• Regístrate
Estás leyendo: El punk mexicano refuerza su vitalidad con De Nalgas
Comparte esta noticia
Domingo , 15.07.2018 / 19:00 Hoy

El punk mexicano refuerza su vitalidad con De Nalgas

Esta banda, creada hace seis años, lanza el nuevo material ‘Vulgar dulce vulgar’, con el cual permanece fiel a su estilo irreverente y de letras rabiosas contra la clase política y el sistema

1 / 3
Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

Marysol García Camargo

Todo en esta banda es políticamente incorrecto. Su nombre es incómodo y ni hablar de sus letras rabiosas contra la clase política, las buenas costumbres, los medios de comunicación y todo lo que huela a sistema. Ellos son De Nalgas y su nuevo material demuestra que el punk mexicano está más vivo que nunca.

Con seis años en la escena musical, el cuarteto integrado por Karel, Puxi, Boris e Irving está de regreso con Vulgar dulce vulgar, disco que contiene 12 temas -10 de ellos inéditos- con su particular estilo cargado de irreverencia e ironía. El 28 de octubre saldrá a la venta en plataformas digitales.

Producido por Paco Ayala, de Molotov, y bajo el sello de Terrícolas Imbéciles, la banda intenta sacudir la apatía y deshacerse de las falsas estrellas.

Antes, la agrupación procedente de Aragón, Estado de México, e integrada formalmente en 2010, ya habían puesto a bailar a la chaviza con temas como “Presidente pendejo”, “No me calles” y “Vergaviota”.

En el contexto de su gira por Estados Unidos con Molotov, Puxi, el vocalista de De Nalgas, da una entrevista a MILENIO y reconoce que el suyo es concepto que no encaja en foros urderground como El Alicia o El Chopo, pero tampoco en los escenarios comerciales.

-¿Cómo llegaron a Paco Ayala?

Nos pusimos en contacto con Tito (Fuentes, de Molotov) y él, en un principio, iba a ser nuestro productor, pero al final de cuentas no pudo y fue entonces que Paco entró al quite; con él nos entendimos en chinga.

-Han tocado dos veces en el Vive Latino, ¿cómo fue su experiencia?

Chingonsísima, nos recibieron muy bien, la verdad es que estábamos muy preocupados porque de sus escenarios han bajado a varias bandas, pero la gente nos recibió bien, nos sentimos muy cómodos, más que, por ejemplo, en El Chopo o en el Alicia, que supuestamente son foros muy under.

-¿Participan en marchas o su protesta es únicamente en el escenario?

Tratamos de hacerlo, aunque a veces de manera individual, y si no nos es posible participamos en las movilizaciones por medio de las redes sociales.

-¿Dirían que hay una escena de punk mexicano?

Hay muy buenas bandas tocando por muchas partes, pero creo que el circuito de grupos se empeña en copiar lo que se hacía en Estados Unidos hace 20 o 30 años.

-¿Los han censurado?

Pues simplemente sabemos que ciertos espacios están vedados, al igual que la mayoría de los medios de comunicación, pero tenemos un gran aliado, las redes sociales, ahí no hay censura.

-¿Cuáles son sus influencias?

Sobre todo de grupos punk del este de California, grupos como Bad Religion y Green Day; en México, particularmente nuestra gran influencia es El Haragán.

-¿Creen que el punk está en el anonimato en México?

Hay muchas agrupaciones que viven del género y la escena, pero están aislados, sin conexión, entonces no sabemos de ellos. Está un poco escondido, pero sí lo hay.

-¿Algún día dejarán este género, madurarán?

El problema es ese, que creen que el punk es una etapa a la maduración y no es así, hay que madurar a las bandas de punk.

¿Qué es lo más difícil de hacer música en México?

Hacer lo que te gusta y aguantar; es ser persistente y chingarle, sin traicionar tu estilo. Nos gustaría mucho tocar en el Zócalo, pero no queremos ser famosos en el sentido de salir en la tele o que nos pidan autógrafos, nosotros hacemos música porque nos gusta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.