• Regístrate
Estás leyendo: El teatro de revista está más vigente que nunca: Beristáin
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 04:45 Hoy

El teatro de revista está más vigente que nunca: Beristáin

'Tandas y Tundas', obra dirigida por Arturo Beristáin, se presentará en  el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris a las 20:30 horas.

Publicidad
Publicidad

Representar el espectáculo Tandas y tundas en el Teatro de La Ciudad Esperanza Iris es, para Arturo Beristáin, un privilegio. “Éste fue el lugar donde el género del teatro de revista llegó a su máxima expresión”, dice en entrevista el actor y director.

Afirma que resulta importante que el montaje se realice en los días en que se festejan las fiestas patrias, “pues es tiempo de recuperar la identidad, sin falsos patrioterismos. Las tandas son un género profundamente mexicano que, desgraciadamente, por todo este colonialismo cultural, se fue cayendo y prácticamente está extinto. La última vez que se vio una puesta en escena del género fue con Enrique Alonso Cachirulo, hace casi 30 años, con Tres tandas por un boleto”.

TE RECOMENDAMOS: El teatro de revista busca recuperar la esencia mexicana

Egresado de la Escuela de Arte Teatral del INBA en 1971 y actor de teatro y cine, Beristaín no alcanzó a ver el teatro de revista. “Lo que vio mi generación fue lo que se presentaba en el Teatro Blanquita, que era un teatro de variedades, que se parecían un poco a las tandas de las carpas. Se presentaba una estrella, como José José u Olga Guillot, y luego un número cómico y un bailable, pero no había relación entre ellos”.

[OBJECT]La obra, que se presentará hoy a las 20:30 horas, cuenta la historia de una familia que tiene un teatro en la época del porfiriato y que trata de sobrevivir en ese medio. La obra abarca justo el periodo presidencial de Porfirio Díaz y termina en 1910, antes de que empiece la Revolución y el advenimiento del teatro de zarzuela.

La obra incluye sketches de la época, indica el director. “Hay sketches de más de cien años que tienen una vigencia impresionante, parece que fueron escritos ayer: políticamente no hemos cambiado mucho. Muestra los sucesos políticos de todos los días. Es impresionante como nos mienten los políticos con sus escándalos y eso se refleja en los sketches. Los cómicos de aquella época manejaban una crítica política, como fue el caso de Leopoldo El Cuatezón Beristaín, que es el origen del sketch político”.

—¿Qué nos puedes decir de Beristaín y el género?

Mis padres mi hablaban mucho de quien fue mi tío abuelo y de toda esa tradición. De sus pláticas aprendí muchas cosas. Quien más sabía de eso, y que vivió todavía hace poco, fue José Solé, quien provenía del teatro de la tradición española, a la que pertenecieron mis padres. Yo entré a la escuela y me dediqué a otro tipo de género, pero conozco mucho de lo que ellos me hablaban de la tradición, de cómo se hacían las cosas, esas reglas que ya no se conocen. Entonces como director me siento como pez en el agua y me divierto mucho. Tengo un equipazo de actores, bailarines y músicos.

—¿Qué nos puedes decir de la música?

La música es en vivo y todas son piezas de la época: desde óperas como La casta divina y Carmen, hasta las canciones de María Conesa, conocida como La Gatita Blanca, y el advenimiento de cosas mexicanas, como La India Petrilla y algunas cosas de zarzuela.

—¿Actoralmente cómo se representan las tandas?

Investigamos en libros que hacen referencia a esta época. Pero, además, le pedí a Rafael Inclán que nos asesorara, porque sus padres trabajaron en carpas, él mismo empezó ahí su carrera (luego empezó a trabajar con Luis G. Basurto y después se hizo la figura que conocemos en las películas de ficheras). Él maneja muy bien el asunto y nos ayudó mucho: fue nuestro asesor actoral en cuanto a cómo se debían hacer los sketches dentro de una tradición que ya se perdió y que no se enseña en las escuelas. Inclán fue un gran apoyo.

—¿A qué público está dirigido?

Hemos presentado otras funciones de la obra y la han visto personas de la tercera edad con un poco de nostalgia, así como los jóvenes, pero yo siento que el público de esta obra tiene que ser un público más popular. Ese público que iba a la carpa, al Teatro Blanquita, porque la obra está llena de albures, de picardía de las tiples de esa época.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.