Empleados del Trompo Mágico denuncian despidos irregulares

64 han interpuesto un recurso legal ante los juzgados federales con el objetivo de ampararse ante las amenazas de perder sus empleos.
Los empleados del Trompo Mágico manifiestan acoso laboral, discriminación, inequidad y violencia psicológica.
Los empleados del Trompo Mágico manifiestan acoso laboral, discriminación, inequidad y violencia psicológica. (Arllete Solano)

Guadalajara

“Tenemos que ir”, responden resignados los empleados del Museo Trompo Mágico ante la inminente cita a la que se sienten obligados a acudir este próximo lunes 1 de diciembre a partir de las 10:00 horas hasta que concluya el proceso de despido masivo, informaron ayer por la tarde un grupo de trabajadores y su representante sindical Adriana Guadalupe Albarrán.

De 187 empleados que conforman la plantilla laboral de la institución, 64 han interpuesto un recurso legal ante los juzgados federales con el objetivo de ampararse ante las amenazas de perder sus empleos. Esto derivado del decreto con el que el Trompo Mágico pasa de ser museo interactivo que depende de la Secretaría General de Gobierno a convertirse en un órgano público del Sistema DIF Jalisco.

Los empleados del Trompo Mágico manifiestan acoso laboral, discriminación, inequidad y violencia psicológica. Desde el inicio de la administración han notado el detrimento de las actividades y en consecuencia, la baja de asistencia de público. Por otra parte han padecido retraso en el pago de la quincena de diciembre, en los retroactivos del incremento anual y no fueron informados del cambio en la figura jurídica del museo, de hecho se enteraron por la prensa, subraya Albarrán.

Guías, talleristas, personal de intendencia, técnicos especializados, electricistas, encargados de mantenimiento, algunos hasta con 14 años laborando en el museo, temen firmar la renuncia y perder sus beneficios y estabilidad laboral. Una vez dados de baja de la Secretaría General de Gobierno serían adjudicados bajo términos aún desconocidos a la nómina del DIF y a 30 de ellos se les ha advertido que sus puestos tienen un estatus de sobresueldo y serán reajustados hasta con tres mil pesos menos de su salario actual, asegura Albarrán.

La también empleada, dice que Lucina González Bermúdez, coordinadora del área jurídica es la persona que reproduce amenazas y acciones para intimidar al grupo y asegura que hay testigos de que González Bermudez profiere advertencias textuales como “si seguimos esto, a la señora Adriana le van a dar un escarmiento”, señaló la representante del sindicato de trabajadores.

La cita es el lunes y han sido advertidos oralmente que se abstengan de llevar teléfonos celulares, representantes legales o sindicales, que deberán acudir o perderán su contrato y deberán permanecer hasta que concluyan con los trámites correspondientes .