'El Cascanueces' va por su temporada 16 en el Auditorio

A cargo de la Compañía Nacional de Danza, El Cascanueces ofrecerá diez funciones con ochenta bailarines en escena en el escenario del Auditorio Nacional.
En El Cascanueces, la coreografía es de Nina Novak, basada en la original de Ivanov.
En El Cascanueces, la coreografía es de Nina Novak, basada en la original de Ivanov. (Especial)

Ciudad de México

Dice el director artístico de la Compañía Nacional de Danza que un clásico es intocable, como es el caso de El Cascanueces, que tiene 200 años de haberse escrito como relato, 125 de haberse presentado por primera vez como ballet en San Petersburgo; 36 de presentarse en México, 16 de los cuales han sido sobre el escenario del Auditorio Nacional.

TE RECOMENDAMOS: Alonso Ruizpalacios, del cine a la ópera contemporánea

Sin embargo, Mario Galizzi —quien llegara al frente de esta compañía en abril pasado— explica que sí ha hecho algunos cambios en esta coreografía clásica: “las modificaciones han sido exclusivamente para los primeros bailarines, es un nivel de exigencia más técnico. Si bien las coreografías se respectan porque es la lógica, todo avanza, la técnica es más competitiva hoy, entonces digo 'no nos conformemos con un doble deux, dos veces doble. Ese es el reto”.

La maestra de la CND, Tihui Gutiérrez, explicó también que para esta versión se añadió un fragmento de música que no se tenía y que Galizzi aportó al montaje; además de ello se tienen entre cinco y seis diferentes parejas de los roles principales para las diez funciones que ofrecerá El Cascanueces en el Auditorio Nacional.

Ochenta bailarines en escena, entre los cuales se encuentran niños y jóvenes de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea y la Academia de la Danza Mexicana del INBA.

La batuta del maestro Srba Dinic dará vida a la música del compositor Piotr Ilich Tchaikovsky, a través de los más de 70 integrantes de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes.

La pieza está dividida en dos actos y narra la historia de Clara, niña que en vísperas de Navidad recibe de su padrino un cascanueces con figura de soldado, objeto que provoca la envida de su hermano Fritz. La figura de madera cobra vida y se desata un sinfín de aventuras.

La obra forma parte del repertorio de la Compañía Nacional de Danza desde 1980, cuando la presentó por primera vez en el Auditorio Luis Elizondo de Monterrey. En la Ciudad de México fue estrenada en el Palacio de Bellas Artes el 2 de diciembre de 1980 y desde entonces cada año es escenificada.

“Interpretar el Hada del azúcar es muy difícil, es mucho más fácil interpretar un rol donde es un personaje, pero cuando entramos al mundo fantástico es un reto histriónicamente tremendo, porque es, justamente, meterse al universo de la fantasía, además técnicamente es muy difícil como todas las coreografías clásicas de Petipa. Es como una radiografía de la técnica y de los pasos más difíciles”, explicó Tihui Gutiérrez. 

En El Cascanueces, la coreografía es de Nina Novak, basada en la original de Ivanov. Para esta temporada las funciones serán el viernes 16 y sábado 17 de diciembre a las 20:00 horas, domingo 18 a las 17:00 y 20:00, martes 20 y miércoles 21 a las 20:00, jueves 22 y viernes 23 a las 17:00y 20:00.


ASS