• Regístrate
Estás leyendo: El único presidente de México juzgado por corrupción
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 08:32 Hoy

El único presidente de México juzgado por corrupción

En su debate en Milenio, Andrés Manuel López Obrador recordó el juicio por corrupción al presidente Manuel González, pero ¿quién fue este personaje?


Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

Milenio Digital

En el debate realizado por periodistas y colaboradores de Milenio con Andrés Manuel López Obrador, candidato a la presidencia del país por la coalición Juntos Haremos Historia, el político recordó que Manuel González Flores ha sido el único presidente mexicano juzgado por corrupción. Pero ¿quién es este personaje y cómo ocurrieron los hechos referidos?

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué significa la frase de AMLO "amarrar al tigre"?

La figura de Manuel del Refugio González Flores (Tamaulipas, 1833-Estado de México, 1893) ha sido debatida por historiadores, académicos y descendientes de su familia al menos desde los años setenta del siglo XX, cuando Daniel Cosío Villegas publicó su Historia moderna de México.

Militar y político, González ocupó la Presidencia de país de 1880 a 1884, luego de participar desde el bando conservador en la lucha contra la intervención estadunidense en 1847 y la Guerra de Reforma. No obstante, cuando ocurrió la intervención francesa, se cambió al bando liberal en las filas de Benito Juárez.

Durante la Revolución de Tuxtepec, en 1876, González llegó a salvar al ejército de Porfirio Díaz, a punto de ser derrotado por las fuerzas de Sebastián Lerdo de Tejada, quien buscaba reelegirse en la Presidencia. El 16 de noviembre de ese año, en la batalla de Tecoac, Tlaxcala, el triunfo fue definitivo para los porfiristas, pero González perdió el brazo derecho a consecuencia de una herida de bala.

En diciembre de 1876, las tropas porfiristas entraron triunfantes a la Ciudad de México y se iniciaron varias presidencias interinas de Porfirio Díaz (noviembre a diciembre de 1876; febrero a marzo de 1877, y mayo de 1877 a noviembre de 1880), luego de las cuales Manuel González asumió la Presidencia para el periodo 1880-1884.


Grabado de la Batalla de Tecoac, Tlaxcala, entre tropas de Diaz y Lerdo de Tejada, donde Manuel González perdió el brazo derecho (Especial)


Presidente

González era un político diestro, aunque tenía mala fama. Su gobierno reanudó relaciones diplomáticas con el Reino Unido y Francia, impulsó la creación del Ferrocarril Central Mexicano y terminó su línea troncal de la Ciudad de México al Paso del Norte; además, dio concesiones para la creación de la primera red de telégrafos en el país y puso en servicio las líneas de México a Morelia y el de México a Celaya.

En 1882 impulsó la fundación del Banco Nacional de México, fusión del Banco Mercantil Mexicano, creado en 1881, y el Banco Nacional Mexicano, apenas inaugurado en 1882.

No obstante, las reformas hacendarias y el bajo presupuesto con el que contaban las arcas del país lo obligaron a pedir préstamos a Londres. Esta negociación, más las demás medidas adoptadas para solucionar la crisis, hicieron que la población nunca perdonara al presidente, pues abundaron los escándalos de corrupción y malos manejos en el gobierno.

TE RECOMENDAMOS: El presidente mexicano que duró 45 minutos en el cargo

[OBJECT]En noviembre de 1883, la emisión de la moneda de níquel de 1, 2 y 5 centavos, que sustituía al circulante de plata, provocó un motín en el Zócalo, aunque no llegó a una revuelta mayor.

En 1884, año de crisis mundial iniciada por una pronunciada caída de Wall Street, el gobierno de González anunció que empezaría a pagar la deuda externa, lo que cual implicaba la emisión de bonos excedentes por 15 millones de pesos.

Esto provocó el llamado “motín de la deuda inglesa”, que duró 4 días y en los que se realizaron serios destrozos en el centro de la Ciudad de México. El enojo no fue por el acuerdo en sí, sino por los bonos que la gente supuso destinados a llenar bolsillos de los gobernantes.

Con estos antecedentes, la principal crítica a González durante su gobierno fue por corrupción, pero se sabe que la acusación fue además promovido por el propio Díaz y sus aliados, José Ives Limantour y Manuel Romero Rubio.

Según los estudios del historiador Francisco Bulnes, el objetivo de la campaña y la acusación era “evitar que González le tomara gusto a la silla presidencial, y hacer que se la devolviese a Díaz en 1884”.

Su bisnieto, Morelos Canseco González, en la biografía de su bisabuelo titulada De la epopeya un gajo (1993), escribió que González “fue en su momento, el hombre más poderoso del país, y no quiso reelegirse no obstante los numerosos grupos que lo apoyaban. Él dio su palabra a Díaz, y la cumplió”.


El joven Díaz (Especial)


El juicio

Díaz volvió entonces a la Presidencia en 1884 (donde permanecería hasta 1911), pero en 1885 promovió un cargo por corrupción contra Manuel González, quien tras dejar la Presidencia hizo algunos negocios con los ferrocarriles que se siguieron construyendo en el país.

Para procesar el cargo se formó un Gran Jurado Nacional en el Congreso, que se avocó a estudiar las pruebas, los documentos, testimonios, testigos y todo lo pertinente al caso durante los siguientes tres años.

Cabe añadir que Salvador Quevedo y Zubieta, un intelectual y periodista afín a Díaz, había comenzado también una campaña de desprestigio dirigida a la vida personal de González, por lo que sus dos matrimonios, sus varias relaciones y su vida conyugal se vieron muy perturbados.

Finalmente, el 30 de octubre de 1888, el Gran Jurado del Congreso declaró improcedente el cargo contra el ex presidente. Un día después, el 31 de octubre, Manuel González escribió en su diario personal:

TE RECOMENDAMOS: ¿Cómo fue el traidor aseinato de Madero y Pino Suárez?

[OBJECT]“En la mañana de hoy vinieron muchos de mis amigos de México a felicitarme por haber declarado ayer el Gran Jurado Nacional que es improcedente la acusación que se me hizo hace tres años. Muchos les agradecí su felicitación; pero yo me siento tan lastimado como el día en que se me acusó, porque todo lo hecho contra mí y contra mis amigos, no ha sido sino un tejido de infamias para llegar á la vergonzosa y repugnante reelección. Algún día se hará la verdadera luz sobre lo que ha pasado de ocho años á esta parte, y se verá que los que han pretendido deshonrarme son los verdaderos bribones, los verdaderos criminales, que no han retrocedido ante nada para llegar a su objeto”.

Al dejar la Presidencia, fue declarado gobernador de Guanajuato por la Legislatura local. Fue masón en grado 33 de la orden de los Caballeros Templarios del Valle de México. Falleció en su hacienda de Chapingo, Estado de México, mientras cumplía su tercer período consecutivo como gobernador de ese estado, donde fue muy popular. Murió de cáncer de páncreas el 8 de mayo de 1893 y fue sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres.

TE RECOMENDAMOS: Lee la entrevista completa de #AMLOenMILENIO

Los estudios históricos de Daniel Cosío Villegas reivindicaron años después a Manuel González de las acusaciones. Morelos Canseco añade que su libro sobre su bisabuelo no cambia la historia, pues “ya Cosío Villegas se encargó de aclarar lo conducente. El general González Flores no fue corrupto”.

*Con información de Las biografías sobre el presidente mexicano Manuel González, de Lilia Vieyra Sánchez (IIB-UNAM).

AG

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.