• Regístrate
Estás leyendo: El arte, una inversión segura
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 03:23 Hoy

El arte, una inversión segura

A diferencia de otros activos, las obras artísticas no suelen perder valor, e inclusive el mercado ofrece en promedio un retorno anual de aproximadamente 18 por ciento, explican especialistas.

Publicidad
Publicidad

Frente a un óleo impresionista, un hombre le dice a su amigo: “¿Qué te parece? Algún día este cuadro valdrá mucho”. El amigo ni siquiera le responde. Vestido de impecable traje azul (los colores institucionales de BBVA Bancomer), lo juzga ignorante y se voltea para hablarle al espectador: “No sé ustedes, pero si voy a invertir me gusta hacerlo donde tengo ganancias seguras”. Enseguida aparece la mención de que con un pagaré se gana 3.5 por ciento de rendimiento anual.

Si este comercial (transmitido por el citado banco este mes) sucediera en la realidad, el ignorante sería el tipo vestido de azul BBVA Bancomer, mientras que el otro estaría en camino de ser rico.

Pero no sólo en el sentido económico. Avelina Lésper, curadora y crítica de arte detalla el valor exponencial de una obra: “No solamente es negocio, comprar arte te reditúa económica y socialmente. No hay pérdida cuando compras obra porque su precio aumenta o se mantiene; además, si compras un terreno, socialmente no eres nadie; en cambio, compras arte y socialmente te posicionas. Eso tiene un precio que no puede tasar un banco ni institución monetaria alguna”.

De vuelta al anuncio comercial del banco: el amigo que invierte en pagarés estaría apostando por ganar 3.5 por ciento anual. El que compra arte ganaría cinco veces más (18%), según los datos que comparte Javier Lumbreras, presidente del fondo de inversión Artemundi Global Fund:

“En comparación con esquemas de inversión tradicionales como los mercados bursátiles o hasta las bienes raíces, adquirir arte puede ser un mejor negocio”, afirmó Lumbreras, también autor del libro El arte de coleccionar arte, editado por Banamex.

No es, por tanto, raro que entre los coleccionistas más importantes se encuentren los mismos apellidos que alimentan las listas de los hombres más ricos del planeta. México, por ejemplo, ha ocupado desde 2012 tres lugares en la lista de “Los 200 coleccionistas más importantes del mundo”, publicado anualmente por la revista ARTnews: Carlos Slim Helú, Eugenio López Alonso y Demian Hirst (que es inglés pero cuya mayor actividad de coleccionista la realiza en México). Y este año nuestro país ocupó otro puesto a través de la colección Isabel y Agustín Coppel.

Anualmente, la consultora Deloitte da a conocer su estudio Art & Finance Report, el más reciente, que corresponde a 2012, revela que el mercado del arte a escala global asciende a más o menos 100 mil millones de dólares.

Estos recursos están distribuidos en 44 fondos de inversión especializados en la adquisición de arte; de éstos, dos tienen presencia en América Latina: Artemundi Global Fund y Brazilian Golden Art Fund, que en conjunto cuentan con 100 millones de dólares.

Es preciso mencionar que de los más o menos 100 mil millones de dólares que a nivel mundial se tienen invertidos en el mercado del arte, los coleccionistas mexicanos solo tienen 20 millones de dólares, lo que equivale a 0.05 por ciento del mercado.

Ciertamente, la lista de Top Collectors de ARTNews también refleja esta distancia: De los 200 puestos, 103 son ocupados por coleccionistas estadunidenses. Pero también es cierto que con sus cuatro lugares, México tiene mejor posición que Rusia e Italia (con tres cada uno) y Grecia (que tiene 2).

Avelina Lésper desmenuza esta situación con una explicación simple: “Sí hay coleccionismo en México pero no tanto como en Estados Unidos porque en México no ha llegado a especulación de mercado”.

Así que el mérito del coleccionismo en nuestro país es distinto al del volumen o posicionamiento económico, de acuerdo con Lésper: “Estos coleccionistas forman acervo para sus países y le otorgan un beneficio social y cultural grandísimo a sus lugares de origen”. En ese renglón caben colecciones mexicanas como la Blaisten, Autrey, Jumex, Coppel, Fundación Carlos Slim, entre otras.

Todo esto fue lo que olímpicamente ignoró el autor del comercial de BBV Bancomer, empresa que por cierto tiene casi medio siglo acumulando una valiosa colección de arte) y que movió a Paul Achar, presidente de la Sociedad Mexicana de Autores de las Artes Plásticas, a levantar el teléfono y comunicarse con el jefe de Publicidad del banco, Julio Anaya, para obtener que solo suspendieran las transmisiones del comercial, pero ningún resarcimiento del daño moral que consideran haber sufrido los miles de agremiados en esta sociedad.

“Nunca había visto algo que se fuera directamente contra la intención del arte; el comercial me parece ignorante y grosero”, explica Achar.

La obra de un artista puede llegar a aumentar su valor en 200 por ciento en un año. Y un estudio elaborado por Art Price, consultora de arte de origen francés, indica que desde 2010 los precios de las obras han incrementado su valor de cotización entre coleccionistas en un promedio de más o menos 15 por ciento. Así que el primer hombre del comercial tiene razón en querer comprar ese paisaje impresionista al óleo.

Activos más redituables en el mundo entre 2005 y 2013

21.37%, retorno de inversión del petróleo

18.4%, retorno de inversión del oro

18.25%, retorno de inversión del arte

Ciudades importantes en venta y cotización de obra contemporánea

Nueva York

Londres

Pekín

Hong Kong

París

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.