• Regístrate
Estás leyendo: El uso de la palabra como hábitat de cultura
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 09:53 Hoy

El uso de la palabra como hábitat de cultura

Para Shekoufeh Mohammadi Shirmahaleh, el poder del habla escrita permite congregar, acercar y hacer comunidad.
Publicidad
Publicidad

La primera herencia y sin duda alguna la más valiosa, ya que entraña la historia de las familias y de los pueblos o de la nación, es la palabra.

En primera instancia aparece a manera de diálogo y es así que construye la historia, que hoy se ve amenazada pues las formas tradicionales, es decir, la oral y escrita, son desplazadas por la tecnología y las simplificaciones estructurales que plantea la globalización a través de la industria.

Establece Shekoufeh Mohammadi Shirmahaleh, doctora en literatura y lenguas extranjeras.

“En la cultura, puedo decir con muchísima seguridad que desde el siglo VIII, la palabra ha sido un elemento muy importante como arma de resistencia, es decir, los pueblos iranios la han utilizado para enfrentar amenazas externas".

[OBJECT]Graduada de la Universidad Allameh Tabatabai de Teherán y facultada en Literatura y Lenguas extranjeras, Mohammadi Shirmahaleh, estableció que la palabra no siempre fue escrita sino oral durante mucho tiempo, pero dentro de ella se construyó un espacio seguro donde habitar.

“Es decir, los iraníes desde hace mucho tiempo no consideran que las palabras sean cosa de alguna élite o que sean algo lejano, algo que escuchar y luego olvidar, sino que las palabras contienen en sí mismas este lugar donde tú puedes estar a salvo de lo que pasa fuera y por eso digo que se convierten en refugio y en hábitat”.

Con una presentación que realizará en el Teatro Alfonso Garibay dentro del Festival Cazacuentos Segundo, la también licenciada en Filología Española con doctorado en Lingüistica Aplicada por la Universidad de Alicante.

“Algo interesante es que en tradición también todavía más antigua, de la literatura persa que podemos encontrar desde el siglo VII antes de Cristo y hasta ahora, lo que vemos con muchísima frecuencia es el diálogo".

"Es decir, hablar es muy importante y lleva muchas veces a situaciones de salvación, de resolución de un problema" .

“Entonces vemos que los héroes más inteligentes en vez de enfrentarse al dragón terrible, primero hablan con él para convencerlo y evitar el enfrentamiento".

"También tenemos la tradición de que la palabra te puede salvar si sabes contar unos cuentos igual que Sherezada en Las mil y una noches, si sabes hablar con sabiduría entonces te puedes salvar y no sólo tú, sino a todo un país, toda una nación”.

Como un enorme mapa mental, la palabra se suscribe en todas las artes de manera explícita o implícita y como ejemplo la escultura refiere el poder de los dioses, de los monarcas o de los representantes de dios en la tierra con un libro en la mano.

Pero también la palabra aparece en la calle y a través de las personas más humildes.

“Otra cosa que se puede ver de la manera más práctica en las plazas de los pueblos hasta hoy en día es que hay momentos del año en los que la gente va a la calle para escuchar literatura, para ver narrar a los narradores o para ir a estar con los abuelos, los mayores, para que les cuenten cuentos. Para compartirlos y aprender de ellos", estableció.

En cuanto a la evolución en las formas de comunicación y la deconstrucción del lenguaje escrito, Shekoufeh Mohammadi apunta que desde hace varias décadas ha cambiado la manera en que se lee y como se mira al mundo, lo que ha modificado la acción cerebral pues se necesitan múltiples estímulos.

“No podemos centrarnos en una sola cosa, entonces nuestra mente se ha acostumbrado a procesar al mismo tiempo mucha información, por eso cada una de éstas clases de información se procesan de manera más superficial, por lo tanto nos cuesta muchísimo más leer un libro de texto que no tenga imágenes, que no se pueda mover para arriba y para abajo”.

Para la filóloga la tendencia es el deseo de querer que nos cuenten algo de forma superficial, una especie de pragmatismo económico que encierra el querer saberlo todo, en poco tiempo, en pocas frases, sin deseo de dar contexto o verificarlo, siendo una comunicación de poco alcance o sin profundidad.

[OBJECT]La posibilidad de crecer en la palabra obliga a retornar al diálogo y al contar las historias familiares, las que contaron primero los abuelos de quienes ahora son padres, como parte de una serie de enseñanzas que serán herencia para los hijos.

“Yo creo que no hay duda y no hay ninguna teoría de conspiración, de que las grandes industrias hacen con la cultura lo que les place, eso lo tenemos clarísimo, pero yo creo que ahí entra el trabajo de los padres de familia, en la escuela también porque vemos demasiada tele, nos dejamos bombardear por información sin distinguir lo correcto de lo incorrecto y ahí entra el trabajo de los guías que deben ser los padres.

“La clave está en intentar en desarrollar en los chicos el pensamiento crítico: no se crean todo, no le cuenten al otro todo lo que creen que es correcto y busquen por ustedes mismos en las fuentes confiables para luego poder saber más”.

Mohammadi Shirmahaleh refirió que el Festival Cazacuentos Segundo es un ejercicio civil muy importante en cuanto a la promoción de la tradición oral pues por más que las personas crean que sólo escuchan un cuento, reciben información valiosa acompañada de la socialización que permite la empatía y la solidaridad que se ha perdido.

rcm

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.