• Regístrate
Estás leyendo: En la música necesitamos resistencia: Gustafsson
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 13:51 Hoy

En la música necesitamos resistencia: Gustafsson

“El mundo está fuera de balance y, con suerte, este arte puede devolver algo de cordura”, dice el prestigiado saxofonista sueco.

Publicidad
Publicidad

Xavier Quirarte

En una entrevista con Mats Gustafsson para la revista The Quietus, Stewart Smith afirmaba en 2013 que “Boot!, el poderoso nuevo álbum de los jazz punks escandinavos The Thing, es una bestia pesada, pesada. Equivalente sónico de Hulk en una batalla con Godzilla, brota de las bocinas en una masa hirviente de un saxofón bajo derretido, un peludo bajo sucio y una tarola-ametralladora”.

Estas descripciones, que ponen los pelos de punta a los puristas, son las que atraen a los seguidores del trío conformado por el saxofonista Mats Gustafsson, el contrabajista Ingebrigt Håker Flaten y el baterista Paal Nilssen-Love. The Thing, una de las cartas fuertes del festival Nicho, se presentará el viernes a las siete de la noche en el Centro Cultural de España, en una sesión que incluirá al dueto de Lori Goldston-Lefcutter John y al grupo My Krophonie.

Nacido en 1964 en Umea, Suecia, Gustafsson es uno de los representantes más destacados de la música improvisada. Lo mismo ha hecho proyectos con Sonic Youth que con Jim O´Rourke, Barry Guy, Otomo Yoshihide y Ken Vandermark. Entre sus grupos destacan, además de The Thing, FIRE! y Swedish Azz. Participante en más de 200 discos, ha colaborado en proyectos de danza, teatro, artes plásticas, poesía y músicos de rock, electrónica, noise y lo que se le ponga enfrente.

Gustafsson dice a MILENIO por correo electrónico que descubrió la trascendencia de la música improvisada: “En cuanto entendí la importancia de la música, cuando empecé a ver y escuchar la conexión que existía entre todo: música, arte, poesía, vida… Todo estaba ahí. La música improvisada parecía ser una forma y una herramienta muy lógica para manejarlo todo”.

Una figura importante en su formación fue el guitarrista británico Derek Bailey, a quien recuerda “por supuesto por la música… nada es más hermoso que una pieza de Bailey solo. ¡Y su sorprendente personalidad! Todavía lo extraño. Fue una gran inspiración. Es el músico que realmente cambió toda la escena musical, así como la forma en la que pensaba sobre ella”.

Igualmente habla con afecto sobre el saxofonista estadunidense Steve Lacy. “Era sorprendente, como ser humano y como músico. También se inspiraba mucho en la literatura y la poesía, que también es muy importante para mí. Derek y Steve… son realmente los músicos más sorprendentes que hayan existido cuando tocaban únicamente con su instrumento y también eran grandes improvisadores en situación de grupo”.

¿Qué piensa sobre la música improvisada actual?

La música y el arte que cuestionan las cosas siempre serán válidos. La música y el arte te hacen pensar, te hacen tocar, te hacen actuar. Esto siempre será necesario, ahora más que nunca. Necesitamos resistencia en el arte, la música y la vida, música que cree algunas fricciones. El mundo está fuera de balance, como todos podemos ver y escuchar. Con suerte la música puede devolver algo de cordura. Siempre necesitaremos cierta cantidad de misterio alrededor; cosas que no puedan ser explicadas, eso también contraatacará la estupidez.

¿Encuentra que la música improvisada se mueve cada vez más hacia otras áreas del arte?

Si eres abierto y curioso… Siempre se ha movido hacia otras formas de arte. Debe hacerlo, de maneras diferentes todo el tiempo. En esta música necesitamos explorar, investigar para sobrevivir. No hay de otra. No me interesa complacer, no me interesa entretener a la gente. Quiero que la gente escuche, piense y, a la larga, ¡que actúe! Para mí es una manera más inspiradora trabajar con poesía, danza, teatro, artes visuales, artes conceptuales, que hacer música únicamente. ¡Hay tantas cosas por encontrar! ¡Todo está ahí para atraparlo!”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.