• Regístrate
Estás leyendo: En San Miguel de Allende, "Buen Fin" de jazz y blues
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 20:27 Hoy

En San Miguel de Allende, "Buen Fin" de jazz y blues

El pianista neoyorquino Geoffrey Keezer, en dueto con la cantante canadiense Gillian Margot, será el plato principal internacional.

Publicidad
Publicidad

José Juan de Ávila

Al Festival Internacional de Jazz & Blues de San Miguel Allende, Guanajuato, irónicamente le tocó improvisar este año, como al buen jazz, para llegar a su vigésima segunda edición. Su recinto tradicional, el Teatro Ángela Peralta, cerró de sorpresa en agosto pasado por remodelación, y el aforo de la sede provisional, el Centro Cultural Ignacio Ramírez El Nigromante, será de la mitad. Además, la caída del peso ante el dólar, no solo por el triunfo de Donald Trump, pone a sus organizadores contra las cuerdas.

No obstante, habemus festival. El pianista neoyorquino Geoffrey Keezer, con más de una veintena de discos y dos veces nominado al Grammy, será el principal invitado del ámbito internacional, en dueto con la cantante canadiense Gillian Margot. Al quite, por México, saldrán el pianista Alex Mercado y su trío.

Antonio Lozoya, director del festival, bajista, productor y arreglista, destacó la primera participación en el festival de Alex Mercado, acompañado por Agustín Bernal (bajo) y Gabriel Puentes (batería), quienes abrirán el 16 de noviembre la serie de conciertos estratégicamente pensados para realizarse en el fin de semana largo, que concluye justo el domingo 20, aniversario de la Revolución.

“Nos da mucho gusto contar por primera vez con Alex Mercado, cuyo trío es uno de los más sólidos del jazz en el país. Su trayectoria es impresionante. Y, de verdad, nos da mucho orgullo abrir con un grupo de jazz mexicano, porque México está listo para presentar el mejor jazz en cualquier parte del mundo. Y una prueba será el concierto de Alex Mercado”, dijo Lozoya al anunciar el festival.

El promotor cultural abonó al respecto que el jazz tuvo entre sus impulsores a mexicanos en sus orígenes y citó al investigador belga Luc Delannoy y su libro ¡Caliente! Una historia del jazz latino. “El jazz proviene de la fusión de la música europea, de la africana y de la latina. Nos falta investigar más de nuestra historia y de lo que ha producido México. Muchos de los maestros precursores del jazz en el sur de Estados Unidos eran de origen mexicano. Eso poca gente lo sabe”, dijo Lozoya en entrevista.

En ese sentido, planteó la necesidad de arriesgarse más por el jazz mexicano y llamó a invertirle para su mayor difusión. Añadió que el festival se lleva a cabo en el llamado Buen Fin (el fin de semana largo por el aniversario de la Revolución) para que la gente pueda viajar a San Miguel de Allende. “Es un Buen Fin de jazz. Al jazz hay que consumirlo, en lugar de comprarse una nueva televisión, mejor que la gente se dé una vuelta por San Miguel y va a tener una experiencia extraordinaria”, exhortó el guitarrista.

El blues también tendrá su día en San Miguel de Allende. El jueves 17 se presentará Whitney Shay, “una cantante explosiva que transforma el escenario en una fiesta permanente de principio a fin”, según Lozoya. La californiana ha sido nominada en los San Diego Music Awards en categorías de Mejor Artista de Blues y Mejor Show en Vivo, además de que su primer material, Soul Tonic, fue nominado como Mejor Álbum de Blues.

También participarán el grupo neoyorquino People vs. Larsen, con Tom Larsen (guitarra y voz), Spencer Murphy (bajo) y Jordan Rose (batería), que mezclan blues, jazz y rock.

En el cierre, el grupo San Miguel Jazz Cats, dirigido por Lozoya, con Jaime Valle (guitarra) y Víctor Monterrubio (batería), rendirá un tributo al músico pop Billy Joel, por la influencia que tuvo del jazz y del blues.

Además se hará un homenaje al guitarrista canadiese Ken Basman, fallecido este año y amigo del festival de San Miguel, su ciudad adoptiva. Toda la programación está en www.sanmigueljazz.com.mx.

Urtusástegui también reconoció cómo afecta al festival la caída del peso frente al dólar. “No solamente ahora con Trump. Firmamos contratos y cuando llega noviembre y tenemos que pagar ya bajó el peso otra vez. Hemos tenido conciertos con lleno total y gente afuera, pero salimos con números rojos. No obstante, poder mantener en esas condiciones todos estos años el festival nos ha posicionado en el ámbito internacional. Eso nos puso en el mapa mundial del jazz”, señala la también músico.

Lozoya señaló con beneplácito que, a pesar de los problemas que enfrentan para mantener el festival con ese nivel de artistas, desde hace tres años la Unesco los incluye en su lista de festivales de todo el mundo en los festejos del 30 de abril, Día mundial del jazz.

“Que nos publique la Unesco va haciendo un eco tremendo”, dice con orgullo el bajista.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.