó gravemente enferma y en su delirio oyó la voz de la virgen que le decía: ‘Déjame ir, déjame ir’”.

Eduardo Merlo detalla: “La superiora lo contó a las demás religiosas y dijeron: ‘Pues hay que soltarla, porque eso nos está provocando la enfermedad”; y se le dieron al capitán que la trajo a Puebla. Y se armó en una ermita que se convirtió en un convento de monjas carmelitas”.

Sobre esta imagen explica: “También es de vestir, y también se le pone el traje negro, propio de la virgen de los Dolores, con bordes dorados y un manto muy largo que debe cubrir las andas o la base donde se le va transportando”.

Finalmente Eduardo Merlo Juárez comenta sobre la actual veneración a las imágenes que veremos en las calles de la Angelópolis este viernes santo:

Por lo menos el Señor de las Maravillas y el Nazareno de San José tienen fama de milagrosos. La gente llena el templo de la Avenida 5 de Mayo todos los días; los “milagritos”, como les decimos a los ex votos, hechos de metal o de cualquier otro material, llenan completamente la urna donde está y el templo, por lo que los tienen que retirar constantemente porque son demasiados: la gente lo sigue teniendo como milagrosos.

El camino de la procesión

La procesión de este viernes iniciará a las 11:30 horas: saldrá del atrio de catedral, donde serán reunidas seis imágenes, cinco de las cuales forman parte del recorrido y una se queda en la Puerta del perdón.

A las 12 horas, el arzobispo Víctor Sánchez dará un primer mensaje: la marcha irá, entonces por la Avenida 16 de septiembre hasta el Zócalo, continuará por la Avenida Juan de Palafox y dará vuelta hacia la Calle 2 Norte, para llegar a la Avenida 4 Oriente, de donde irá hasta la Calle11 Norte hasta la esquina de la Avenida Reforma, donde habrá un segundo mensaje arzobispal.

La procesión regresará por la Avenida Reforma hasta el Zócalo, seguirá por la Avenida 16 de Septiembre y volverá a catedral, donde el arzobispo Víctor Sánchez dará la bendición y la concesión de la indulgencia plenaria.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.