• Regístrate
Estás leyendo: El virtuosismo del misterio
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 10:39 Hoy

El virtuosismo del misterio

La pianista Sara Davis Buechner se presentó con la OFUNAM para interpretar el Segundo concierto para piano de Béla Bartók


Publicidad
Publicidad

Hugo Roca Joglar

¿Qué detona en un corazón la poética osadía de destruir parte del cuerpo para nacer, a la mitad de la vida, en otro sexo? Imagino una curiosidad desbordante, ávida de novedad, sensaciones y riesgo, pero la pianista Sara Davis Buechner (1959), vestida con falda roja hasta los tobillos y delgado suéter café claro de lana, dice que para ella resultó algo mucho menos bello, más bien siniestro: “Sentía que dentro de mí había una criatura aprisionada que se agarraba con desesperación a mis costillas; las jalaba para partirlas y abrirse una salida”.

En Barba Azul (1918), la única ópera que escribió Béla Bartók (1881–1945), el Castillo posee rasgos humanos: las paredes sin ventanas están húmedas de sudor, en los tenebrosos pasillos se escuchan suaves gemidos de dolor y —se rumorea en el pueblo— hay una mujer muerta con la cabeza cercenada detrás de cada una de sus puertas.

Ese aterrador Castillo operístico se convirtió en la exacta representación de lo que Sara Davis Buechner sentía cuando era un hombre de nombre David: desolación, abandono, soledad y sufrimiento acumulado. En 1998, a los 38 años, encontró la única posible salida: convertirse en mujer, ser Sara.

Béla Bartók es el compositor del encierro. Su música tiende inexorablemente hacia la noche. Nunca una noche abierta, de exteriores, lagos y estrellas. Su noche es soledad, agua estancada y tiniebla. Durante su Segundo concierto para piano (1933) sucede un acontecimiento inesperado: tras una construcción de frenético contrapunto —en donde el piano y un grupo de instrumentos de viento y metal entablan una exaltada conversación que por momentos adquiere un aspecto brutal—, surgen, al inicio del segundo movimiento, las cuerdas: débiles y quietas, de una delicadeza lóbrega y acuática, que, por primera vez en la obra, le abren al piano la posibilidad de habitar desde su individualidad el espacio sonoro.

Ser mujer liberó su corazón y destruyó su carrera. Las grandes orquestas estadunidenses que, cuando era David, lo programaban cada año como solista, sintieron asco y miedo de Sara. Le cerraron las puertas. La encerraron. Y ahí, aprisionada por la intolerancia, vivió durante cinco años al borde la indigencia, hasta que, en el siglo XXI, los mundos de la música clásica sufrieron un relevo generacional y entonces, con otros directores, otros músicos, otros empresarios, otras ideas y otros públicos, poco a poco —en Canadá principalmente— comenzó la construcción de una carrera propia que destaca por su profundo acercamiento al húngaro Béla Bartók, ese siniestro y melancólico compositor nocturno.

Sara Davis Buechner interpretó en México —2 y 3 de febrero con la OFUNAM— el Segundo concierto para piano de Béla Bartók, obra cuyos movimientos extremos (1 y 3) le plantean al pianista retos en torno a la fiereza y al vértigo. Es música de fuerza desmedida y angustiosa velocidad. En medio, en cambio, el tiempo se suspende. Deja de avanzar. Y en ese territorio incierto el virtuosismo requerido, ya no técnico sino expresivo: un virtuosismo del misterio.

Sara Davis Buechner imagina el misterio desde la asfixia. Hace sonar increadas las notas sueltas y espaciadas de la primera melodía, como si dudaran de sí mismas, de la importancia de su canto. Entonces, dentro del piano, todo comienza a ascender desde la fragmentación y la desesperanza y cuando, hacia la mitad del movimiento, comienza la sucesión de complejos acordes —de hasta siete notas en cada mano— ejecutados en pianissimo, sobreviene —terrible, sensual, inesperada— esa absoluta sensación de gozosa anulación que representa la esencia de la poética bartokiana.

@hugorocajoglar

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.