• Regístrate
Estás leyendo: Don Quijote de La Mancha ya cabalga en Manhattan
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 00:19 Hoy

Don Quijote de La Mancha ya cabalga en Manhattan

En su historia, la escritora española ubica al caballero andante en Nueva York, donde lo hace caminar en una peregrinación bíblica.

Publicidad
Publicidad

Jesús Alejo Santiago

La escritora española Marina Perezagua ha leído cuando menos siete veces El Quijote, pero no fue esa razón y ni siquiera las conmemoraciones por el 400 aniversario de la muerte de Cervantes la que la llevó a recrear, más que la historia, a sus personajes. Ella vive en el barrio de Queens, en Nueva York, y pensó en las aventuras que podrían vivir el ingenioso hidalgo y Sancho Panza por sus calles y edificios.

Así surgió la novela El Quijote de Manhattan (Testimonio Yankee) (Ediciones del Lince, 2016), en la cual hace homenaje tanto a la novela cervantina como a la Biblia, aunque sin meterse en el lado religioso y para hacer una lectura más literaria de la obra.

“Me parece que la ficción es un instrumento muy legítimo para establecer el diálogo con otras obras. No surgió para formar parte de las celebraciones; eso sí sería escribir por encargo, pero obviamente algo debió estar rondando en mi cabeza durante todo un año, y como vivo en Manhattan se me ocurrió situarlo allí, hacerlo no solo anacrónico sino desubicarlo en el espacio”.

Para la escritora sevillana, el reto principal al empezar la escritura de este libro fue evitar el plagio, dar una vida diferente a personajes que ya existen, “trabar una relación distinta con los dos y darle ciertas peculiaridades, porque son ya personajes muy sólidos, incluso las personas que no hayan leído el Quijote saben perfectamente cómo eran Sancho y don Quijote.

“Siempre le pongo mucha atención a los personajes; soy muy intimista en el modo de tratar de meterme enel alma de los personajes, que para mí son los que llevan todo. Aquí es la primera vez en la que el escenario sí es importante para el desarrollo de los personajes: ellos van atravesando la ciudad, y aunque están en Queens van a Manhattan, porque es como una peregrinación hacia la torre de la Libertad que sustituyó a las Torres Gemelas”.

La hipérbole

Una de las apuestas de Perezagua fue que la lectura se sintiera como un homenaje desde el principio: los capítulos están escritos a la manera de la obra original y el lenguaje intenta replicar un tanto el barroquismo del castellano, pero mucho más comprensible para el lector contemporáneos.

En el caso de El Quijote de Manhattan, los libros de caballerías no son la guía de las aventuras de los personajes, sino más bien la Biblia, si bien el escenario también resultaba fundamental dentro de la propuesta de la escritora.

“Me interesaba hablar de lugares muy específicos; quien conozca Nueva York lo va a reconocer, sobre todo Queens, donde me centro. Me pareció muy interesante escribir pero no de Manhattan, porque hay muchos libros sobre el lugar y yo soy muy de barrio, de la periferia. Me interesaba mucho que fuera Nueva York porque, como es una comedia, allá siempre está la hipérbole, la exageración. Ahí todo es exagerado”.

También están los comportamientos humanos, la solidaridad que puede haber en sus calles, “que a veces es tan exagerada como la inhumanidad, la agresividad de la Policía, los problemas raciales”, los extremos contra los que lucha ahora el Quijote: ya no son los molinos de viento, pero sí las torres de edificios.

“Pasan por lugares que sí son necesarios, porque son donde don Quijote descubre las contradicciones, como un restaurante en el que comes a oscuras totalmente, porque te quiere hacer sentir lo que perciben las personas invidentes y allí se imagina que está en el Génesis. Entonces los escenarios se vuelven muy importantes para el desarrollo de los personajes”.

Una apuesta llena de humor, pero que no busca ser irreverente con la misma obra, dice Perezagua, porque al ser una de sus obras preferidas, “aunque quiera ser lo más irreverente del mundo me costaría, tan solo porque es el libro que más he leído”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.