• Regístrate
Estás leyendo: En riesgo negocios culturales por obras mal planeadas
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 01:19 Hoy

En riesgo negocios culturales por obras mal planeadas

Los propietarios de El Caracol Nodo Café y de la librería El Astillero, señalaron que el ayuntamiento les ofreció incentivos debido a los problemas que les han causado los trabajos en la Morelos.

Publicidad
Publicidad

Un verdadero viacrucis sufren los socios de los negocios establecidos sobre la avenida Morelos, mismos que desde el pasado 12 de marzo vieron cómo se cerró la vialidad para retirar la carpeta asfáltica sin que se avance en la obra que pretende establecer un corredor semipeatonal.

En ese sentido los propietarios de El Caracol Nodo Café y de la librería El Astillero, indicaron que a dos semanas de que se rompió la calle, las acciones del ayuntamiento de Torreón ponen en riesgo la viabilidad de los negocios con acciones que parecen deliberadas.

Ruth Castro, representante de El Astillero Librería, indicó que las autoridades habían definido[OBJECT] un plan de trabajo donde explicaron que intervendrían la calle hasta el mes de julio, situación que se aprovecharía porque es un mes donde bajan la ventas. Así dispusieron su agenda cultural y para el mes referido realizarían acciones especiales.

"En julio íbamos a cerrar, haríamos inventario, íbamos a aprovechar para hacer unos arreglos en un piso que se quebró porque ese era el plan y el calendario que se acordó con el ingeniero en las obras y lo que habíamos hablado. De repente sin decir que se daría un movimiento en el tiempo acordado llegaron, cerraron, quitaron la primera capa de la carpeta asfáltica".

Fue el sábado 12 de marzo por la mañana cuando de manera abrupta llegó un trabajador avisando que iniciaría la intervención, refirió Germán Cravioto, socio de los negocios referidos.

Los jóvenes mencionaron que otros locatarios que pertenecen al Consejo Morelos han mencionado que el ayuntamiento ofreció incentivos para paliar la situación. No obstante los locatarios hablan de una burocracia morosa e inútil.

"La misma Salma Chaul que tiene su zapatería en la Morelos y Rodríguez, dice que te dan un apoyo de 300 pesos pero te cuesta 300 vueltas al ayuntamiento, es como un peso por vuelta. Dicen que hay un plan de incentivo donde se te pide el número de placa para los tarjetones para no pagar parquímetro en las otras cuadras".

"Nos dijeron que podían darnos las licencias (de funcionamiento) de este año, podrían hacer un descuento o condonar el predial de este año aunque nosotros no somos los dueños de los locales, yo les dije a los dueños para ver si se podía tomar a cuenta de renta y me dijeron que ellos ya habían pagado este año", indicó Ruth Castro.

El regateo de los incentivos ha llevado a pensar a los locatarios que no se trata de un favor sino de una responsabilidad, que no asume el ayuntamiento como responsable de las afectaciones que ocasiona a los locatarios que mantienen la vialidad completamente destrozada y clausurada.

"Debería haber mayor interés y que dijeran 'Yo sí quiero que aguanten, aquí están las obras y sí nos vamos a tardar un poquito pero ¿qué hago para que realmente resistan?' porque sí han tronado a mucha gente", apuntó la propietaria.[OBJECT]

Por su parte Germán Cravioto precisó que ya han pasado 2 semanas y no saben si se contarán dentro de las 8 semanas que se programaron para poder reestablecer la circulación.

"Vinieron, rompieron y se fueron. Si no quieren reconocer que hay desorden e ineficiencia entonces a qué le podemos atribuir este proceder. Justo donde tenemos una actividad mensual donde ponemos dos mercaditos, justo cierran e interrumpen la dinámica, es posible que no tengan sensibilidad y no se den cuenta pero parecen acciones deliberadas".

A pesar de que estos negocios tienen clientes asiduos debido a que paralelo al comercio se realiza una oferta cultural, Cravioto indicó que al vender al menudeo las ventas se han caído pues no resulta atractivo caminar en un sitio que parece un campo minado y donde no se reporta trabajo de obra pública.

"Qué concepto de acelerar la obra tienen cuando intervienen 2 días y se van. Si no tienen capacidad para continuar no las empiecen porqué se interviene la vía pública, ahí tienen una pila de asfalto tapando una parada de camiones y le tapan la entrada principal a un templo, pero tú dejas 5 kilos de escombro un día y medio afuera de tu negocio, vienen y te multan pero con la constructora eso no es posible", concluyó Germán Cravioto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.