• Regístrate
Estás leyendo: Elisa Carrillo y el ballet de la Ópera de Berlín. Dos estrellas del futuro en Bellas Artes
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 20:01 Hoy

Elisa Carrillo y el ballet de la Ópera de Berlín. Dos estrellas del futuro en Bellas Artes

Su espectáculo con piezas clásicas y novedosas coreografías se presentará en la Ciudad de México y de forma gratuita en Toluca, Texcoco y Chimalhuacán

1 / 3
Publicidad
Publicidad

Laura Cortés

Cada vez que Elisa Carrillo (Texcoco, Estado de México, 1981) baila en un escenario se comprueba lo tantas veces dicho: “el ballet es la perfección transformada en arte”. Este año, la primera bailarina del ballet de la Ópera Estatal de Berlín (Staatsballet Berlin) vuelve a México para presentar, por quinta ocasión, la gala Elisa y amigos. La edición 2016 promete superar a las anteriores, además de ser singular en diversos sentidos.

Las cuatro funciones del programa Elisa y amigos serán las primeras que la bailarina ofrezca desde que se convirtió en madre, el pasado 16 de abril, cuando nació Maya Elisa Kaniskin Carrillo.

Aunque la maternidad ha significado un gran cambio en su vida, y lógicamente en su cuerpo, gracias a la férrea disciplina que caracteriza su carrera la ejecutante no ha descontinuado su entrenamiento. A poco más de tres meses del parto asegura estar lista para volver a los escenarios. “Siempre doy lo mejor de mí y esta vez no será la excepción”, dice en entrevista telefónica desde Berlín, a solo unos días de viajar a México acompañada de su esposo Mikhail Kaniskin, primer bailarín de la Ópera de Berlín, y de algunos de los artistas que integran las más prestigiosas compañías de ballet del mundo, entre los que se encuentran Lyubou Andreyeva, solista del Boris Eiffman Ballet; Iana Salenko, primera bailarina del Royal Ballet; Josua Charles René Hoffalt, solista de la Opera de París, y Nicoletta Manni, primera bailarina de la Scala de Milán.

Elisa Carrillo “presume” el programa que logró para esta edición con el apoyo del Staatsballett Berlín: “Además de piezas clásicas, ejecutaremos una coreografía del director de mi compañía, el español Nacho Duato, y otra de uno de los creadores más reconocidos en la actualidad, el alemán Marco Goecke. Son obras que nunca se han visto en México y que me enorgullece traer a mi país”, dice quien ha sido considerada una de las 100 mujeres más poderosas del mundo, según la revista Forbes.

La gira de Elisa Carrillo y amigos incluye tres presentaciones en el Estado de México. La bailarina destaca que en éstas, la entrada será completamente gratuita porque el propósito es fomentar el ballet en la entidad y lograr que el arte sea así accesible a un mayor número de personas.

Las funciones se inician el 5 de agosto en el Teatro Morelos, en Toluca. Continuarán al día siguiente en Texcoco, en el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario. Aunque en muchos casos se cumple el dicho de que nadie es profeta en su tierra, no es así con Elisa Carrillo. Su éxito entre los texcocanos es incuestionable: así lo muestran las extensas filas que por horas están dispuestos a hacer quienes desean adquirir alguna de las mil 200 localidades con que cuenta el auditorio que lleva su nombre.

Por segunda ocasión, la gala se realizará en Chimalhuacán, municipio mexiquense con altos índices de violencia e inseguridad, esta vez en un teatro recientemente inaugurado con capacidad para mil 700 personas. A decir de la bailarina, las autoridades locales se han mostrado muy interesadas en acercar este tipo de manifestaciones artísticas a la población. Finalmente, la breve gira culminará el 13 de agosto en el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México.

¿Cómo te ha cambiado profesionalmente la maternidad?

Estoy muy contenta. Mi ritmo de vida, un ritmo de locura, de hacer miles de cosas, no ha cambiado. Como todas las mamás siento el cansancio por levantarme a medianoche para cuidar de mi hija, pero estoy tan feliz que no me pesa. Me reincorporaré oficialmente a la compañía a finales de agosto, cuando inicie la nueva temporada en Europa.

Mientras tanto, esperé unos días después del parto para empezar a entrenar, con mucho cuidado para no lastimarme. Por supuesto no ha sido fácil, porque físicamente he cambiado. Uno no se siente igual. Es una lucha diaria con tu cuerpo, pero estoy segura de que todo va a llegar a la normalidad, solo hay que darle tiempo. Ahora ya estoy entrenando como mínimo tres horas diarias. Mi esposo y yo nos hemos organizado para entrenar mientras nuestra hija duerme. Ha cambiado mi disciplina, estoy todavía más concentrada porque tengo que ser igual de profesional pero debo lograr en tres horas lo que antes tal vez hacía en ocho. No puedo permitirme desaprovechar el tiempo. Por otra parte, debo ser más cuidadosa y no ejercitarme en exceso porque eso podría afectarme. Es necesario encontrar el balance. Pero estoy muy motivada por mis presentaciones en México y quiero estar en la mejor condición para la gala porque voy a ofrecer lo mejor de mí. Siempre doy lo mejor de mí.

En esta edición de la gala destacan dos coreografías nuevas, ¿cuál es la importancia de presentar piezas de Nacho Duato y Marco Goecke?

Es la quinta edición de esta gala que presento desde hace cinco años, y yo quería hacer un programa diferente. En anteriores ocasiones presentamos una gala de estrellas pero yo quería algo especial, también por ser el Año Dual México-Alemania. Mi sueño ha sido llevar a México aunque sea una parte de mi compañía, que es como mi familia aquí en Alemania, por lo que esta vez me acompañaran algunos bailarines del Staatsballet Berlin.

Así como en la medicina o en la tecnología siempre hay novedades, podemos decir que en la danza, entre lo más innovador, están las obras de Nacho Duato y Marco Goecke. Marco es uno de los coreógrafos más reconocidos y cotizados en la actualidad, de él bailaremos And the sky on that cloudy old day (Y el cielo sobre ese viejo día nublado). El énfasis corporal está en el torso de los bailarines, es algo muy moderno que no se ha visto en México. La gala terminará con Arcangelo, una pieza de Nacho Duato con música de Arcangelo Corelli y Alessandro Scarlatti, seremos ocho bailarines en escena. Es una coreografía muy significativa para mí porque fue la primera que bailé cuando llegué a Berlín y porque siempre había admirado a Nacho y había querido trabajar con él.

Este ballet tampoco se ha visto en México. Hace muchos años, Nacho participó con otra pieza en el Festival Cervantino, cuando todavía era director en España. Ahora dirige el Staatsballet. Así es que esta será una gala diferente, una mezcla de coreografías donde el público podrá apreciar diferentes estilos: clásico, moderno y contemporáneo.

Como cada año, te presentarás en el Estado de México…

Mi estado ha apoyado todos mis proyectos y mi interés por difundir la danza. En esta ocasión la gala se presentará por primera vez en Toluca, en el Teatro Morelos. Después, como cada año, estaremos en Texcoco. Por segunda ocasión realizaremos una función en Chimalhuacán.

¿Cómo ha sido la experiencia de presentarse en un municipio como Chimalhuacán, donde al parecer no hay tantas oportunidades de presenciar una gala de ballet?

Por parte de las autoridades municipales de Chimalhuacán hay mucho interés en ofrecer actividades culturales a la población, y eso es algo que yo comparto. Para mí es muy importante llevar el arte a cualquier círculo. Mi intención es que la gente se contagie de la belleza de la danza. Hay muchas personas que dicen que no les gusta el ballet cuando la realidad es que lo dicen porque nunca lo han visto. La función del año pasado fue muy especial. Con la gala se inauguró un teatro en Chimalhuacán. La entrada fue gratuita, lo que automáticamente abrió las puertas a personas que de otro modo no tendrían oportunidad de asistir. Fue una aproximación no solo a la danza sino a todas las artes. Después de nuestra presentación recibimos en la Fundación Elisa Carrillo correos electrónicos donde nos contaban como la gala les “había tocado el alma” o incluso “les cambió la vida”. Fue muy conmovedor. Cuando nos presentamos en un lugar como Bellas Artes el público ya sabe qué esperar y cómo se va desarrollando una gala de ballet. En Chimalhuacán no sabíamos cómo iba a reaccionar la gente. Se trata de un público diferente que aunque tal vez no sepa en qué momentos es oportuno aplaudir, si es receptivo y se va compenetrando con lo que está viendo.

¿Cuáles han sido los avances de la Fundación Elisa Carrillo por fomentar el interés en la danza?

Además del compromiso de mostrar en México lo que está pasando en el mundo de la danza, la fundación nació en 2013 para apoyar a los niños y niñas con talento. En este sentido si ha habido logros y estamos impulsando a quienes seguramente destacarán en el futuro. Por cierto, en la gala participarán dos nuevos talentos mexicanos, integrantes del Stuttgart Ballet, Rocío Alemán y Pablo von Sternenfels. Estoy muy orgullosa de presentarlos en Bellas Artes. Son las estrellas del futuro.

Me he dado cuenta que la gente empieza a interesarse más en la danza. Los padres están más dispuestos a apoyar a sus hijos y a enviarlos a escuelas de ballet y eso es muy importante. Yo vengo de una familia humilde y todo empezó porque me gustaba el ballet y mis padres decidieron apoyarme.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.