• Regístrate
Estás leyendo: El surrealismo de Carrington hace de SLP su hogar
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 14:05 Hoy

El surrealismo de Carrington hace de SLP su hogar

En menos de dos años crearon el nuevo museo dedicado a la artista, inaugurado anoche.

Publicidad
Publicidad

Leticia Sánchez Medel

La última obra en la que trabajaba Leonora Carrington, una pintura de caballete de mediano formato, es la pieza más valiosa que se exhibe en el primer museo dedicado a la pintora surrealista, inaugurado anoche en San Luis Potosí.

En la ceremonia Juan Manuel Carreras López, gobernador del estado, agradeció la generosidad de Pablo Weisz Carrington al donar la obra de la artista surrealista.

Por su parte, María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura, dijo que con la apertura de este recinto se escribe una nueva página en la infraestructura cultural de este país, pues representa un compromiso con el desarrollo artístico y cultural.

El Museo de Leonora Carrington, en San Luis Potosí, que se ubica en un espacio del Centro de las Artes, en las instalaciones de la antigua penitenciaría, exhibe esta invaluable pieza, que está en medio de la recreación que se hace de su taller, donde se aprecian sus pinceles, sus pinturas, sus libros y hasta su ajedrez, ya que ella era una gran amante de este juego.

Pablo Weisz, hijo de Carrington, dijo a MILENIO que nunca pensó decir que un recinto dedicado a su madre fuera “tan extraordinario. Veo muy difícil que alguien pueda superar lo que han hecho en San Luis Potosí. Ya le tocaba a mi mamá tener un museo de verdad, y aquí lo estamos presenciando”.

Adelantó que el próximo museo dedicado a Carrington será abierto por la Universidad Autónoma Metropolitana en donde fue la casa de la artista, en mayo de 2019.

Weisz indicó que la creadora plástica no pintó más de 150 cuadros, algunos no tan conocidos, pero que ahora que se exhiben en su máximo esplendor en este primer museo, se puede ver “a la gran artista y maestra que fue mi mamá”.

Por lo general, las personas solo conocen las esculturas monumentales de El barco de los cocodrilos, que está en Reforma 222, así como la escultura El asiento, que se encuentra atrás de la Catedral Metropolitana, en la calle de Guatemala, ambas en Ciudad de México, y otras dos piezas más que están en el Museo de Arte Moderno.

“En este museo de San Luis Potosí, las autoridades y los especialistas se tomaron toda la paciencia y el respeto que se merece la vida y la obra de mi madre”, subrayó Weisz.

Armando Herrera, secretario de Cultura del estado, señaló que la creación del recinto tuvo una inversión de unos 287 millones de pesos. Se hizo en tiempo récord: el proyecto se empezó a conceptualizar en mayo de 2016, a raíz de una plática del gobernador de San Luis Potosí con Pablo Weisz.

“En ese momento lo que iba a ser una donación de dos o tres esculturas, se convirtió en la de casi toda la obra. Se empezó a plantear en qué espacio podríamos ubicarla, y como este espacio en el Centro de las Artes estaba desaprovechado y vacío, se decidió hacer aquí el Museo Leonora Carrington”, explicó Herrera.

Después de concluir la restauración y adecuación de las celdas de lo que fue el área procesal de la penitenciaría, se procedió a planear la museografía, la cual estuvo a cargo de Aldo Arellano Paredes.

Para agradecer la donación de las 82 obras que hizo Weisz, se montó una muestra suya en la sala de exposiciones temporales.

Otra parte importante del proyecto es la creación del Centro de Estudios de Investigación y Difusión del Surrealismo, así como de otro museo consagrado a la artista en Xilitla, en el espacio de Edward James, “con lo que estaríamos posicionándonos como el gran centro del surrealismo del mundo”.

CONSTANTE MOVIMIENTO

El flamante recinto cuenta con cinco patios e igual número de esculturas monumentales de la artista, además de obra de caballete, dibujos, tapetes y esculturas de pequeño y mediano formatos.

Arellano Paredes explicó que exhiben unas 100 piezas de la colección, y que un gran acervo más está en bodega: “Tenemos más obras, dibujos originales, gráfica, esculturas, joyas que Carrington diseñó para Tane, además de tapices. Todo eso está guardado porque queremos hacer un museo en constante movimiento y con diferentes propuestas. Realmente fue un reto concretar el montaje, sobre todo por los espacios tan pequeños de las celdas”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.