• Regístrate
Estás leyendo: El ballet clásico sale a conquistar las calles
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 09:22 Hoy

El ballet clásico sale a conquistar las calles

La compañía de danza Ardentía se presentó ayer en un transitado crucero de Azcapotzalco para atraer nuevos públicos; la respuesta fue un gran éxito.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

¿Prevenido?... amarillo. Espera a que suelten la música”, dice una mujer que integra el equipo de producción. Posteriormente, los bailarines tienen apenas un margen de 40 segundos a menos de un minuto para hacer sus progresiones. Después, literalmente corren para evitar los coches.

Como un vendedor de crucero más, los cinco integrantes de la compañía de danza clásica Ardentía torean los automóviles del crucero que hacen Tezozomoc
y San Isidro, en la colonia San Bartolo Acahualtongo, en Azcapotzalco. El objetivo: que la gente vea la danza.

“Nunca había trabajado en un crucero —dice la bailarina de origen colombiano Manuela Ospina—; bueno, solo las cuatro ocasiones de este proyecto. Aunque la búsqueda es constante y una como artista se inspira en la ciudad, la verdad es que intervenir un espacio como un crucero nunca me había pasado por la mente”.

Junto con ella se presentan Ana Paula Ramos, Maricruz Rodríguez, Natalia Santillán, Jennifer Trejo y Genaro Sosa, con fragmentos de obras como El Cascanueces, La Bayadera y Don Quijote.

Verlos enfundados en sus tutús, mallas y zapatillas no solo fue una sorpresa para los automovilistas y sus familias y para quienes viajaban en los microbuses rumbo al Metro Tacuba, sino también para reporteros, camarógrafos y fotógrafos que desde temprano se apostaron en la calle en espera del grupo. El video de su primera presentación en la calle logró conseguir 2 millones de vistas en pocas horas.

Paula Ramos se emociona, aunque debe derramar Coca Cola en la suela de sus zapatillas para evitar que se resbalen: “La gente reacciona muy emocionada: se quiere tomar fotos, te preguntan si eres bailarina de verdad, agradecen que hagamos esto. Creo que somos parte de un cambio en la danza clásica”.

Lo mismo opina Ospina, quien aprende a bailar en un suelo tan duro y con tantas irregularidades, por las que ha estado a punto de caer varias veces: “Ahora la búsqueda no es quedarnos en el teatro esperando que la gente llegue a nosotros, sino tenemos que acercarnos a ella de manera cotidiana y generarle la curiosidad por ir a los teatros a vernos”.

Formación cultural

Estas presentaciones son parte de la novena edición del proyecto Teatro en plazas públicas, teatro en tu barrio, de la Secretaría de Cultura de Ciudad de México, que en años anteriores ha llegado a casi 138 mil personas en diversos espacios abiertos. En esta ocasión su agenda, que incluye varios grupos artísticos, terminará hasta el 2 de septiembre.

La segunda parte del programa ofrece disciplinas como teatro, danza, música, cabaret y multidisciplina, con presentaciones de grupos como Barro Rojo, La Quinta Teatro, Quy Lan Lachino y Boris Schoemann.

Como Ardentía, 10 agrupaciones ofrecerán 138 funciones en 14 demarcaciones de la capital; habrá funciones gratuitas de artes escénicas, que enriquezcan la formación cultural de los pobladores, así como fomentar el rescate de los espacios públicos mediante la convivencia.

“Por las dificultades técnicas del espacio, la preparación física para intervenciones como esta debe ser más fuerte y mucho más consciente de lo que hacemos. La danza clásica es, sobre todo, un espacio que necesita un lugar acondicionado, sobre todo el piso, para poder bailar en puntas, y definitivamente creo que mental y físicamente debemos estar concentrados y fuertes para lo que vaya a pasar cuando recibimos el impacto de un piso que no es el adecuado, que tiene huecos, baches u otras cosas”, explica Ospina a MILENIO.

La recompensa está en la cantidad de gente que graba con sus celulares, hay personas que se suben a los botes de basura y a los postes de luz para tener el mejor ángulo, muchas niñas se acercan a las bailarinas para pedirles una foto con ellas e incluso hay automovilistas que se estacionan a un lado de la calle para continuar viendo la función.

Demetrio Andrade ha venido acompañado de su esposa, sus nietos y su hijo a ver el espectáculo: “Me parece que es muy bueno que nos brinden esta posibilidad a los que no podemos ir a un auditorio, que podamos conocer aquí un poquito de este tipo de música y de bailes porque muy difícilmente nosotros podemos ver en otro evento este tipo de imágenes”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.