• Regístrate
Estás leyendo: El año que dejó el precedente más negro en la prensa mexicana
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 03:52 Hoy

El año que dejó el precedente más negro en la prensa mexicana

Las agresiones, desapariciones y asesinatos de los periodistas señalan que en ningún lugar del país existen límites y tampoco autoridades que rindan cuentas claras respecto a esos crímenes.

Publicidad
Publicidad

Luis Alberto López

La enseñanza más clara del año 2015 en cuanto a las agresiones, desapariciones y asesinatos de los periodistas es que en ningún lugar del país existen límites y tampoco autoridades que rindan cuentas claras respecto a esos crímenes.

Por lo menos un par de décadas la Ciudad de México fue una especie de isla aparte del resto de los 31 Estados por su relativa libertad en cuanto a las protestas.

Esto cambió a la par que lo hicieron el gobierno federal y local que comenzaron sus administraciones el 1 y el 5 de diciembre del 2012, respectivamente.

Desde entonces las manifestaciones por el informe gubernamental del Presidente de la República, el jefe de gobierno capitalino y las conmemoraciones de hechos estudiantiles como Tlatelolco 2 de octubre y la Matanza del Jueves de Corpus, estuvieron marcadas por violaciones a los derechos humanos (con detenciones arbitrarias o agresiones para los participantes) y a la libertad de prensa.[OBJECT]

El multihomicidio en un departamento de la colonia Narvarte el pasado 31 de julio donde perdieron la vida el fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, la activista Nadia Vela y otras tres mujeres, vino a sentar un precedente al demostrar que no hay fronteras en México para suprimir a quienes incomodan a un gobierno.

Para comprenderlo basta hacer algo de contexto alrededor del caso: Espinosa Becerril fue reportero gráfico y recurrente activista en las acciones de exigencia para el esclarecimiento de las muertes de los periodistas asesinados en Veracruz.

El avance del documental "Crónica de una muerte anunciada", disponible en internet y que elaboran diversas organizaciones independientes como Plumas Libres, Agraviados Films y Voz Alterna, nos da una mirada y una reseña de las acciones del reportero gráfico.

Sus imágenes periodísticas estuvieron vinculadas a manifestaciones que fueron reprimidas por el gobierno estatal, entre ellas una contra la Reforma Educativa en la Plaza Lerdo, en Xalapa.

También mantuvo una postura crítica y de exigencia respecto a los resultados arrojados por las autoridades sobre los casos de otros periodistas asesinados como Regina Martínez, quien fuera ejecutada en su domicilio en 2012 y de quien en dos ocasiones, sus colegas colocaron una placa conmemorativa a su labor en un paseo público que, no obstante, fue retirada.

Espinosa se movilizó en las actividades de protesta e incluso participó en encuentros con las autoridades de esa entidad, lo cual no fue tomado en cuenta por el gobierno de la capital de país en primera instancia, para investigar el caso que hasta hoy sigue abierto con una reserva grande por parte de los responsables.

El fotoreportero decidió exiliarse en la capital a principios de junio por acoso de personas desconocidas, pero cerca de un mes y medio despues fue asesinado junto con cuatro mujeres.

El caso como muchos otros generó polémica e indignación entre el gremio periodístico, además de dar cuenta que ninguna parte de México resulta segura para un periodista.

Durante las primeras manifestaciones los colegas de Rubén Espinosa decidieron hacerle un homenaje, tal vez sencillo pero con mucho más valor que únicamente postear algo en una red social, acordaron que todas las fotografías tomadas sobre el seguimiento a su caso o manifestaciones llevaran su firma.

Hoy nos resta recordarlo en nuestro ejercicio diario al darle valor a nuestro trabajo y no permitir los atropellos que en muchas ocasiones algunos colegas miran ya como normales dentro del contexto del trabajo cotidiano.

Año de terror para la prensa en México De acuerdo a la organización Artículo 19, durante el año que terminó siete periodistas fueron asesinados, cuatro medios de comunicación fueron atacados y ocurrieron más de 300 agresiones contra reporteros.

Con la muerte de Rubén Espinosa sumaron ya 14 periodistas vinculados u originarios de Veracruz que murieron en lo que va del sexenio de Javier Duarte.

De hecho el 2015 comenzó con la desaparición del reportero Moisés Sánchez, quien fue secuestrado el 2 de enero de ese año y apareció muerto semanas después.

Los colegas asesinados de enero a la fecha son Moisés Sánchez, Armando Saldaña y Juan Mendoza en Veracruz, Filadelfo Sánchez y Abel Bautista de Oaxaca, Gerardo Nieto en Guanajuato y Rubén Espinosa en la Ciudad de México.

En muchos de los casos las autoridades descartaron que la labor reporteril fuera el motivo de los homicidios, lo cual fue cuestionado en su momento por diversos organismos en defensa de la libertad de expresión y prensa.

El panorama no únicamente resulta de horror para ese Estado, pues durante la primera mitad del sexenio presidencial actual (2012-2015) ocurrieron mil 183 agresiones, 16 periodistas perdieron la vida, 3 fueron desaparecidos, 12 medios fueron atacados.[OBJECT]

Destaca también la muerte de 88 comunicadores del 2000 al 2015. Por lo que respecta a Coahuila y Durango el mapeo de Artículo 19 revela seis tipos de agresiones contra la prensa en Coahuila, mientras que de la segunda ninguna.

Pese a lo anterior, ocurrió un hecho sin precedentes (por fortuna) a favor de un periodista. Me refiero a Pedro Canché en Quintana Roo y quien fue encarcelado el 30 de agosto del 2014, esto luego de ser acusado de sabotaje por las autoridades de aquel Estado.

La intervención de la organización Artículo 19 en cuanto a asesoría legal y la mediatización del caso por diversos medios e instancias internacionales, sirvió para ejercer presión y finalmente un tribunal determinó a finales de mayo su liberación.

Canché fue acusado de sabotaje por haber cubierto manifestaciones contra el alza en las tarifas de agua en la ciudad de Felipe Carrillo Puerto.

Tras su salida, el periodista agradeció el apoyo de la asociación y dedicó lo sucedido a los colegas periodistas fallecidos en el ejercicio de su deber.

Coahuila y la polémica lista de narcoreporteros

Durante los primeros tres meses del año 2015, Coahuila también llamó la atención a nivel nacional por las declaraciones de sus autoridades acerca de la existencia de una lista de reporteros que reciben o recibieron recursos de grupos criminales.

El secretario de Gobierno, Víctor Zamora, hizo el señalamiento en febrero tras defender a los grupos policiacos de élite que existen en la entidad, pues advirtió que incluso existen organizaciones criminales que le pagan a medios de comunicación y reporteros para desprestigiarlos.

La declaración causó indignación e incluso una reacción en video por parte Artículo 19, la cual alertó sobre una agresión directa al gremio periodístico en Coahuila al realizarse una acusación de esa naturaleza sin presentar las pruebas y actuar conforme a derecho.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.