• Regístrate
Estás leyendo: Emiliano Zapata, el héroe revolucionario más venerado
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 21:30 Hoy

Emiliano Zapata, el héroe revolucionario más venerado

El Caudillo del Sur es uno de los personajes más queridos por la mayoría de los mexicanos, el que cuenta con más monumentos en el país y al que se le rinden más homenajes.

1 / 5
Publicidad
Publicidad

Leticia Sánchez Medel

Emiliano Zapata es actualmente uno de los personajes más recordados y más queridos por la mayoría de los mexicanos, en especial, por la población inconforme, descontenta con el estado de cosas en México. Es uno de los héroes que cuenta con más monumentos en el país, y al que se le rinden más homenajes al año. Este 8 de agosto se cumplen 136 años del natalicio de uno de los iconos mundiales de la lucha contra la injusticia a nivel global.

“A lo largo del siglo XX, Zapata se convirtió en el símbolo de la lucha campesina, de la lucha por la tierra y por la justicia. A finales del siglo pasado con la irrupción neo zapatista chiapaneca, su ideario se transformó en una bandera de lucha social, en un emblema de los movimientos rurales mexicanos y latinoamericanos”, dice el doctor Felipe Ávila Espinosa, especialista en el zapatismo y académico del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM).

El Caudillo del Sur, asegura uno de los máximos estudiosos de la Revolución y de la figura de Emiliano Zapata (Anenecuilco, Morelos, 1879- Chinameca, 1919), es uno de los héroes más venerados y más sentidos como suyos por parte de la población más pobre del país: por lo campesinos, los indígenas, los ejidatarios y los movimientos sociales.

“Por eso no nos extraña que buena parte de las luchas sociales que se han organizado en México, en los últimos 100 años, hayan adoptado a Emiliano Zapata como a un estandarte, como a uno de sus símbolos emblemáticos. Esto significa que el caudillo revolucionario sigue teniendo una enorme vigencia: sigue siendo recordado y querido”.

Para muestra, un botón. El historiador explica que en las redes sociales del INEHRM, cuando se sube un Twitter o algún mensaje en Facebook con un tema relacionado con Emiliano Zapata, los lectores se multiplican. “Así que esa reacción que dispara el interés por el héroe de la Revoluciono se puede medir de forma tangible. Los jóvenes quieren saber más sobre él que sobre otros héroes de la historia de México, con lo que se confirma que el Caudillo del Sur sigue siendo muy popular”.

Símbolo de la lucha campesina

Emiliano Zapata es uno de los personajes más importantes de la historia de este país, ya que gracias al movimiento que encabezó, la Revolución mexicana no fue solamente un cambio político en el gobierno federal, asegura Ávila Espinosa.

“De no haber sido por el zapatismo, la Revolución habría concluido con la derrota de Porfirio Díaz y el ascenso a la presidencia de la República de Francisco I. Madero. El zapatismo puso el acento en que tenía que ser una revolución social, con transformaciones económicas y sociales fundamentalmente, pero sobre todo que tenía que resolverse el problema de la tierra. El zapatismo le imprimió un contenido social a la Revolución mexicana”.

Sin el zapatismo y el movimiento agrario que trascendió fronteras, afirma el historiador, la Revolución mexicana no podría llamarse revolución. Habría sido nada más una revuelta política que habría cambiado a los gobernantes del país, pero no hubiera significado transformaciones sociales, económicas, políticas y culturales como finalmente ocurrió: “creo que ese es el mérito de Emiliano Zapata”.

La veneración a Emiliano Zapata la iniciaron sus enemigos

El culto a Emiliano Zapata comenzó muy pronto. Corría el año de 1923 cuando el candidato presidencial, Plutarco Elías Calles, jefe Máximo de la Revolución del grupo vencedor de la lucha armada, fue al cementerio de Cuautla donde estaban sepultados los restos del Caudillo del Sur, explica el doctor en Historia.

“Ahí Elías Calles declaró una cosa que podría parece un poco inverosímil: dijo que el programa agrario de Zapata era el suyo, que lo reivindicaba, que lo asumía como propio. Y esto es muy paradójico porque Calles era parte de ese grupo que lo asesinó, que luchó contra ellos de una forma brutal y sanguinaria. Pero una vez que estuvo en el poder se dio cuenta de la legitimidad de la lucha y de la figura de Emiliano Zapata y trató de apropiársela".

El investigador indica que todo comenzó cuando Álvaro Obregón (Sonora, 1880- Ciudad de México, 1928) llegó al poder, después de derrotar a Venustiano Carranza en la Rebelión de Agua Prieta. Una de las alianzas fundamentales que hizo fue con los sobrevivientes del zapatismo. Con Gildardo Magaña, quien había sido elegido por los propios zapatistas como el sucesor de Emiliano Zapata y con Genovevo de la O, otro de los más emblemáticos generales zapatistas.

Obregón hizo alianza con ellos y durante su gobierno se constituyó el Partido Nacional Agrarista que estuvo encabezado por otro de los ideólogos del zapatismo, Antonio Díaz. Ahí se vio cómo la fracción sonorense, que fue realmente la triunfadora de la Revolución, se dio cuenta de la utilidad política que podría tener el hecho de reivindicar la causa agrarista.

Este fue un esfuerzo que continuaron los siguientes gobiernos posrevolucionarios. A lo largo del siglo XX, todos los presidentes de la República fueron al menos, una vez, durante su gobierno, a rendirle homenaje a Emiliano Zapata. A veces A Cuautla, otras tantas a Cuernavaca, y otras más a las diversas estatuas ecuestres erigidas en honor del Caudillo del Sur.

De esa manera, los sonorenses y los gobiernos herederos de la Revolución se apropiaron durante buena parte del siglo XX de la figura histórica de Emiliano Zapata.

Monumentos y homenajes

No hay un número preciso sobre los monumentos erigidos en honor a Emiliano Zapata, pero muchas de las capitales y de las principales ciudades de la República tienen algún monumento o alguna estatua zapatista y casi todas las ciudades tienen una o varias calles con su nombre.

El doctor Rafael Hernández Ángeles, subdirector de evaluación del INEHRM, dice que las fotos del acervo que pertenecieron al periódico El Nacional, dan cuenta de la evolución de este culto a Emiliano Zapata.

“A Zapata se le conmemora en la fecha de su fallecimiento el 10 de abril de 1919; en la de su natalicio, el 8 de agosto de 1879; pero también cuando se conmemora la Ley Agraria, el 6 de enero, porque se le reconoce como el caudillo de las luchas agrarias”.

El 12 de abril de 1919 después de haber estado dos días exhibido en el palacio municipal de Cuautla, los restos fueron enterrados en el panteón del municipio, ahí se le hizo el primer monumento de carácter funerario. Luego le erigieron otro, 13 años después en la Plaza de la Revolución del sur, donde aparece Zapata erguido sosteniendo el Plan de Ayala, en Cuautla.

A partir de ese momento empiezan las conmemoraciones. Primero fueron de carácter local: solo acudía el presidente municipal y algunos veteranos de la Revolución. Pero con el paso del tiempo se fue convirtiendo en una efeméride nacional, sobre todo en la época del general Lázaro Cárdenas, cuando se da el reparto agrario.

Se empiezan a levantar monumentos de Zapata en todo el país. “Se puede especular que hay unos 300 en todo el país, bustos humildes en plazas públicas, hasta los grandes monumentos ecuestres. En Chinameca, la hacienda donde fue asesinado, se le representó montando un brioso caballo”.

En la década de los 30 en las conmemoraciones que evocaban a la figura de Zapata, se observaban a numerosos campesinos veteranos de la Revolución zapatista que estaban al pie del caballo del valiente general. Sus homenajes primero fueron fiestas populares, con flores, cohetes, rezos y lágrimas. Después se volvieron oficiales, un político dando un discurso, al lado de una corona fúnebre.

“Actualmente las conmemoraciones han cambiado, ahora a través de los medios de comunicación y de la redes sociales, se da fe de los diferentes homenajes que la sociedad le rinde a Zapata, el pueblo que sigue recordando a este gran héroe al que han recuperado”, subraya.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.