Andrés Almeida: “Hacen falta guiones de cine que sean comerciales pero artísticos”

El actor protagoniza 'La vida inmoral de la pareja ideal', dirigida por Manolo Caro que indaga en el reencuentro amoroso de una pareja luego de 25 años de separación; la cinta se estrena esta semana

La trayectoria como actor de Andrés Almeida (Ciudad de México, 1977) ha sido eficaz y constante desde su debut en un pequeño papel en De noche vienes, Esmeralda, bajo la dirección de Jaime Humberto Hermosillo. A partir de entonces, ha tenido una serie de participaciones destacadas en cine: fue Diego Saba Madero en Y tú mamá también, de Alfonso Cuarón, protagonista en las cintas Paraíso, 40 días y Treintona, soltera y fantástica, además de distinguirse en la teleserie Héroes del norte.

Andrés participa con un rol estelar en el elenco de La vida inmoral de la pareja ideal, la más reciente cinta de Manolo Caro, que tuvo su estreno de gala en el Festival Internacional de Cine de Morelia y ahora llega a las pantallas nacionales.

¿Qué es lo primero que te atrajo a un proyecto como ésta película?

Lo primero que me atrajo es que fuera una película de Manolo Caro, porque siempre me ha gustado lo que hace. Desde que vi Elvira... tenía muy claro que me encantaría trabajar con él. No me importaba el papel, sino formar parte del universo cinematográfico que Manolo ha ido creando con cada una de sus películas. Por suerte, esa oportunidad se dio ahora. Además, el guión era irresistible y cada uno de los personajes tenía un elemento especial; yo hubiera interpretado feliz a cualquiera de ellos.

Vicente es un personaje entrañable. ¿Hubo un proceso de colaboración con Manolo Caro para crearlo?

Sí, por supuesto. El personaje de Vicente ya era bastante redondo desde las primeras versiones del guión, pero a Manolo le gusta que sea un trabajo en equipo, y para la creación de los personajes los actores podemos hacer propuestas. En ese sentido, es un director muy abierto, muy lúdico. Jugamos mucho con la personalidad y el encanto de Vicente, incluso nos permitimos explorar una identidad más femenina en él. De alguna forma intentamos explotar la idea de que pudiera tener un pasado. En particular en la relación que tiene con el personaje de Manu Rulfo, quisimos que fuera más evidente el amor que le tiene, y Manolo estuvo de acuerdo. Pero fuimos muy cuidadosos de no exagerarlo, para que los matices le dieran mucha humanidad al personaje y, como dices, se volviera entrañable.

¿Sientes que con un proyecto como este, la cinematografía mexicana puede trascender fronteras?

Yo creo que desde hace tiempo la cinematografía mexicana ha estado trascendiendo fronteras de muchas maneras. Un claro ejemplo es la cantidad de premios que reciben las películas en festivales internacionales. En el caso específico de La Vida inmoral, creo que es una película sensible, inteligente y con una gran realización. Los personajes son de carne y hueso, mientras que la historia habla del amor y el desamor, todos estos, elementos con los que cualquier persona alrededor del mundo se puede identificar. Es una historia universal. Inclusive en la presentación en el Festival de Morelia me tocó verla con un amigo inglés, el cual se involucró totalmente la cinta a pesar del idioma. No me cabe duda que podría funcionar en cualquier país.

¿Qué aporta esta cinta al cine mexicano contemporáneo? ¿Sientes que se dará una sinergia entre el circuito comercial y el de arte?

Siento que esa sinergia que mencionas, es algo que debe de suceder. No existe ninguna razón por la cual ambos mundos no deban de convivir, todo lo contrario. Nos hacen falta guiones que sean comerciales pero también artísticos. Considero que en México se necesita hacer más propuestas creativas que ataquen ambos mundos, es decir, películas con guiones inteligentes que no pretendan nada más ser éxitos de taquilla, si no que tengan una propuesta argumental y estética y, de la misma forma, que no solo pretendan ser discursivas para una crítica especializada, que atiendan también las necesidades de un público.

Como actor, ¿qué te deja esta película?

Antes que nada muchísima satisfacción, porque es una película realmente redondita, sin tapujos y de una gran calidad. Tuve la gran fortuna de trabajar con un director estupendo y con un reparto, conformado por amigos y compañeros que siempre aportan algo. Me deja mucha satisfacción también ver la reacción del público, que la gente se conmueva y se ría hasta las lágrimas. Es difícil encontrar proyectos que tengan todos estos elementos y que el resultado sea tan efectivo y honesto.

Además eres compositor. ¿Qué lugar ocupa la música en tus intereses?

La música sigue siendo uno de mis grandes motores, siempre lo ha sido. A la par de la actuación continúo desarrollando proyectos musicales, ya sean personales, como en la banda de electro pop Songs For Eleonor o solo como Almeida, o bien produciendo alguna banda como Haciendo el Mal. Como actor, la música es una herramienta que me ha sido muy útil, cuando preparo un personaje muchas veces imagino las personalidades que tiene a partir de lo que les gusta escuchar.

Tus participaciones han sido en cine, tv, teatro: ¿En qué arena te sientes más feliz como creador?

Todas me gustan mucho y me han dado muchas alegrías, aunque definitivamente me siento mejor en el cine. Ahí fue donde comencé mi carrera y es en lo que más he trabajado, no solo como actor, también me ha tocado hacer dirección de arte, edición y he musicalizado varios proyectos. Eventualmente me encantaría dirigir, tengo ya varias ideas escritas y en desarrollo.

Ya viene la adaptación a televisión de ‘Diablo guardián’, en la que vas a encarnar a Nefastófeles; ¿puedes adelantar algo de este proyecto?

Siendo breve (risas), solo puedo decir que es una gran adaptación de la novela de Velasco y que es una producción de gran calidad. Hay muchísima gente del mundo del cine involucrada en lo que es la producción y, obviamente, estoy feliz. Muy pronto habrán más detalles acerca de este increíble proyecto, que creo que va a romper el molde… cosa que me encanta hacer (risas).