Edificios invisibles

En tiempos como el presente, la sociedad debería exigir a las autoridades que impongan cuotas especiales a quienes especulen con el suelo urbano.
Hay construcciones abandonadas y terrenos baldíos que sirven a la especulación.
Hay construcciones abandonadas y terrenos baldíos que sirven a la especulación. (Especial)

México

En estos días han circulado en medios impresos y electrónicos múltiples reflexiones derivadas de la situación de miles de personas que han perdido su hogar por causa del reciente terremoto que golpeó a Ciudad de México y a numerosas poblaciones en los estados de México, Morelos, Puebla, Oaxaca y Chiapas. Como hemos señalado, todas estas personas, sumadas a los millones de personas que viven en la informalidad, requerirán de una vivienda nueva.

Es muy clara la movilización de los medios profesionales de arquitectos, ingenieros y urbanistas para proponer soluciones ante la situación de emergencia. Seguramente también las universidades donde se imparten estudios en dichas disciplinas, intentarán plantear ideas y proyectos con los mismos fines. Espero que la búsqueda de soluciones al problema de la vivienda no se pierda en consideraciones utópicas y, sobre todo, no se norme por las leyes del mercado inmobiliario, sino por el interés en el bien común.

La fuerza de la costumbre genera la normalización de situaciones ilógicas e inadecuadas. Quienes transitamos por el Centro Histórico nos hemos acostumbrado a ver diariamente el edificio inconcluso que se encuentra en la esquina de Eje Central Lázaro Cárdenas y Arcos de Belén; a fuerza de verlo una y otra vez nos hemos visto en la necesidad de aceptar su terrible aspecto, a la vez que su anormal circunstancia. El edificio de 15 pisos se quedó inconcluso hace 32 años ya que su estructura falló durante los sismos de septiembre de 1985, y desde entonces sus propietarios no han tomado ninguna acción; no lo han reestructurado ni han intentado demolerlo, a pesar de que por ley deberían hacerlo ya que su mal estado pone en peligro las construcciones aledañas y a los viandantes. Tampoco la administración pública ha cumplido con su deber de garantizar la seguridad de las personas que habitan en sus alrededores.

En ese edificio podrían vivir aproximadamente 900 personas si se hicieran las adecuaciones necesarias a la estructura y a la distribución interior de los espacios; pero parece que de momento se mantendrá como está, ante la pasividad de sus propietarios y las autoridades.

Tristemente, no es el único caso de espacios ociosos dentro de la ciudad: en cada colonia encontramos casas, edificios abandonados y terrenos baldíos donde antes hubo construcciones que colapsaron o fueron demolidas. Está claro que la situación de estancamiento de todas esas propiedades responde a la especulación inmobiliaria. Esto es reprobable desde el punto de vista ético, ya que congela el potencial de su propiedad en espera de mayores ganancias, mientras el suelo se encarece y la población continúa sin acceso a vivienda digna.

En tiempos como el presente, la sociedad debería exigir a las autoridades que impongan cuotas especiales a quienes especulen con el suelo urbano, para desalentar este mecanismo pernicioso y contribuir a solucionar los problemas a los que nos enfrentamos.