• Regístrate
Estás leyendo: El gigante vasco, en ópera para niños
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 21:46 Hoy

El gigante vasco, en ópera para niños

Esta obra, escrita por Koldo Izagirre, con música de David Azurza, también destaca por sus títeres, diseñados por el artista Néstor Basterretxea.

Publicidad
Publicidad

En junio de 2014, a los 86 años de edad, el creador plástico y cineasta español Néstor Basterretxea cumplió su gran sueño: diseñar títeres. Sus creaciones formaron parte de una ópera infantil, El gigante de Altzo, escrita por Koldo Izagirre, con música de David Azurza, que relata la historia real de un hombre que solo quería volver a su tierra para morir y convertirse en árbol.

Basterretxea se planteó, sin abandonar su estilo abstracto y sus formas sugerentes, crear un código que apoyara la música y que permitiera a los niños descifrar el universo del gigante. Por ello propuso que fuera el único personaje antropomorfo, como una metáfora de que el monstruo de la historia es el humano.

Esta ópera recupera la historia de Migel Joakin Eleizegi Arteaga (1818–1861), conocido como el Gigante de Altzo, quien padecía gigantismo: llegó a medir 2.42 m y a pesar 203 kilos; alcanzaba igualmente 2.42 metros de una punta de sus manos a la otra, y sus pies medían 52 centímetros.

Un empresario lo llevó a recorrer toda Europa exhibiéndolo; quienes le conocieron resaltaban su carácter afable y bonachón, pero también la tristeza y soledad que emanaban de él. En algunos de sus escritos llegó a autocalificarse como “engendro de la naturaleza”. Murió el 20 de noviembre de 1861 a los 43 años; fue enterrado en el cementerio de Atzo, pero su esqueleto fue robado y se cree que se encuentra en algún museo de Inglaterra.

Según el director de escena Emmanuel Márquez, esta historia no aborda las dificultades que enfrentó este personaje, sino que en ella se abordan “temas como la soledad, el respeto y la tolerancia, así como el amor por la naturaleza, la nobleza de espíritu y la bondad”.

Márquez estrenó el montaje con un elenco vasco en San Sebastián en 2010, en el Festival Mundial de Títeres de Charleville. Después se presentó en otro encuentro similar en 2015. Dice a MILENIO: “Ahora la estrenamos en castellano con una partitura traducida por el mismo autor y los mismos diseños de Basterretxea, realizados por Astillero Teatro”.

Humanidad

Atraído por la noticia de la existencia de un gigante, se presenta en Altzo el pirata Huyfú, quien le ofrece a los padres de éste un contrato para llevarlo a recorrer el mundo como atracción pública. Así viaja a San Sebastián y Bilbao, después a Madrid, donde se presenta ante la reina María Cristina, de quien queda enamorado; más tarde llega a París ante el rey Louis Philippe.

“Pero un accidentado viaje en barco, perseguido por otros dos piratas más malvados que Huyfú, termina por llevarle hasta Londres, donde conocerá a otro gigante: el de Liverpool, contra el que se ve obligado a pelear según las reglas del deporte emergente de la época: el boxeo.

“De vuelta en casa, la gente del pueblo quiere que les cuente lo que ha visto y conocido por el mundo. Migel Joakin, muy triste, desengañado y siempre enamorado, muere al poco tiempo, pero su figura y su humanidad se mantendrán vivas en el corazón de todos sus paisanos, especialmente en el de aquellos que mejor le comprenden y más le quieren: los niños”, relata la sinopsis de la obra.

El montaje se disfrutará a partir de hoy y hasta el 24 de septiembre (excepto el 26 de agosto), con la participación de cantantes como Galo Balcázar, Ricardo Calderón, Lizeth Rondero y Karina Miranda, acompañados por el titiritero Alex Moreno del Pilar, y por el Coro de Niños y Jóvenes Cantores de la Facultad de Música de la UNAM. Las funciones serán los sábados y domingos a las 12:30 en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón, del Centro Cultural Universitario.

Agrega el director: “Esta es una ópera con música y estética contemporánea para chavos, con diálogos y canto.

“Los títeres son escultura en movimiento, y en este caso aún más porque son diseñados por un escultor importantísimo, miembro del Grupo Gaur, contemporáneo de Jorge Oteiza y Eduardo Chillida. Busqué que la plástica y estética de la obra nos recordara la estética de los vascos, unas propuestas plásticas muy contundentes, tan de la tierra. Fue una fortuna porque este gran pintor accedió generosamente a regalar su trabajo y dibujar cada uno de los muñecos. Eso le da un plus porque es importante que esa estética sea dibujada por un vasco en una historia de su pueblo”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.