Monomitos: una editorial de horror en la frontera

Néstor Flores es el fundador del sello independiente con base en Tijuana que hasta ahora ha publicado tres libros de horror y ciencia ficción
Jesús Montalvo, Christian Durazo y Néstor Robles.
Jesús Montalvo, Christian Durazo y Néstor Robles. (Especial)

Tijuana

No es lo mismo el terror que el horror. Lo explica el escritor Jesús Montalvo, uno de los tres jóvenes autores hasta ahora publicados en la editorial especializada Monomitos: "terror es una sensación humana que podemos sentir con el cañón de una pistola cargada. El horror, más que producirnos miedo, nos presenta incógnitas". Por ejemplo, dice: "¿qué pasaría si existieran mundos paralelos?".

Por eso Montalvo cree que el género, tantas veces considerado menor, no lo es tal: "porque nos lleva a imaginar y a hacer frente a los problemas". Y por eso se alegra de que Néstor Robles lo haya invitado a publicar en su editorial independiente de horror y ciencia ficción. La misión del sello presentado en la Feria de Libro de Tijuana, según su fundador, es crear un "departamento de 'mostros' perdidos".

Hasta ahora, el catálogo incluye varios zombies que aparecen en El blues de San Vicente, de Jesús Montalvo; algunos hoyos negros que consumen al planeta en Réquiem por Tijuana, de Néstor Robles; y un indio que sobrevive con monóxido de carbono en El misterio del Tarahuamara, de Christian Durazo.

Esta aventura editorial comenzó algunos años atrás, con El lobo y el Cordero, la primera editorial que fundó Robles. Desde entonces buscaba autores de horror y ciencia ficción en Baja California. "Cuando decidí escribir horror me encontré con un panorama solitario en la región", cuenta el editor y escritor. "No había visto editoriales especializadas en el género y quería encontrar personas para compartir la escritura".

Robles hace un breve repaso del impulso que ha tomado el género en los últimos años, sobre todo en el centro del país. Cita a autores como Alberto Chimal, Bef o Bernardo Esquinca, que en su opinión están en el centro de la literatura fantástica actual. "Nuestra intención es dejar una marca en lo que está escribiendo en México con textos locales, ubicados en una realidad inmediata".

Los creadores de "mostros"

Christian Durazo se define como un adepto de la ciencia ficción dura, aquella que está basada en principios científicos. Es ingeniero químico de profesión y lector empedernido de autores anglosajones como Arthur Clarke o Dan Simmons. A veces lamenta que el género no esté tan extendido en Latinoamérica, sobre todo por la dificultad de encontrar traducciones.

Jesús Montalvo es tijuanense pero vive en Hermosillo, porque ha descubierto que el desierto es una inspiración para la fantasía. Está convencido que ya no es tiempo de defender el género de horror, sino de dedicarse a él de forma seria. Sólo de esta forma, dice, los textos terminarán encontrando a sus lectores.

Robles nació en Guadalajara pero ha vivido en Tijuana desde que tiene memoria. Además de escribir, se ha lanzado a la aventura de la edición de libros de papel y tinta gracias a un apoyo del FONCA. Decidió llamar a su segundo sello Monomitos, un término que acuñó el escritor Jospeh Campbell para decir que hay un un patrón básico en los relatos de todas las culturas. Que todas las historias son la misma historia, lo que cambia son los monstruos.