• Regístrate
Estás leyendo: “El espíritu de solidaridad está en todas partes”
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 08:20 Hoy

“El espíritu de solidaridad está en todas partes”

Entrevista Ricardo Martínez, escultor regiomontano que con 26 años de edad, una de las obras ya forma parte del patrimonio escultórico de Bruselas, en Bélgica.


1 / 3
Publicidad
Publicidad

Gustavo Mendoza Lemus

A tan sólo 26 años de edad, una de las obras de Ricardo Martínez ya forma parte del patrimonio escultórico de Ath, cercana a Bruselas, en Bélgica.

El escultor regiomontano, que inició sus estudios en Arte AC, desarrolló su carrera primero enfocándose en la fotografía y después en la escultura.

El año pasado la Art et du Vegetal decidió que su escultura "Ath", que combina el acero con la posibilidad de que fuera cubierta por vegetación, permaneciera como una exhibición constante en la ciudad.

En entrevista con MILENIO Monterrey, Ricardo Martínez explicó cómo se han vivido las experiencias de los atentados recientemente ocurridos en Bélgica, donde asegura que "el espíritu de solidaridad está en todas partes".

¿Qué nos puedes contar de tus estudios en Arte AC y tu trabajo como fotógrafo?

Estudiar en Arte AC bajo la dirección de Juan José González fue una gran experiencia, los maestros en ese momento me impulsaron a crear un portafolio de escultura y fotografía, aún si esas materias no estaban en el curricular, fue este portfolio con el que me aceptaron en la Academie Royale des Beaux- Arts, en Bruselas. En esos tiempos, empecé un proyecto de fotografía con enfoque en acción ciudadana, el proyecto, titulado Armas de Expresión consistía en tomar fotos a personas en diferentes partes de la ciudad, todos con un mensaje escrito por su propia mano, mostrando su hartazgo, su apoyo, o sus pensamientos ante la situación violenta del país en 2011.

Vas a Belice y después te mudas a Bélgica, ¿Qué experiencias te han dejado estos viajes?

Fue la experiencia con la cámara la que me llevo a Belice, como fotógrafo de un hotel, vivir lejos de casa te enseña a cocinar mejor, a manejar el estrés, a hacer nuevos amigos en diferentes idiomas, a enfrentar tu cultura con otras muy diferentes, y a sobrevivir. Dicen que al viajar uno nunca regresa siendo el mismo y esa ha sido mi experiencia, ver el color del mar en Belice, o comer un waffle en Bélgica, son cosas diminutas, pero te cambian la vida. En mi mente siempre llevo los colores de la Riviera Maya, las islas de Belice y el sentimiento de las noches en el centro de Bruselas.

¿Cómo decides involucrarte en la escultura y cómo nace tu decisión de trabajar en acero?

La expresión artística empezó desde que recuerdo, a los 5 años yo sabía que iba a ser o arquitecto o biólogo marino, y ahora a los 26 soy escultor. La idea de hacer esculturas me llego a los 19 años, cuando obtuve un trabajo haciendo piezas de fibra de vidrio para una estación termoeléctrica de CFE, se me hizo fascinante conocer la fibra de vidrio, y empecé a hacer brazaletes y armaduras en mis clases de indumentaria en Arte AC. Al llegar a Bruselas, una parte de mi carrera es aprender a usar diferentes materiales, el acero fue la opción mejor indicada para mi obra en "Ath", y aprendí a soldar para completar la obra que había prometido a la ciudad.

¿Cuál es la relación de tu trabajo en acero pero también encontrar una solución ecológica, como tu participación en la Art et du vegetal 2015?

Al ver mi boceto de la escultura, los botanistas de la ciudad me preguntaron: ¿qué flores y que plantas vamos a utilizar? Y yo no tenía una respuesta, ni una idea. Trabajar con los encargados de espacios verdes fue una experiencia de aprendizaje, la idea era cubrir la escultura con helechos colgantes, y entre todos hicimos una selección de vegetación alrededor de la escultura. Con el tiempo, la escultura será más plantas que acero, y esa era la idea principal, hacer una escultura viviente.

Tu escultura ya forma parte del patrimonio artístico de la ciudad, ¿qué significa eso para ti?

Fue muy inesperado. Por lo regular, las obras producidas en la Trienal son removidas al final de los tres meses de exposición, en días previos a la finalización de la escultura, escuche un rumor o dos de que mi obra duraría más tiempo en la ciudad. El sentimiento de orgullo vino a mi cuando puse mi nombre en la escultura, ahí me "cayo el veinte". Se siente muy bien, es una buena aventura para contarles a los nietos.

Hay una tradición de artistas plásticos mexicanos que han estudiado en Francia, Holanda o Bélgica, ¿cómo es la percepción del artista mexicano en las academias de arte en Bélgica?

Durante mi estancia, el hecho de mencionar "México" me ha abierto puertas a muchas partes, he conocido un sinfín de personas que han ido a México y conocen la cultura, la calidez, el arte, y la comida. Hay mucho respeto hacia nuestra gente, nuestras tradiciones y para algunas personas, el sueño es dejar Europa y emigrar a México. He encontrado personas que me preguntan sobre el final de la telenovela "Rubí" o "Marimar", curioso ¿no?

¿Cómo mexicano te han cuestionado sobre la situación de violencia que vive el país?

El primer año en Bruselas, mis conocidos me preguntaban con mucha precaución acerca de la situación violenta en México, era completamente inimaginable pensar que en mi país la gente dormía con miedo. Con los ataques de ayer, las cosas han cambiado mucho, y no queda más que apoyar a mis amigos y conocidos, y compartir aunque sea un poco de lo que aprendí durante mis últimos años en México. Hay que aprovechar cada momento y cuidarse los unos a los otros.

Con el paso de algunas horas, ¿cuál sigue siendo el panorama en Bruselas tras los atentados?

En la Academia los alumnos intentan encontrar soluciones, entre amigos se habla de no darse por vencidos, el espíritu de solidaridad está en todas partes, aún si las calles parecen vacías.

¿Hay algún proyecto en puerta para México, Monterrey?

Recién he empezado un proyecto (no artístico) en México, Canadá y Bélgica. El proyecto es una red virtual para promover los alimentos producidos localmente en cada ciudad, pueblo y comunidad. Hay mucho trabajo por hacer en México para consumir más alimentos propios del país, tenemos una diversidad de alimentos extraordinaria, hay que aprovecharla, apoyar a nuestras comunidades agrarias y reducir nuestro impacto medioambiental.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.